Jardín de Karl Foerster, viverista alemán y jardinero precursor


La Asociación de Plantas Perennes de Alemania otorgó el título de ‘Planta Perenne del Año 2001’ a Calamagrostis x acutiflora 'Karl Foerster', una de las gramíneas ornamentales más populares en la jardinería actual, pero ¿sabemos quién era Karl Foerster?


Karl Foerster (1874-1970) fue un especialista en plantas vivaces resistentes; así como en la introducción de especies silvestres, gramíneas y helechos procedentes de todo el mundo. Al parecer, el concepto de “jardín salvaje” de Gertrude Jekyll, fue el punto de partida también para el famoso paisajista y viverista alemán Karl Foerster, considerado por muchos como un pionero desconocido.

Karl Foerster (izquierda) con el arquitecto paisajista Hermann Matern, 
principios de los sesenta © B. MATERN-MALTUSCH


A diferencia de Gertrude Jekyll, no estaba interesado en la meticulosa coordinación de vivos colores, sino en el arte la jardinería a imagen y semejanza del entorno natural. Su reto era trabajar con plantas que lograran sobrevivir año tras año

Siguiendo la estela de las teorías planteadas por el naturalista y jardinero irlandes William Robinson, Foerster consideraba que las plantas debían expresar su propia naturaleza; ejercer un mínimo control sobre ellas para permitir su desarrollo natural.

Cuando Gertrude Jekyll estaba en la cima de su carrera de paisajista, Karl Foerster se hizo cargo del vivero de plantas ornamentales que sus padres tenían en Berlín, para lo que tuvo que poner un poco de orden al caótico surtido de especies y variedades. Conservó solo aquellas plantas que cumplían sus propios criterios de belleza, ligados a los de resiliencia y resistencia


“Cualquiera que quiera hacer sus sueños realidad, debe estar más alerta y soñar más profundo que otros”


En 1912 compró una parcela de 5.000 metros cuadrados en terreno rústico en Bornim, cerca de Potsdam. Allí trasladó el vivero de Berlín y, además de su casa, construyó el famoso jardín, que se convertiría en un paraíso de la jardinería, y donde pudo experimentar a sus anchas con plantas. Hoy en día está abierto al público y es uno de los jardines privados más visitados de Alemania.

Allí desarrolló su proyecto de “arte del jardín salvaje” o lo que es lo mismo, comenzó a cultivar plantas vivaces y arbustos capaces de dar a los jardines ese estilo naturalista que tanto apreciaba, convirtiéndose en un precursor de este movimiento.  Las gramíneas entraban en el jardín.




Junto con los arquitectos paisajistas Hermann Mattern y Herta Hammerbacher formó la alianza de trabajo "Gartengestaltung Bornim" en 1927, transformando su ciudad natal, Bornim, en una meca para los entusiastas de la jardinería.




El jardín

El jardín de Karl Foerster en Bornim es conocido por su combinación de estilos arquitectónico y naturalista. Con plantaciones casi simétricas, lo integran seis jardines temáticos, entre los que hay que destacar su popular jardín hundido.

El jardín hundido (sunken garden), de 45 metros de largo y 25 metros de ancho, tiene una pendiente gradual que permite a los visitantes admirar plantas y flores en cada nivel.  En el punto más bajo del jardín hundido hay un estanque rodeado por Eupatorium fistulosum ‘Glutball’, Miscanthus sinensis ‘Silberfeder’, Miscanthus sinensis ‘Purple Fall’, Molinia arundinacea ‘Windspiel’, Echinacea purpurea ‘Sunrise’ y Echinacea purpurea ‘White Swan’. En primavera y verano no faltan cultivares de Iris y Hemerocallis.

A este jardín, hay que sumar el sendero de primavera; el jardín natural; una cama con plantación de otoño (gramíneas, asters, sedums y bergenias, entre otras); un jardín de rocas donde experimentó con plantaciones informales de helechos, herbáceas y vivaces de porte pequeño, amantes de la sombra.

Por último, el jardín experimental, el campo de pruebas donde se “cocían” todos los ensayos con plantas que le condujeron a algún que otro fracaso, pero también a un buen número de éxitos a los que puso los correspondientes apellidos botánicos.


Kark Foerster viverista

El primer catálogo de Foerster fue publicado en 1907 y en 1909. Crió casi 370 cultivares de vivaces y arbustos, estudiando los requerimientos de hábitat, resiliencia y sensibilidad a las heladas. Desde el punto de vista paisajístico, experimentó con el impacto visual de las diferentes combinaciones de plantas.

El jardín incluye solo aquellos cultivares creados por Foerster. Muchas de esas variedades vegetales están entre las vivaces más utilizadas hoy en día en la jardinería moderna. 

Parece ser que su carrera como escritor, conferenciante y locutor le convirtieron en una celebridad pública, un hecho que no le favoreció en absoluto cuando los nazis llegaron al poder. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, la administración militar soviética tomó el control del vivero y se convirtió en uno de los pocos proveedores de plantas perennes en Alemania Oriental.

Entre 1960 y 1980, se realizaron varios proyectos de rediseño y plantación en el jardín. Karl Foerster pudo mantener el control del vivero hasta su muerte, en 1970.  En 1972, el gobierno expropió el vivero, convirtiéndolo en una empresa estatal. Con la reunificación alemana se inició la restauración del jardín. Su hija, Marianne Foerster, se hizo cargo de este jardín histórico hasta que falleció, en 2010. A partir de ese momento la propiedad pasó a manos de la fundación Marianne-Foerster-Stiftung, que forma parte de la Fundación Alemana para la Protección de Monumentos. Los jardines son mantenidos por jardineros del Ayuntamiento de Potsdam, dirigidos por el ingeniero Thoralf Götsch.






El vivero hoy en día • Foerster-Stauden

La calidad varietal del extenso cultivo de plantas en el jardín experimental de Karl Foerster, junto con el legado de sus publicaciones, han hecho posible la preservación y propagación de los cultivares. Hoy en día, se pueden adquirir sus plantas en el vivero que se ha habilitado junto al jardín, el llamado Foerster-Stauden, donde empresas, profesionales y particulares pueden adquirir esos cultivares con los que en su día Karl Foerster pudo ver su sueño hecho realidad o, al menos, eso parece.

Calamagrostis × acutiflora 'Karl Foerster'

El popular cultivar de Miscanthus sinensis, obviamente hace honor a Karl Foerster, quien descubrió esa especie, un pasto nativo del este de Asia (China, Japón y Corea), en el Jardín Botánico de Hamburgo en la década de 1930. En 1950, el nuevo cultivar Calamagrostis x acutiflora ‘Karl Foerster’ era introducido en el mercado.




Un cultivar que cobra un interés especial, cuando se sabe que detrás de su nombre hay una persona que aportó enfoques decisivos para el futuro de la jardinería y el paisajismo, al menos desde el punto de vista del diseño de plantación. Un legado que, afortunadamente y no sin esfuerzo, se mantiene vivo tal y como muestran las imágenes.



Helenium X c. 'Kokarde' (izda.) y Helenium X c. 'Königstiger' (dcha.)

Eragrostis spectabilis

Carex foliosissima 'Icedance'

Deschampsia caespitosa 'Goldgehänge'

Helenium X c. 'Feuersiegel'

Vivero • Foerster Stauden


Bergenia crassifolia


Hakonechloa macra 'Aureola'

pennisetum alopecuroides 'Herbstzauber'

Solidago caesia

Solidago sempervires 'Goldene Wellen'

Solidaster luteus


FOTOS Foerster-stauden (salvo indicado)



EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA