El jardín de Nina Balthau: un cuadro muy natural | El Blog de La Tabla

08 marzo 2014

El jardín de Nina Balthau: un cuadro muy natural



Una granja flamenca del siglo XV que hoy en día te hace pensar que estás dentro del escenario de cualquier cuadro impresionista.  Así describen en el artículo que acabo de leer,  la casa y jardín de  la pintora belga, Nina Balthau, donde, como ella misma reconoce,  pretende crear un ‘desorden controlado’ que hace que todo ese ‘cuadro’ parezca natural.

Pintar es jugar con la luz, del mismo modo que un jardín existe gracias a la luz, porque sin luz los colores no existirían. La pintura se limita a dos dimensiones,  en los jardines se encuentra una tercera dimensión, en la que Nina Balthau disfruta creando un cuento alrededor de una vieja granja.


     


El color dominante es el rosa con toques de blanco que aportar sensación de frescor  y algunos tonos rojo púrpura para marcar algo de fuerza . Se trata de un jardín con toque romántico donde destaca la colección de narcisos naturalizados y bulbos de primavera. En verano,  rosas y clematis son las protagonistas. Todo el jardín le sirve de inspiración para sus cuadros.


 


Entre sus consejos para crear plantación de narcisos naturalizados nos comenta lo siguiente:
  • Es interesante plantar los bulbos en Octubre, tan pronto como los compremos, para evitar que se sequen demasiado y asegurarnos de que plantamos cada bulbo a una profundidad de tres veces su altura.
  • Si queremos que se presenten con apariencia natural, lo ideal es plantarlos en un lugar diferente al que hubiéramos elegido  para crear un parterre más formal.
  • No olvidar tampoco que el suelo tiene que tener las suficientes propiedades. Si  no es así, es interesante añadir compost o algún sustrato que ayude a enriquecerlo. Además, a comienzos de primavera o tan pronto como finalice la floración, se puede añadir algún fertilizante de liberación lenta.
  • Las hojas del narciso permanecen durante varias semanas después de florear.  Si queremos que los bulbos vuelvan a florecer en la siguiente temporada, debemos esperar a que esas hojas amarilleen antes de cortarlas.  Eso siempre y cuando no tengamos cachorros que se encarguen de cortarlos incluso cuando todavía están en flor, para después proceder a un desentierro sin piedad...      






Separadas de la zona de narcisos naturalizados,  se pueden admirar plantas como Tulipa ‘Violet Beaty’, Tulipa ‘Für Elise’, Viiola x wittrockiana, Pulsatilla vulgaris, Fritillaria meleagris, Leucojum aestivum, Muscari Botryoides ‘Album’, Saxifraga hypnoides y un hybrido en rosa de Saxifraga ‘Peter Pan’.


          


            


Nina, después de casi treinta años, va a dejar la casa,  pero se queda en buenas manos, en las de la nueva propietaria, Birgit Rouseré,  quien se enamoró del jardín cuando lo visitó. Su intención es mantenerlo tal y como está enfocado ahora, para lo que contará con la ayuda de Marc, el jardinero de Nina. 

La granja se encuentra en Oosteeklo, en la provincia de East Flanders en Bélgica y ocupa casi 7 hectareas , de las cuales, 2 están plantadas.  Los jardines y las pinturas de Nina Balthau se puede visitar  los dos últimos fines de semana de Junio  y el resto del año se puede hacer en grupos, previa cita telefónica. 


Fuente: Gardens Illustrated March 2014





CONTENIDO RELACIONADO