Cuando los restaurantes se convierten en invernaderos: Väkst Copenhagen


Como un jardín secreto. Un encantador jardín urbano en un ambiente informal situado en el barrio latino de Copenhague. De acuerdo, no es un jardín en sí, sino un restaurante, pero no me discutiréis que la idea está bastante bien lograda.


Ensaladas y gran diversidad de vegetales, pero no se trata de un restaurante vegetariano, por lo que en en Värkst Copenhagen no se olvidan de servir, si es necesario, un buen filete, marisco o pescado. Pero no es mi intención hablar del menú o de las cualidades gastronómicas de su chef, sino del valor extra de este restaurante, que viene de la mano de un exuberante invernadero, que se eleva dos pisos por encima del restaurante, y de las macetas suspendidas en las que asoman diversas especies de plantas.

Como una gran fiesta en el jardín

Se trata de un espacio diseñado por Genbyg - estudio y comercio minorista danés que se especializa en materiales de construcción reciclado- y representa un espacio que pretende evocar algo así como una gran fiesta en el jardín, un jardín situado en el centro de la capital y la ciudad más poblada de Dinamarca: Copenhague. 


Es obvio que el concepto "plantas de interior", que dicho sea de paso nunca me convenció, se ha quedado algo obsoleto, porque ya no se habla de plantas sino de jardines, de espacios, de zonas, de ambientes ajardinados. Ya no vale una planta o dos para “llenar ese rincón”. Las plantas no son objetos decorativos, tienen su propia vida y las necesitamos para mejorar la nuestra. Además, tienen unos requerimientos especiales y es imprescindible dedicarles el espacio que se merecen. Cuanto mayor sea ese espacio y más adecuada sea la luz, más cerca estaremos de disfrutar de un jardín urbano en toda regla y de los beneficios que nos aporta su presencia.

Tal vez muchos de vosotros penséis que tampoco es nada extraordinario, que hay muchos más lugares con ese tipo de diseño, con plantas, con auténticos jardines en su interior. Pues claro que sí, afortunadamente no es el único, pero tampoco son tantos. Este es solo uno de ellos y me pareció muy buena idea mostrarlo, para que cunda el ejemplo, porque no todo el mundo está convencido de que esto sea una idea genial. ¿Qué hacemos? ¿Nos quedamos a cenar y lo comentamos?



fotos | vakst