Saxifraga. En el origen y en el jardín

Saxifraga cotyledon ‘Southside Seedling’ • Philip Van Hilst


Los apretados montículos y grandes flores de muchas saxífragas han cautivado a los jardineros durante siglos. Si la diversidad de estas plantas hace atractivo al género, ese encanto aumenta al descubrir que las especies incluidas en el género Saxifraga provienen de hábitats muy diversos, tales como cimas de montañas y bosques húmedos. 


Las saxífragas son especies típicas de los ecosistemas ártico-alpinos, y los híbridos de jardín obtenidos han dado como resultado plantas muy adecuadas para su cultivo en jardines de roca y alpinos.

Hablar de saxífragas es algo así como el “más difícil todavía”, porque cuando crees que ya casi conoces cómo están agrupadas botánicamente, vienen los numerosos híbridos a complicarlo aún más y entonces tienes que concentrarte para descubrir a qué familia pertenece, en que se sección se agrupa y … a qué dedica el tiempo libre. Una locura. Al final, lo que verdaderamente tienes claro es que se trata de una Saxifraga, es decir, una planta dentro de un género que incluye plantas pequeñas, con atractivas flores, como lo es también su follaje.


Saxifraga • Género y secciones

El género Saxifraga comprende una gran variedad de especies, muchas de las cuales son alpinas, que pueden ser anuales, bienales, vivaces o perennes.  

En su mayoría crecen en pequeñas matas, tienen hojas simples o palmadamente lobuladas que crecen ras del suelo; y flores estrelladas o redondeadas, que pueden presentarse solitarias, en panículas o cimas. Se encuentran en la mayor parte de las zonas templadas y subárticas del hemisferio norte. Pueden ser suculentas, con forma de aguja y/o peludas, lo que reduce la evaporación. Muchas requieren suelo alcalino o neutro para prosperar.

Saxifraga "Cia-Ciao-San"

El nombre “Saxifraga” viene del latín y significa 'rompe piedras'. Pero ese nombre nada tiene que ver con su capacidad para romper las piedras con sus raíces, como se comenta, sino que se refiere a su antiguo uso medicinal para el tratamiento de las piedras urinarias.

Se trata de un género grande y diverso, por lo que, a la hora de identificarlas, conviene pasar de puntillas sobre este asunto, que es una cuestión de expertos y grandes aficionados. Parece ser que existen alrededor de 480 especies conocidas, siendo el género más grande de la familia Saxifragaceae

Además de los taxones botánicos, hay más de 1000 cultivares e híbridos de jardín conocidos en el género Saxifraga.



Publicidad

Muchas plantas de Saxifraga se parecen más a una suculenta, tanto, que sería difícil decir que es pariente de las que se presentan como cubierta vegetal musgosa. Esa complejidad, es lo que ha hecho que los especialistas hayan agrupado las distintas secciones botánicas en diferentes grupos, según el hábito de la planta y los requerimientos de cultivo.


Sección Ligulatae

Algunas de las especies más exitosas dentro de esta sección son las saxífragas “incrustadas” o “plateadas” (sección Ligulatae), que se encuentran principalmente a través de las montañas del sur de Europa. Estas especies forman rosetas perennes de hojas gruesas y rígidas con poros típicos que secretan cal en los márgenes. La cal que secretan puede incrustar las hojas, dando lugar al nombre de saxífragas 'incrustadas' o 'plateadas'. Producen delicadas flores blancas que brotan del centro. En la mayoría de las especies, las rosetas de flores marchitas son reemplazadas por una roseta lateral.

Saxifraga callosa •• Flickr

Saxifraga paniculata es una de las especies más resistentes y persistentes, de ahí su nombre común "Saxifrage para toda la vida". Dentro de esta sección existe otra especie fácilmente cultivable, Saxifraga callosa.


Sección Porhyrion

En la sección Porhyrion se incluyen muchas especies que forman almohadillas, formadas por numerosas pequeñas rosetas que pueden formar cúpulas casi perfectas. Su coloridas y grandes flores las han convertido en las saxífragas favoritas para los expertos en jardines alpinos.


