Al pie de un naranjo verde | El Blog de La Tabla

27 marzo 2014

Al pie de un naranjo verde



<<Al pie de un naranjo en flor me estoy muriendo por ti, y aunque no dices que no, tampoco dices que sí>>  Eso dice la letra de la sevillana “Muriendo por ti”. Y es que los campos de naranjo siempre han dado mucho juego para la lírica, la narrativa y el arte ¿verdad?


En inverno nos fijamos en sus frutos y en primavera nos dejamos embriagar por el aroma de azahar. Pero la silueta de los troncos del naranjo  tiene tal belleza, que a mí se escapa siempre una mirada a sus pies, para observar el contorno,  con sus cicatrices, ya bien curadas, tras la poda de formación, que aconsejan sea suave y se realice cuando las plantas son jóvenes, para favorecer la entrada en producción.


Un solo tronco, derecho y cilíndrico, verdoso primero y gris después. Los árboles forman 3 o 4 ramas principales a unos 50 o 60 centímetros del suelo y el porte de ese tronco resulta siempre escultural. Hoy nos vemos al pie de los naranjos sobre una alfombra de oxalis. Tenéis muchas siluetas para elegir. Tal vez alguna se convierta en vuestra favorita. 






























CONTENIDO RELACIONADO