Yuri Kuznetsov: buscando la felicidad | El Blog de La Tabla

07 enero 2014

Yuri Kuznetsov: buscando la felicidad


Un mundo hermoso, positivo, amable. No está nada mal poder imaginar ese mundo para afrontar el nuevo año con optimismo, creo yo.

Yuri Kuznetsov elige colores y diseños que apelan al niño que todos llevamos dentro y a nuestro deseo básico de felicidad. Ahora que se han terminado las fiestas que todo niño disfruta, tal vez no esté de más imaginarnos que podemos seguir llenando de color cada día, aunque sea en nuestra rutina diaria y con ello, la felicidad aflore con más frecuencia.

Os propongo un  paseo por la obra de Yuri Kuznetsov, artista ruso que de niño visitaba a su madre, profesora de Bellas Artes, cuando daba clases. Las latas de pintura multicolores que estaban a disposición de los alumnos de su madre, alimentaron la imaginación de Yuri. Una delicia ver el resultado de su obra, que evoca un paraíso en la tierra, inspirado en el mundo de Henri Rousseau, uno de los máximos representantes del arte naíf.

Aunque soñaba con ser un arquitecto, en el último año de la escuela secundaria decidió dedicarse a la pintura. Se graduó en 1986 en la Academia de Arte Mukhina de San Petersburgo, donde ya había dejado rastro de su estilo individual dentro del arte contemporáneo.

La forma en que explora el significado y la relación entre los objetos pintados y reales, le acercan a la obra de algunos surrealistas, muy especialmente a la de Rene Magritte. Utiliza diferentes estilos, técnicas y texturas y, cuando le preguntan qué es lo que pretende que defina  su trabajo, no sabe describirlo a ciencia cierta, pero sí afirma con seguridad que de todos los males del mundo prefiere evitar los oscuros y, con ello, traer risa y felicidad a todos los que miran su trabajo. Conmigo lo ha conseguido, espero que con vosotros también.
















CONTENIDO RELACIONADO