Las ruinas de Château d'Harcourt y "El Tercer Paisaje" de Gilles Clément

Centranthus ruber (valeriana roja) y flora espontánea en las ruinas del castillo de Harcourt


Las fotos permiten ver los restos que aún se conservan de lo que en su día fue el Castillo de Harcourt y su jardín paisajístico. Allí y ahora, el desarrollo de la vegetación espontánea se presenta como lo que podría ser un perfecto ejemplo de lo que el jardinero, paisajista y botánico francés Gilles Clément definió como “El tercer paisaje” ("Le Tiers Paysage").


Gilles Clément
La naturaleza evoluciona, pero nunca resta

Mantiene que la naturaleza debe seguir su curso, instalarse en diferentes espacios de forma voluntaria y evolucionar libremente.

Gilles Clément, considerado un maestro de la jardinería, es el creador de diversos conceptos innovadores sobre paisajes que han determinado en gran medida la trayectoria del paisajismo contemporáneo.

En una entrevista realizada en 2012 por Isabel Bugallal, y publicada en La Opinión A Coruña, dijo que el papel del jardinero debía ser el de “observar lo que ocurre y luego hacer solo lo imprescindible para mantener la vida. El jardinero debe establecer un diálogo con la naturaleza, no domesticarla”.





Gilles Clément nació en Argenton-sur-Creuse (Francia) en 1943. Se formó como jardinero, paisajista y botánico.  Declara que su profesión oficial es la de paisajista, alguien que construye espacios públicos, jardines, parques. 

No obstante, se define también como jardinero, y lo justifica diciendo que lo es porque tiene un jardín y lo mantiene. Es obvio que le gusta esa profesión: “El jardinero trabaja sobre todo con seres vivos, mientras que el paisajista puede trabajar con muchas más cosas, madera, hormigón, cemento... Yo también hago espacios arquitectónicos, pero no es lo importante para mí” decía también en la entrevista que menciono al inico.

Pero sí, es paisajista. Ha diseñado y creado varios jardines y parques públicos en Francia -el parque André Citroën en París es uno de los más representativos- y jardines privados en otros países. Además, es autor de diversos libros relacionados con el paisajismo, destacando Manifiesto del Tercer paisaje en 2007, o El jardín en movimiento en 2012.




“El Tercer paisaje”
Reserva genética del planeta, el espacio del futuro…

El concepto de “El Tercer Paisaje” creado por el Gilles Clément es una continuación de sus teorías El jardín en movimiento y El jardín planetario. En el “Manifiesto del Tercer paisaje hace referencia a la suma de los espacios en los que el hombre abandona la evolución del paisaje y deja que sea la naturaleza la que continúe su labor.

¿Dónde encontramos ese "tercer paisaje"? En "páramos, marismas, pantanos, turberas, pero también bordes de camino, bancos, terraplenes ferroviarios, etc." Es decir, en todos los espacios que, descuidados o no explotados por el hombre, presentan una riqueza más natural en términos de biodiversidad que las zonas explotadas por el hombre.




Las ruinas de Château d'Harcourt

Las imágenes que comparto hoy, realizadas el pasado mes de mayo por Sergey Karepanov, corresponden a las ruinas del Castillo d'Harcourt (Château d'Harcourt), reconstruido por la familia d'Hacourt en el siglo XVII. 

Su situación es privilegiada, ya que se encuentra al borde del valle del río del Orne,  en Thury-Harcourt (comuna de Le Hom), Normandía, Francia; una comarca que sorprende por sus cumbres rocosas, los profundos y sinuosos valles, los ríos y el verdor de sus bosques.

Al castillo le rodea un parque de 70 hectáreas, y en su día se había creado un jardín diseñado “a la francesa” y borduras de flores "a la inglesa". Para suavizar la pendiente se crearon grandes terrazas, muy al gusto de la época. Tanto el castillo como el parque sufrieron importantes daños durante la batalla de Normandía en 1944.  Desde entonces la propiedad no ha sido reconstruida, a excepción de la capilla

El resto, lo que rodea a esas ruinas,  es un jardín espontáneo lleno de valor paisajístico; un “tercer paisaje” que resulta muy evocador, sin duda, y que podría confirmar la teoría de Gilles Clement, cuando sostiene que lo interesante comienza una vez que el paisajista ha finalizado el trabajo en ese jardín, un jardín que no se acaba nunca, porque a partir de ese momento es cuando se desarrolla y no deja de evolucionar, incluso cuando no hay nadie que lo mantiene. Pradera, árboles, arbustos, vivaces y anuales. No parece faltar nada. Bueno, sí, el castillo.