Tiempo al tiempo y oda a la hortensia (Hydrangea macrophylla) | El Blog de La Tabla

11 noviembre 2015

Tiempo al tiempo y oda a la hortensia (Hydrangea macrophylla)



Tiempo al tiempo. Una frase que deberíamos recordar a diario para disfrutar de la vida. Tiempo es lo que no debemos perder buscando la forma de ahorrarlo.


Leemos una y otra vez un repertorio de consejos numerados para conseguir que las cosas, supuestamente, se consigan con el menor esfuerzo y, además, muy rápido.

No existe. Eso, no existe. Son maneras que tenemos las personas de marear la perdiz para, al final, complicarnos la vida en lugar de dejar que todo fluya. Está científicamente comprobado (…) que lo barato sale caro y que es imposible ganarle la batalla al tiempo.


Llevo desde la primavera disfrutando de una hortensia (hydrangea macrophylla) en maceta, quieta, quietecita la pobre, en el mismo rincón orientado a norte, que le gustó, no cabe duda. La he regado, sí, lo confieso. A diario en verano y cada dos o tres días en otoño. Una vez con abono, también lo confieso. Ni siquiera la he trasplantado, ya lo haré en otro momento. Tan solo la podé (bajé dos nudos) cuando terminó su floración de primavera. En verano rebrotó con fuerza. Hojas grandes, verdes, con ganas. Y yo la miraba a diario con disimulo, casi con miedo, de reojo, y la regaba. En julio me sorprendió ver cómo brotaba una nueva inflorescencia, y en agosto ya asomaban sus numerosas flores pequeñas, que brotaron sin descanso hasta el final. Y aguantó el calor de un verano sin fin. Pasó el tiempo y se acomodó al cambio de estación.

Ahora envejecen, las flores, que no la planta, pero continúan altivas, bellas, cambiando, apagando su color, haciéndose más otoñal y  sin aparentes ganas de despedirse. Y riego la planta, cada 2 o tres días hasta que no cambie el tiempo, la riego, la miro y pienso, parece que ella sí le está ganando la batalla al tiempo.





Hablando de hortensias. Hydrangea macrophylla






CONTENIDO RELACIONADO