Los jardines de Prieuré de la Tuiliere en la Provenza | El Blog de La Tabla

21 septiembre 2016

Los jardines de Prieuré de la Tuiliere en la Provenza



Una de las regiones más irresistibles de Francia.  Geográficamente, se extiende desde los picos nevados de los Alpes del Sur a las llanuras de la Camarga y la costa mediterránea. Estos límites naturales encierran el paisaje de barrancos y cañones, campos de lavanda y playas bañadas por el sol.



La Provenza
No es la primera vez que hablo en el blog de la Provenza, pero sí es la primera vez que visitamos este jardín, gracias a las fotografías realizadas este verano por Sergey Karepanov en los jardines de Prieuré de la Tuiliere, un antiguo priorato del siglo XVI, totalmente restaurado por Giles Vicent.

Para visitar el Prieuré de la Tuiliere nos tendremos que trasladar hasta Saumane-de-Vaucluse, una población y comuna francesa, ubicada en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul.  Allí nos esperan paredes de piedra antiguas, que guardan simbólicamente ciudades fortificadas y las colinas salpicadas de pueblos, que utilizaban su posición para protegerse contra los ataques enemigos.  Así introducen este lugar desde la dirección de Prieuré de la Tuiliere y a sus jardines nos vamos a acercar para dar un largo paseo.


Prieuré de la Tuiliere
Nos cuentan que los orígenes de la Prieuré de la Tuiliere están envueltos en la bruma del tiempo, y se sabe poco sobre los primeros asentamientos. Sin embargo, no cabe ninguna duda sobre la antigüedad del sitio, puesto que se han encontrado vestigios que datan del año 500 a.C.  La casa actual se cree que data de mediados del siglo XVI, aunque el ala de la cocina, que se construyó en contra de una caverna subterránea oculta, puede contener vestigios de una estructura anterior.

También nos informan de que el Prieuré de la Tuiliere debe su nombre a dos etapas distintas de su historia. En el siglo XVII, cuando la propiedad pertenecía a la familia de Sade, había una fábrica de baldosas (de ahí Tuiliere) al pie de la cordillera de los bosques hacia el oeste. Durante el reinado de Luis XV la propiedad se convirtió en un priorato benedictino, y se ampliaron los edificios. La parte sur del ala oeste data de este período. El pequeño priorato aislado se convirtió gradualmente en un refugio seguro y aislado, y los rebeldes realistas que huían del gobierno revolucionario en Aviñón, buscaron refugio allí en la década de 1790.


A principios del siglo XIX, la propiedad había vuelto a su uso agrícola y se convirtió en una granja. Los edificios fueron ocupados por varias familias que adaptaron la tierra para el cultivo de frutas - albaricoques, cerezas, granadas y aceitunas. Al mismo tiempo, se plantaron árboles de morera - varios ejemplos finos permanecen cerca de la casa - y el ala este se utilizó para la cría de gusanos de seda para abastecer a los tejedores de damasco y terciopelo en Lyon.

En la década de 1860, cuando la epidemia pebrina había devastado la producción de seda francesa, la suerte del antiguo priorato entró en declive. La tierra fue vendida, los edificios fueron reparados con poco cuidado y la finca cambió de manos varias veces. En la década de 1930, la tierra cultivada ya había invadido el bosque nativo y sólo se mantenía una pequeña área de huertos en terrazas.


Como solía suceder con numerosos edificios rurales de la Provenza, la propiedad fue abandonada en su mayor parte. Pero en la década de 1960 se comenzó a utilizar como alojamiento temporal durante el verano para los temporeros que trabajan en la recogida de fruta.  Y así, comenzaba a despertar una nueva etapa para esa propiedad, aunque aún habría que esperar una generación más para que fuera restaurado y devuelto su esplendor.


En la actualidad, los jardines de Prieuré de la Tuiliere incluyen 17 hectáreas de campos de olivos, de las cuales, 5 hectáreas están ocupadas por el jardín, El acceso al priorato es a través de un largo sendero bordeado de cipreses, más mediterráneo, imposible. Praderas, laureles y robles. Piscina ornamental y una piscina infinita. Esculturas. Rosas perfumadas, jazmín y Ampelopsis.

Y ahora, vamos a ver algunas de esas extraordinarias imágenes que nos van a permitir caminar por la Provenza y observar algunos detalles de uno más de todos los bellos jardines de Francia. Quienes tengan curiosidad en conocer más detalles, en su sitio web pueden hacerlo (francés e inglés).



Fotos © Sergey Karepanov 





CONTENIDO RELACIONADO