Que el agua cante en el jardín | El Blog de La Tabla

21 agosto 2013

Que el agua cante en el jardín



Hace unos días leí un artículo que hablaba de la exposición “Al-Andalus, una cultura del agua”, en la que se muestra a los visitantes el destacado papel social que tuvo el agua en Al-Andalus. Desde la importancia de la higiene, reflejada en el diseño de los baños públicos, hasta su capacidad de transformar el paisaje agrícola tal y como lo conocemos hoy en día: Acequias, acueductos y pozos que conducen el agua del riego tienen ahí su origen, del mismo modo que las comunidades de regantes levantinas y el Tribunal de las aguas de Valencia. 

FOTO INÉS ELÉXPURU 


Además de esas funciones, el agua se ha incorporado al diseño del jardín como elemento que ayuda a refrescar el ambiente y duplica la sensación espacial. Pero también el sonido constituye uno de los valores más apreciados en el agua, cuando la incorporamos como elemento destacado del jardín. Allí el agua canta del mismo modo que lo hacen los pájaros cuando acuden a ella. Hay jardines, como los de la Alhambra, que se han creado para que el agua suene. Si el agua calla, el silencio que sustituye a su murmullo puede llegar a crear inquietud.


Cierto que el silencio no siempre es mudo. Como decía el ilustrador Joaquín Pertierra en su Monólogo del silencio "...escuchar al silencio quiere decir escuchar al otro, ponerse en su lugar, tratar de comprenderlo para, desde ahí, resolver con la palabra los conflictos que hayan podido surgir".  

Sin embargo, en el jardín, si el agua calla el silencio puede llegar a dejar sin vida el resto de los elementos, quedando un vacío que roba sentido a ese espacio. Hay, pues, una tarea no siempre fácil, la de saber elegir el volumen en relación al área circundante. Jugar con los cambios constantes de agua y su caída para crear una variedad de diferentes tonos que ayuden a crear la ‘melodía’ que mejor sintoniza con ese jardín. 

El sonido del agua puede ayudarnos a encontrar ese lugar soñado que pretendemos alcanzar cuando visitamos un jardín. Por eso, me gustan aquellos jardines en los que el agua canta.







 ►JARDINES
JARDINES Y PAISAJES


CONTENIDO RELACIONADO