Julia Wyllie y su trabajo en el jardín | El Blog de La Tabla

09 octubre 2014

Julia Wyllie y su trabajo en el jardín



Cuando una persona se presenta a sí misma, pueden suceder que la persona en cuestión utilice el autobombo,  dejando patente su alta autoestima y cuánto le gusta escucharse.


En otras ocasiones,  sucede todo lo contrario. Son esas personas que tienen la habilidad de presentarse con pocas palabras, haciendo tarea sencilla la comprensión de  su punto de vista y su forma de trabajar. Y eso es lo que parece que consigue Julia Wylie cuando habla de su trabajo, mejor dicho, cuando lo muestra. Mi apreciación: una paisajista que sabe soñar y crear,  pero tiene los pies muy puestos en la tierra (y nunca mejor dicho); y a quien no parece importarle tanto los premios o reconocimientos que pueda conseguir, como la satisfacción del trabajo bien hecho.


Supe de ella por primera vez en un artículo en el que nos mostraba la posibilidad de crear pequeñas praderas en grandes macetas. Me encantó y lo compartí en este blog. Podéis verlo aquí.

Posteriormente y en esa misma revista, se publicó una breve entrevista y, al reconocerla,  puse especial atención. Julia Wylie comienza diciendo que, cuando era pequeña,  imaginaba las fuchsias en el jardín de su abuela como si fueran bailarinas. Esa sencilla frase hace entender a la perfección su manera de trabajar ahora. De evidente estilo naturalista, confiesa que su héroe en el mundo de la horticultura es el agricultor y biólogo japonés Masanobu Fukuoka (1913-2008), porque probó que era posible aumentar el rendimiento en el cultivo, sin necesidad de utilizar agroquímicos ni excavar, lo que él denominada “agricultura natural”.

En Abril de 2014, Julia comenzó un trabajo en un jardín ubicado en el condado de Herefordshire, Reino Unido,  para un cliente que le pidió retirar el césped, con el fin de ahorrar tiempo en mantenimiento.  


En Agosto ya se podía ver y admirar el resultado: una hermosa pradera  cubierta de flores, acompañadas de los numerosos insectos que las merodean.  








En su blog cuenta la evolución de ese trabajo, en el que empleó plantas y flores especificas para estanques de jardín,  además de mezcla de flores silvestres alrededor de la casa y en los caminos. También eligió semillas de flores en tonos pastel para dar el efecto pictórico a esa pradera. Os dejo aquí el enlace a esa entrada del blog por si os apetece ver detalles de ese trabajo.



Fotos © Julia Wylie


Pequeñas praderas en grandes macetas







CONTENIDO RELACIONADO