Philadelphia Flower Show este año viaja a Holanda




Es una licencia retórica que me permito porque, obviamente, Filadelfia (coloquialmente conocida como Philly) sigue estando en Estados Unidos, concretamente en el estado de Pensilvania. Pero lo cierto es que en la presente edición de la exhibición floral conocida como Philadelphia Floral Show, ha querido rendir homenaje a Holanda.


Holland: Flowering the World

Las diversas y extraordinarias plantas; la creatividad y el talento de los horticultores y diseñadores holandeses, unidos al trabajo de galardonados arquitectos paisajistas y diseñadores florales de los Países Bajos, hacen que sobren los motivos para este homenaje.

Philadelphia Flower Show es uno de los más grandes y más antiguos espectáculos florales de los Estados Unidos (su origen se sitúa en 1928).





El evento lo organiza la sociedad de horticultura de ese estado, Pennsylvania Horticultural Society, organización sin ánimo de lucro fundada en 1827 con el propósito de sensibilizar a los ciudadanos acerca de la importancia de los jardines desde el punto de vista de la ecología. Los beneficios que se obtienen de este espectáculo floral se destinan a programas organizados por esa asociación a lo largo del año. Entre sus actividades, se incluyen las destinadas a reverdecer la ciudad o el apoyo a una red de jardines comunitarios productivos que abastecen de productos frescos a familias necesitadas.

Todo tiene un sentido y este año, en esa puesta en escena, el show se ha vestido de tulipanes, sí, pero también han dejado patente que, en los Países Bajos, además de bulbos, destaca esa nueva ola que, desde hace décadas, mueve la jardinería en los Países Bajos, vistiendo los jardines de gramíneas y vivaces entre las que, por supuesto, se intercalan también bulbos; y todo con un claro objetivo: crear jardines de estilo naturalista que se acerquen a la sostenibilidad. No hace falta que añada que esa ola ha cogido fuerza ya en a nivel internacional.



Este año la exhibición se inauguró el pasado día 11 de marzo y permanecerá abierta al público hasta el 19 de marzo en el Pennsylvania Convention Center. Está previsto que acudan alrededor de 250.000 visitantes.
Quienes tengan la oportunidad de acudir, se encontrarán con decenas de miles de flores dispuestas en un espectacular stand que simula el clásico puente de ladrillo en arco que hay sobre los canales de Ámsterdam. En este homenaje no faltan tampoco las bicicletas, no en vano Ámsterdam fue la primera ciudad que apostó por la bicicleta como medio de transporte urbano en el siglo XX.

Hay numerosas muestras donde terrarios, cuadros con plantas prensadas e instalaciones artísticas añaden un interés especial al festival.

Los paisajistas tienen su espacio y sus jardines de exhibición se incorporan a este espectáculo, al que, además, se unen actividades como talleres, demostraciones y charlas. 

Solo faltan 7 días para que comience Keukenhof, y parece que vamos calentando motores. Mondrian está representado en Philadelphia Flower Show; como lo hará en Keunkenhof, donde el diseño holandés será el tema central de la edición de este año. Creo que este fin de semana nos quedamos en los Países Bajos.



FOTOS| The PennsylvaniaHorticultural Society, Karl Gercens y TOM GRALISH (Phyly.com)