La flor de la berenjena (Solanum melongena) | El Blog de La Tabla

30 junio 2016

La flor de la berenjena (Solanum melongena)



Es obvio que la mayor ventaja de tener un huerto en casa es el privilegio de disfrutar de verduras y hortalizas que nada tienen que ver con las que encontramos en el mercado habitualmente.


Pero unido al placer de degustar sus frutos, el huerto regala experiencias. No importa si se trata de un huerto grande o pequeño. Si se trata de un un huerto urbano o si se cultiva en suelo, mesas o macetas. 



Lo importante es que, por obra y gracia de la naturaleza y unos pequeños cuidados de nuestra parte, se puede disfrutar también del placer de descubrir, por ejemplo, la flor de la berenjena (Solanum melongena, de la familia Solanaceae) colgando de la planta, bailando diría yo; una flor bonita, muy bonita, pero ¿Qué nos puede interesar de esas flores, además de su belleza?



Flor de la berenjena
El número de pétalos, sépalos y estambres oscila entre 6 y 9. Los pétalos son de color violáceo. Tanto el pedúnculo como el cáliz poseen abundantes espinas, aunque actualmente se tiende al cultivo de variedades sin espinas. Los estambres presentan anteras muy desarrolladas de color amarillo que se sitúan por debajo del estigma, dificultando la fecundación directa. El cáliz de la flor perdura después de la fecundación y crece junto al fruto
Los estambres forman un anillo ancho alrededor del pistilo y tienen una abertura al final. El estigma normalmente sobresale un poco del anillo.
Además de autopolinización también puede tener lugar polinización cruzada.
La flor no produce néctar. El movimiento de la flor es suficiente para que el polen de los estambres pueda caer sobre el estigma.



Fecundación de la flor de la berenjena
La mayor parte de las variedades florecen en ramilletes de tres a cinco flores, de las cuales, solo una es hermafrodita y da lugar al fruto en su parte inferior. El resto de las flores abortan o dan lugar a un fruto pequeño y de peor calidad. En realidad, las otras flores son funcionalmente masculinas y solo sirven como donantes de polen, un sistema de expresión sexual que recibe el nombre de andromonoecia y suele ser común en las especies silvestres de la berenjena.
La fecundación de la flor es autogama, aunque también puede haber cruzamiento con flores de otras plantas e incluso de la misma planta.
El exceso de humedad perjudica la eclosión del polen, por lo que la flor puede caerse como consecuencia de la falta de fecundación.


Fruto … esa rica berenjena
No puede estar más rica esa hortaliza veraniega, una baya alargada o globosa, de color negro, morado, blanco, blanco jaspeado de morado o verde. El fruto de la berenjena presenta pequeñas semillas de color amarillo con un poder germinativo que oscila entre 4 y 6 años. 1 gramo de semillas contiene entre 250 y 300 unidades.

Esa rica berenjena tiene muchas propiedades, por supuesto, pero hoy quería hacerle un homenaje a las flores, esas flores de color violaceao que alegran los macetones donde crecen las plantas de berenjena.






CONTENIDO RELACIONADO