Los pazos gallegos. Jardines del Pazo de Oca




El agua como elemento principal  junto a elementos de piedra de cantería de muy diversas  formas.  La exuberante vegetación envolviendo todo. Estamos en el interior del Pazo de Oca, porque hoy volvemos a los Pazos Gallegos.

Considerado una obra maestra de la arquitectura, la ingeniería y la jardinería, el Pazo de Oca está declarado Bien de Interés Cultural del patrimonio español  y es conocido como el «Generalife del norte» o el «Versalles gallego» por la belleza de sus jardines.

Pazo de Oca

El Pazo de Oca

Su última propietaria, la Duquesa de Medina, creó en 1978 la fundación de la casa ducal de Medina  con el objeto de conservar, restaurar, y difundir el patrimonio histórico (material e inmaterial)  de ese pazo señorial, situado en la parroquia de Oca, perteneciente al municipio de La Estrada, en la provincia de Pontevedra.

El Pazo de Oca es el ejemplo más representativo de la arquitectura característica de los pazos gallegos y destaca por su riqueza arquitectónica y botánica. Hay quien piensa que en el siglo XII fue una fortaleza, pero en realidad los restos más antiguos que se han encontrado sitúan su origen en el siglo XIII. 

No obstante, su estado actual se debe en gran parte a la transformación que se realiza a mediados del siglo XVIII. Es entonces cuando se crean los jardines que rodean la vivienda.  A partir de ese momento, el agua y su magistral conducción, con fines lúdicos y productivos, se convierte en un elemento sobresaliente. En los dos estanques donde se embalsa es donde se encuentra la conocida isleta, en forma de barca, esculpida en piedra con las figuras de dos marineros y plantada con hortensias.

Pazo de Oca 11

Los jardines del Pazo de Oca

La vegetación en el Pazo de Oca nos llevará a tres ambientes: el  jardín francés,  el jardín paisajístico y el jardín cultivado.

El jardín cultivado viene de la mano del jardín ornamental  y de la huerta. Un jardín con doble carácter, que hace posible que la colección de camelias, conviva con plantaciones comerciales como los kiwis o las viñas; colecciones históricas de manzanos o una huerta con alineaciones geométricas.

En 1866, François de Vié, jardinero del Palacio Real, integró el jardín con la naturaleza circundante, acentuando un camino ya existente entre los estaques y el bosque de Guillufe, con una plantación alineada de tilos cerrada por setos de boj.

En uno de los ángulos del bosquecillo, se conserva un lavadero de fines del s. XVIII cubierto por un tejado de madera a cuatro aguas.  El hórreo se encuentra en la zona de la era y se ajusta a la tipología característica de la comarca del Ulla.

Jardines del Pazo de Oca

También se conserva un invernadero que está considerado uno de los más antiguos que se conocen en España.  Está construido con frente de grandes cristaleras blancas orientadas al sur y divididas por pilares de granito. 

Junto a éste y en paralelo se puede ver un laberinto de boj inspirado en un dibujo del pavimento de la Catedral de Canterbury. No está permitido acceder a esa zona, solo puede verse desde el patio.

En los jardines del Palacio grandes cuadros delimitados por setos bajos de boj albergan las especies arbóreas de mayor interés botánico por su antigüedad como ejemplares de Camelia reticulata, Cryptomeria japonica, Taxus baccata ‘Fastigiata’ o Secuoya, entre otras especies.  

Con piedra, agua y vegetación comenzamos y así seguimos. Hasta el próximo pazo gallego.

Jardines del Pazo de Oca05

Pazo de Oca Invernadero


Pazo de Oca 26

Pazo de Oca12

Jardines del Pazo de Oca

Jardines del Pazo de Oca15


Pazo de Oca 6

Pazo de Oca perspectiva cónica

Spain, Galicia, Pazo de Oca

Jardines del Pazo de Oca

Pazo de Oca

20140920_pazodeoca_058

1.       La Plaza 
2.       El Palacio y el patio
3.       El invernadero
4.       La Era
5.       Los Estanques
6.       Las Fuentes
7.       La Huerta
8.       La Avenida de los tilos
9.       El Bosquecillo y el lavadero
10.    Los jardines del Palacio






Comentarios

  1. Que pega podría ponersele a este lugar... ¿que no es propiedad de quien lo ve? jejeje

    ResponderEliminar
  2. He visto este Pazo publicado en un blog también ¿coincidencia, tal vez? pero vale la pena verlo dos veces ya que es un hermoso lugar y con una abundante y verde vegetación, se nota que en tierras gallegas la lluvia está presente.
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montse! no sé a que te refieres, pero lo que sí puedo decir es que inicie un apartado para hablar de los pazos gallegos hace tiempo, como figura en los enlaces que facilito (este post hace el número 4). Y quise hablar de los pazos gallegos, porque mi padre era gallego, dos de mis hermanos viven en Galicia, todos mis sobrinos y sobrinos nietos son gallegos y Galicia fue la primera tierra que toque con mis manos. Hace tiempo que quise rendir homenaje a ese legado en el blog y en ello estoy. Me alegra mucho que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar
  3. Buenas noches María José .
    Hace muchísimos años intenté visitar ese paso cuando hacer en nuestras carretera 80 kilómetros era una odisea,llegamos unos dejaron entrar,no volví Pero guardo el olor acre del boj mojado, y la música del agua.
    Ojalá lo conserven , que no limpien sus muros. Es ahora una fiebre por estas tierras , a obsesión de lavar todas las piedras. Me parece patético , casi criminal........
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Maruxa! me alegra mucho verte por aquí, por tu tierra. Imagino la frustración que tiene que ser hacer ese recorrido (odisea) para nada y adivino la rabia también; pero si dices que recuerdas el olor y la música del agua... habrá que hacer todo lo posible por visitar ese lugar. Por supuesto, estoy de acuerdo contigo y confío en que esos muros, las piedras, conserven el verde que les corresponde por su experiencia y edad.
      Un gran abrazo y que descanses

      Eliminar
  4. Sin duda en Oca, en ambiente creado por la piedra, el agua y las camelias a la sombra de la historia, encuentra su máxima expresión. Todo el conjunto nos habla de la personalidad de los jardines gallegos Pero os invito a conocer los demás jardines con los que comparte la Ruta de la Camelia de Galicia......y después hablamos de maravillas, de tonos de colores y de sentimientos de felicidad

    ResponderEliminar
  5. Hola Carmen! te agradezco mucho la visita y tu aportación. Sin duda existe todo un abanico de colores y emociones en los pazos que recorre la Ruta de la Camelia y mi objetivo es "visitarlos" a través del blog De hecho, inicié un apartado hace unos meses sobre los Pazos Gallegos y en ello estoy... espero que lo que publique esté a la altura que se merecen. Gracias de nuevo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Que sitio más bonito, trasmite tranquilidad y hace desconectar del estrés de las ciudades.
    Seria bonito poder visitarlo. Que envidia de la gente que ha vivido o vive en ellos.

    ResponderEliminar
  7. Me encantaria poder ir a pintar acuarelas ahí,es una maravilla.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada