Un libro y un jardín seco ejemplar: The Bold Dry Garden. Lessons from the Ruth Bancroft Garden


"Comenzabas a plantar en el jardín cuando tenías sesenta años, y la gente decía: Llevará tanto tiempo que estas cosas se hagan grandes, nunca vivirás para verlo. Pero lo hiciste, y ahí están. Y se hicieron magníficas (Brian)" Johanna le recordó a Ruth su respuesta: Usted les dijo, "Bueno, ¿a quién le importa si estoy cerca o no? Alguien estará cerca. Y si no lo planto, nadie lo verá ".





Ese texto aparece en el prefacio del libro que comento hoy: The Bold Dry Garden: Lessons from the Ruth Bancroft Garden. Un texto que introduce su autora, Johanna Silver, para llevarnos después hacia un maravilloso homenaje al trabajo de Ruth Bancroft en su afamado jardín. Ruth Bancroft tiene ahora 108 años y, por lo tanto, sí que ha tenido la oportunidad de ver crecer esas plantas que comenzó a cultivar en Walnut Creek, en el estado estadounidense de California, en la década de 1970.


El jardín seco: Ruth Bancroft Garden


No es tanto un libro sobre jardinería, sino un libro sobre un jardín de colección ejemplar que hoy en día está considerado un tesoro hortícola en el que sobresale la belleza de un estilo de plantación único, donde pueden apreciarse especímenes maduros de cactus, palmeras y plantas suculentas.  

En el jardín destaca especialmente su colección de plantas de la especie Aloe. Es un verdadero museo botánico donde no faltan tampoco bulbos, flores silvestres y plantas herbáceas que suavizan el aspecto de esa colección.



Parece ser que Ruth Bancroft comenzó el jardín sin ninguna aspiración ambiental o educativa, sino más bien siguiendo criterios propios y adecuados a sus necesidades. Sin embargo, hoy en día Ruth Bancroft Garden está considerado entre los mejores ejemplos de paisajes residenciales adaptados a la sequía. En la actualidad, el jardín está incluido en el programa de la organización The Garden Conservancy y se abrió al público en los años 90.


El libro: Lessons from the Ruth Bancroft Garden


El libro está divido en cuatro secciones. En la primera nos habla de la historia de Ruth (Meet Ruth). La siguiente sección relata el comienzo del jardín seco (The begining of the dry garden), a continuación se detalla cómo en los planes de conservación de este jardín prevalece el estilo y espíritu de su creadora. No se trata de imitar dicho estilo, sino de seguir sus principios: pasión, experimentación, trabajar las composiciones y focalizar el esfuerzo en la construcción de colecciones. 

En la última sección las protagonistas son las plantas que forman parte del jardín seco. Algunas de esas plantas llevan creciendo en ese jardín más de cuatro décadas. Plantas maduras, esculturales y que ayudan a anclar el espacio.

En los contenidos, en ningún momento se plantean cuestiones relacionadas con el "cómo hacer esto" porque se entiende que cada región tiene un clima y unas condiciones y, por lo tanto, cada individuo debe decidir qué criterios utilizar para adecuar esas ideas a sus propios requisitos.




El libro, en inglés, está ilustrado con numerosas y bellísimas fotografías de Marion Brenner. Esto ayuda, y mucho, a la comprensión del texto cuando no se tiene un dominio esa lengua.

Es un libro de colección muy valioso para los aficionados y profesionales especialmente interesados en la jardinería que se enfrenta a zonas donde la sequía lo limita todo. Pero es, además, un libro para acercarse a personas ejemplares y jardines únicos.