Jardín de estilo naturalista en un restaurante de Galicia

Jardín en el parking de un restaurante en la península de O Grove en Pontevedra


Para escaparse a Galicia no hace falta ninguna excusa o, mejor dicho, cualquier disculpa es buena para escaparse a Galicia. Si, mejor así. Y la disculpa es buena: un jardín en el parking de un negocio de restauración ubicado en la península de O Grove.


O Grove, en la orilla sur de la ría de Arousa, Pontevedra, es una península (en el siglo XVI era una isla) unida a la tierra por un tómbolo que forma una lengua de arena de 2 Km. de longitud y medio Km. de ancho en el centro. Está alejada de núcleos urbanos y, además, posee zonas dunares espectaculares y áreas de inigualable riqueza natural. Un lugar privilegiado que, afortunadamente, cuenta con amplios espacios naturales que se integran en diferentes figuras de protección: La Red Natura 2000, el Espacio Natural en régimen de protección general del Complejo Intermareal Umia-O Grove, A Lanzada, Punta Carreirón y Laguna A Bodeira.





Un jardín en el parking

Ese es el entorno en el que Anxo Otero, jardinero-paisajista, tuvo que diseñar y crear el jardín privado que muestro hoy.

El jardín, con vistas a la ría de Arousa, está situado en una superficie de 800 m2, dentro del parking de un reconocido negocio de restauración en Reboredo, una pequeña aldea de O Grove, situada al norte de esa península.

Muy bien, fantástico. A ver si toman ejemplo todos esos parkings descuidados. Ya sabemos que el coche no tiene atractivo paisajístico alguno, pero, precisamente por eso, vamos a prepararles un espacio adecuado que los camufle visualmente o distraiga nuestra atención, porque nuestros ojos se irán irremediablemente hacia las plantas que brillan, a veces huelen e, incluso, se mueven. Y si no lo creéis, seguid leyendo (o mirando).


     style="display:block; text-align:center;"
     data-ad-format="fluid"
     data-ad-layout="in-article"
     data-ad-client="ca-pub-4133470216372751"
     data-ad-slot="7614014102">


En ese parking ya existía previamente una plantación de arbustos variados. Cuando Anxo le sugirió al propietario del restaurante un cambio de estilo, éste le puso como condición que estuviera acorde con el entorno y la filosofía del negocio. Además, debería ser de bajo mantenimiento, dentro de lo posible, y respetuoso con el medio ambiente, pues están muy próximos a una zona de protección natural.

Con unas condiciones de pleno sol y viento bastante habitual, Anxo propuso hacer un jardín de apariencia campestre y un esquema de plantación que incluía numerosas especies que le aportarían un estilo naturalista.


Plantación de estilo naturalista

Su idea fue hacer una base con Nandina domestica, Taxus baccatta y, en menor medida, Acer palmatum; Pino mugo, Nandina "firepower" y Berberis atropurpurea, entre otras especies. Esa base se enriqueció con gramíneas ornamentales y vivaces.





Gramíneas ornamentales utilizadas

Pennisetum, Setaceum, Alopecuroides, Macrourum, Glaucum, Stipa gigantea y E. tenuissima, Calamagrostis x acutifolia, Panicum virgatum, Eragrostis spectabilis, Carex comans, Ophiopogon japonicus y O. planiscapus, Hackonechloa macra, Muhlenbergia capillaris.

Vivaces utilizadas:

Geranium Rozanne y G. sanguineum, Verbena bonariensis y V. hastata, Persicaria amplexiculis, Sanguisorba menziesii, Gaura lindheimerii, Lavanda stoechas, Romero, Aloisiatriphylla, Rudbeckia fulgida y Liatris spicata entre otras especies.

Me comenta Anxo, que esta selección de especies permite que el recorrido ornamental del jardín vaya desde finales de marzo hasta finales de noviembre, con un punto álgido entre mayo y octubre.



Huerto ecológico para abastecer al restaurante

Además del jardín ornamental, existe un huerto donde se cultiva aquellos productos de los que se surtirá el restaurante. Anxo comenta que es un auténtico huerto de cultivo ecológico, del que se ocupa un verdadero especialista en la materia, de quien dice haber aprendido mucho.




Cuando descubrí todo esto, ya no tenía tan claro si quería ir hasta O Grove para ver de cerca ese jardín y huerto o, sencillamente, prefería reservar una mesa, sentarme a observar la ría de Arousa y degustar los productos de la tierra, esa tierra que es casi un paraíso. Afortunadamente, es posible hacer todo eso en un mismo día. Es una zona maravillosa, como lo es toda Galicia, por lo que, como dije al principio, cualquier disculpa nos sirve para volver allí.












Fotos e información ANXO OTERO