Lasaña de bulbos de flor de primavera



Algunas recetas de lasaña están pensadas para prepararse en el jardín en lugar de en la cocina. Claro, que no son lasañas comestibles, sino macetas con bulbos de flor debidamente dispuestos en capas, que se preparan en el otoño para que puedan ofrecernos una colorida exhibición de flores al comienzo de la primera.


Estas lasañas de bulbos también se pueden hacer en suelo, pero resultan muy vistosas en macetas y contenedores de todo tipo. Ya he mostrado en su día un ejemplo que nos proponían desde Keukenhof (ver Bulbos en maceta: Mini Keukenhof).

Para elaborar esta receta se pueden mezclar diferentes géneros de plantas bulbosas o, bien, jugar con diferentes especies y cultivares de un mismo género. La cuestión es asegurarnos que nos van a ofrecer una exhibición equilibrada, colorida y variada.


Hay que tener en cuenta aspectos básicos como el drenaje. Es fundamental que las macetas y contenedores tengan suficientes agujeros en la base. Esos orificios se cubrirán con guijarros o trozos de maceta para evitar que se obstruya.

Al plantar los bulbos en maceta se pueden situar más cerca unos de otros de lo que se haría cuando se plantan en el suelo. No obstante, debemos tener en cuenta que no deben tocarse entre sí, ni estar pegados a los bordes del contenedor.

Primero se llena la maceta con una capa de sustrato al que añadiremos algo de drenaje. Comenzamos con los bulbos más grandes, que se colocan en la parte superior de esta capa. Se cubre esa primera capa con sustrato y se presiona suavemente hacia abajo alrededor de los bulbos hasta alcanzar el nivel correcto para el siguiente nivel de bulbos. Se repite el proceso para colocar la siguiente capa de bulbos y se vuelve a rellenar con sustrato.

Se riega bien y se coloca la maceta en un lugar soleado. Después de la siembra y durante las primeras semanas se tiene que regar regularmente. Durante el invierno conviene regar solo de vez en cuando, tan solo para que el sustrato se seque.  

Las macetas de bulbos de primavera pueden tolerar heladas suaves, pero en aquellos periodos donde las heladas son severas es conveniente cubrir la maceta con plástico.


La elección de las diferentes variedades y colores le darán un gusto especial a nuestra lasaña de bulbos y será la mejor forma de darle nuestro toque personal. En cuanto a los diferentes géneros, su época de floración será determinante a la hora de situar cada tipo de bulbo en una capa más o menos profunda.

• Son bulbos de floración tardía: Liliums, alliums y algunas variedades de tulipanes
• Los de floración intermedia: Jacintos, narcisos, Crocus y algunas variedades de tulipanes
• La floración temprana lo ofrecen bulbos de Muscari, Galanthus, Freesia y Anemone.


Creo que la mejor forma de ver como se elabora esta florida receta es viendo un vídeo. El audio en inglés, pero los gestos son universales, de modo que con dos o tres pistas es fácil adivinar los consejos básicos para poder crear coloridas lasañas de bulbos de flor.

Los ingredientes de la lasaña que se ha preparado en este vídeo son tulipanes, jacintos y crocus.  Una interesante secuencia de floraciones, porque los crocus son bulbos de floración temprana (febrero-marzo), los jacintos suelen florecer en abril, seguidos de los tulipanes (abril-mayo).

Helen comenta en el vídeo que, si la lasaña se hubiera hecho, por ejemplo, sólo a base de diferentes variedades de tulipanes, tendríamos que enterrar en la parte más profunda el bulbo más grande o el que corresponde a una variedad de floración más tardía.

Si se trata de bulbos de diferentes especies, como es el caso del vídeo, los tulipanes tienen que ir siempre en la parte más profunda, independientemente de que el tamaño de ese bulbo pueda ser inferior al de otra especie que vayamos a utilizar.

De este modo, la lasaña se ha hecho enterrando primero los bulbos de tulipán, a continuación, los jacintos y por último, en la capa superior, los crocus.




 


EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA