Coloridos grupos de prímulas híbridas en RHS Garden Harlow Carr



Los híbridos de Primula japonica ‘Harlow Car’ se pueden observar estos días en grandes grupos a lo largo de la icónica ribera del río (Streamside), plantados junto a amapolas azules, helechos y otras plantas amantes de los pantanos.


Como un cuento con final feliz o como la letra de la canción de Ana Belén y Víctor Manuel, Contamíname. Algo así sucedió con estas prímulas en los jardines de Harlow Carr.

Antes de hablar de estas prímulas (primaveras) vamos a situarnos en este jardín de la Royal Horticultural Society en Yorkshire, Reino Unido.


RHS Garden Harlow Carr

Lo cierto es que en este blog hemos visitado esos jardines en varias ocasiones, dos veces en invierno (espectacular invierno, por cierto); hace unos meses lo visitamos durante el otoño, para ver la explosión de diferentes especies del grupo de las denominadas “Daisy” o margaritas. También vimos el colorido jardín durante el verano.  Me encanta en todas las estaciones, es un jardín por el que siento cierta debilidad. Si queréis recordar algunos de esas “visitas” en este enlace están todas.

Harlow Carr es uno de los cinco jardines botánicos administrados por la Royal Horticultural Society (RHS). Se encuentra situado en un valle a 3 km de la ciudad de Harrogate en Yorkshire, Reino Unido, y ocupa una superficie de 28 hectáreas.




Uno de los iconos de este jardín es el llamado Strimeside, es decir, los jardines adyacentes al cauce del arroyo, el más largo del Reino Unido.


Primulas junto al cauce del río

Los visitantes que acuden a Harlow Carr, tras pasar junto a las camas de brezo y las praderas, se encuentran de frente con bloques de plantas de intensos colores mezclados entre sí. Son los híbridos de Primula japonica ‘Harlow Car’, un grupo de prímulas que se da en diferentes gamas de colores: rosa, melocotón, naranja, amarillo y púrpura. Incluso, si hay suerte, en blanco. Los tallos florales pueden alcanzar hasta 60 cm de altura.




Estas plantas producen rosetas de hojas de color verde pálido, de la que surgen los altos tallos florales. Es una especie originaria de China y el Himalaya, lo que las hace ideales para crecer en bosques y zonas húmedas e, incluso, extremadamente húmedas. Suelen prosperar a lo largo de arroyos y áreas pantanosas por igual.

Lo más interesante de esta historia comienza cuando sabemos que esas prímulas de diferentes especies que se cultivaron en ese jardín, se fueron "contaminando" unas a otras. 

A lo largo de la ribera del río, se comenzaron a cultivar grupos de diferentes especies del género Primula, de la denominada sección Proliferae (antes Candelabra).  

En este caso, se trataba de Primula bulleyana, con flores anaranjadas, que crecía cerca de bloques de Primula beesianum, con flores en tonos malva; Primula japónica, con flores rojas; y Primula pulverulenta, de flores púrpura.

Con el tiempo, esas plantas estrechamente relacionadas se fueron entremezclando y cruzando, dando origen a las apreciadas prímulas híbridas ‘Harlow Car’ que crecen en el icónico Strimeside y que se pueden adquirir en el propio jardín y en las tiendas de venta on-line.


Primula japonica ‘Harlow Car’ hybrids

Un dato curioso es que en el nombre de estos híbridos de prímulas logrados en Harlow Carr, falta una erre (Car). Al parecer, cuando se nombró por primera vez, se registró por error, solo con una erre (Car) y así se ha tenido que mantener.

La semilla de ese recién reconocido híbrido Primula Japonica ‘Harlow Car’ estuvo disponible a partir de principios de 1960.




Hoy en día, el jardín propaga 500 prímulas ‘Harlow Car’ cada año. Cada bloque de híbridos difiere en la composición del color. En algunos predomina el rosado y en otros es más el amarillo o naranja lo que destaca. Rara vez aparece el blanco o el púrpura.

Son plantas que crecen mejor en suelo profundo y rico en materia orgánica bien descompuesta. Son plantas semi-perennes por lo que es posible que durante el invierno sus hojas desparezcan, para volver a surgir en primavera.

En líneas generales, nos informan desde la Royal Horticultural Society, son plantas de bajo mantenimiento y fáciles de cultivar, eso sí, es importante que se sitúen en la posición correcta, es decir, en zonas húmedas (junto a un lago, un estanque, etc.)








FOTOS| rhs