Plantas en maceta. Begonia Dragon Wing Red





Plantas que parecen estar diciendo “en maceta mejor”.  Pero también te insinúan que quieren estar a media luz, que agradecen algo de abono cada 15 días, que no te excedas con el riego y que a cambio de todo eso, darán flor desde la primavera hasta el final del verano, incluso otoño, sin las condiciones son favorables.


La begonia (Begonia) que muestro es un híbrido y su nombre científico es Begonia x hybrida Dragon Wing Red. De acuerdo a la morfología de sus raíces, forma parte del grupo de Begonias de raíz fasciculada: con un sistema radicular en el que domina el crecimiento, tanto de raíces primarias como de secundarias.



Begonia x hybrida Dragon Wing Red
  
En este grupo de begonias (Begonias fasciculadas) las flores son siempre en panícula y podemos encontrar especies arbustivas y, también, especies rastreras, como el ejemplo de hoy. 

La Begonia Dragon Wing es una planta extraordinaria para utilizarla en contendedores que permitan que sus ramas caídas lo cubran casi en su totalidad. También las cestas colgantes son un acierto, así como en grandes jardineras de obra. Por supuesto si la agrupamos con otras macetas que contenga plantas que destaquen no solo por sus flores, sino también por sus hojas, el éxito está asegurado. No la dejes muy sola.

Retirar flores y hojas marchitas

Apenas requiere cuidados, pero no debemos olvidar que las hojas y las flores tienen que ser retiradas enseguida, apenas se marchiten, porque el momento que una hoja podrida entre en contacto con la sana, empezarán los problemas fúngicos.

Luz intensa, pero no sol directo

Quieren luz intensa, pero no el sol directo, así que lo ideal es situarla en semisombra y en los días de más calor, incluso en la sombra.

El entorno húmedo les favorece, pero al ser muy sensibles a los hongos, debemos asegurarnos de que, además de humedad, el espacio esté suficientemente aireado.

Abono cada 15 días 

Si además le aportamos abono líquido cada 15 días, desde comienzos de la primavera hasta el otoño, el espectáculo está garantizado: flores y más flores hasta las primeras helada, en el jardín, patio o balcón. No está nada mal ¿verdad?