Sección Gymnopera (Saxifragas de "London Pride")

Resistentes y confiables, este grupo lo forman saxífragas que prefieren la sombra y, por lo general, se encuentran en bosques, creciendo al abrigo de las rocas. Dos especies clave son Saxifraga spathularis, que se encuentra desde el oeste de Irlanda hasta España, y Saxifraga umbrosa, que es originaria de los Pirineos centrales.


Saxifraga x urbium (London Pride)


Ambas especies se cruzaron en el cultivo para producir el híbrido más popular de este grupo ('London Pride'), Saxifraga x urbium, conocido por sus rosetas de hojas perennes, las floríferas espigas de flor rosadas y su rusticidad.


Saxifragas “Mossy” (Musgosas)

Aunque este grupo se extiende en su distribución por América, África del Norte y el Cáucaso, la mayor diversidad se muestra entre las muchas especies del sur de España y el norte de Italia. Entre los más atractivos y fáciles de cultivar se encuentran Saxifraga canaliculata y Saxifraga trifurcata.


Saxifraga rosacea •• Flickr


Hay alrededor de 50 especies en este grupo, pero en el jardín solemos ver los híbridos (Saxifraga x arendsii) la mayoría de los cuales se han derivado de S. caespitosa, S. cebennensis, S. exarata, S. moschata y S. rosacea.


Saxifragas en el jardín • Saxifraga x arendsii

Los numerosos híbridos de saxífragas musgosas que existen en los jardines nos regalan plantas muy valoradas, no solo por la floración profusa en primavera y verano, sino también por sus rosetas de hojas cortas, divididas profundamente que permanece en aquellas estaciones del año en el que otras muchas plantas están inactivas. 

Conocidos como la saxífraga musgosa debido a la apariencia de sus hojas densamente compactadas, estos híbridos se han convertido en populares plantas de rocalla por su adaptabilidad. Cuando las plantas están bien desarrolladas, pueden formar grandes montículos redondeados, que presentan una amplia gama de colores en sus flores. El primero de estos híbridos apareció alrededor de 1870 y la fiebre de estas saxífragas alcanzó su punto máximo a principios del siglo XX.


Saxifraga x arendsii


Son herbáceas vivaces que debemos cultivar en un lugar fresco y húmedo, con sombra parcial. En regiones más frías y veraniegas, las saxífragas musgosas pueden tolera el pleno sol si se mantienen húmedas, pero la planta corre el riesgo de quemarse en invierno si la capa de nieve no es adecuada.

El suelo o sustrato, libre de acidez, debe ser arenoso y rico en humus. Suelen recomendar una mezcla basada en una parte de arcilla (no de turba) o tierra de jardín tamizada, esterilizada y dos partes de arena (la mitad arena fina).

Puesto que la saxífraga tiene pequeños sistemas de raíces, crece mejor en suelos bien drenados, por lo que es conveniente evitar regar en exceso, dejando que la tierra se seque entre riegos.


Saxifraga x arendsii


Se deben cortar los tallos una vez que las flores se marchitan. Además, es aconsejable dividir las matas antes de que llegue el calor intenso del verano. Generalmente apenas requieren cuidados y se conocen pocas plagas o enfermedades.

Como resumen, podríamos decir que se trata de un grupo de plantas muy versátiles y que encajan bien en cualquier jardín de rocas y alpino, en un jardín de sombra, en la parte frontal de una bordura y como cubiertas vegetales.


Saxifraga x Arendsii


Saxifraga stolonifera 

Saxifraga 'Ma Vlast' •• Fernando Ruz

Saxifraga 'Radway' (x poluanglica) •• Fernando Ruz

Saxifraga fortunei 'Mount Nachi'

Saxifraga maderensis •• Fernando Ruz

Saxifraga oppositifolia ‘Splendens’ •• Philip Van Hilst

Saxifraga oppositifolia ‘Vaccari’ •• Philip Van Hilst

Saxifraga paniculata ‘Cockscomb beauty’•• Philip Van Hilst

Saxifraga pedemontana subsp. prostii •• Fernando Ruz
  
Saxifraga 'Jan 'Neruda'

Saxifraga cotyledon ‘Southside Seedling’ •  Flickr


PUEDE INTERESARTE
► Erigeron, un género de plantas con mucho que ofrecer


EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA