Jardín de Cactus y Suculentas. Jardín Botánico Fuerteventura | El Blog de La Tabla

13 enero 2016

Jardín de Cactus y Suculentas. Jardín Botánico Fuerteventura



Conocidas como las islas de la eterna primavera, las Islas Canarias forman parte del enclave macaronésico, un jardín de jardines que eligieron en su día os sabios del rey Carlos III para aclimatar en ellos las plantas llegadas del Nuevo Mundo, antes de su traslado a los reales jardines botánicos españoles.



El Jardín Botánico de Fuerteventura es Socio Colaborador de la Asociación Ibero-Macaronésica de Jardines Botánicos. Tenéis más información sobre esta asociación en la entrada que publiqué hace un año: Jardines Botánicos (y un paseo por el Botànic de València).  También es miembro de Botanical Gardens Conservation International - la mayor organización de protección de especies vegetales amenazadas del mundo, fundada en 1987 en Londres- a la que pertenecen en la actualidad jardines botánicos ubicados en más de 120 países.




Jardín Botánico de Fuerteventura

A finales de la década de 1980 se empiezan a plantar los primeros árboles y arbustos en terrenos en los que antes apenas crecían unas pocas palmeras. Unos años más tarde se construye el Jardín de Cactus y Suculentas. Hoy en día está considerado el jardín botánico de Cactus más grande de Europa.

Se encuentra ubicado en un pueblo costero –La Latija- perteneciente al municipio de Pájara en Fuerteventura. El jardín ocupa una superficie de más de 20 hectáreas y se integra dentro del parque zoológico Oasis Park Fuerteventura


Flora endémica de Canarias y de la Isla de Fuerteventura

Uno de sus objetivos es dejar constancia de la importancia de la biodiversidad de Canarias. En el Jardín Botánico de Fuerteventura existe una gran zona dedicada en exclusividad a la flora endémica de Canarias y de la isla de Fuerteventura en particular. 

En su sitio web informan de que hasta ahora se han detectado 86 especies de plantas vasculares creciendo de forma silvestre en el área del Jardín Botánico y su entorno. A esta cifra habría que añadir al menos una docena de “malas hierbas” asociadas exclusivamente a las áreas regadas del Botánico y del vivero, por lo que la cifra real de especies presentes superará algo la centena y representa así el 14-15% de las aproximadamente 730 especies de plantas vasculares silvestres de Fuerteventura. 



Los carteles junto a cada uno de los ejemplares, explican los motivos del origen de La conservación de plantas amenazadas es una de las misiones principales de los jardines botánicos.  Especies muy raras y emblemáticas, como por ejemplo el pino de Wollemi, un auténtico fósil viviente descubierto hace pocos años en Australia, se cultivan ahora en casi todos los botánicos del mundo, pero en general, éstos se concentran en la conservación de las plantas amenazadas de su propio ámbito geográficosa flora en la isla y todas sus características.

Conservación de plantas amenazadas

Pero una de las misiones principales de los jardines botánicos es la conservación de plantas amenazadas.  Especies muy raras y emblemáticas, como por ejemplo el pino de Wollemi, un auténtico fósil viviente descubierto hace pocos años en Australia, se cultivan ahora en casi todos los botánicos del mundo, pero en general, éstos se concentran en la conservación de las plantas amenazadas de su propio ámbito geográfico. En este sentido, aparte de algunas otras especies amenazadas de los cinco continentes, el Jardín Botánico de Fuerteventura mantiene las doce especies endémicas que se encuentran únicamente en la isla de Fuerteventura, la mayoría amenazadas de extinción: la col de risco majorera (Crambe sventenii), la conservilla majorera  (Salvia herbanica) y el cardo de Nogales (Onopordon nogalesii).


Investigación

Los trabajos en el ámbito de la investigación están coordinados el Director Botánico, Dr. Stephan Scholz, especialista en flora endémica de Canarias y buen conocedor de la flora tropical en general. Cuenta con un equipo de biólogos y jardineros para poder realizar programas de investigación que abarcan la biología reproductiva de algunas especies amenazadas, como la conservilla majorera: cuáles son los polinizadores de las flores, bajo qué condiciones es óptima la germinación de las semillas, cuánto tiempo conservan su poder de germinación, etc.
También se investiga sobre sus necesidades ecológicas: sustrato más adecuado, exposición, necesidades hídricas y otros requerimientos, para de esta manera conseguir protocolos optimizados de cultivo y manejo de estas especies.

Otros objetivos

Además de ocuparse de tareas de conservación e investigación de especies vegetales, realizan actividades para la conservación y relación con el entorno de la fauna de aves de la zona, actividades destinadas especialmente a niños y jóvenes.

Su sitio web explica ampliamente toda su actividad y facilita la relación las especies que habitan este jardín botánico. Una buena forma de visitarlo, aunque solo sea virtualmente.









CONTENIDO RELACIONADO