Una de Instagram. Grown to cook: yo me lo guiso (cultivo) y yo me lo como


Tener un gran jardín comestible había sido su sueño siempre. En 2015 tuvo la oportunidad de comprar una parcela justo al lado de su pequeño huerto. Son 966 metros cuadrados de terreno con suelo arenoso y una capa superficial rica en humus, puesto que esa tierra había sido cultivada orgánicamente durante varias décadas.

Ahora, a pesar de que ya ha recogido sus frutos, sigue llamando “nuevo jardín” a ese jardín comestible que se rige por las reglas de la permacultura y que pinta muy bien.

Hay quien nace para ganar, pero ella ha preferido cultivar para cocinar. “Grown to cook” (cultivado para cocinar) es nombre de su web. La bienvenida a su jardín y a su cocina nos la da Vera Greutink, jardinera, cocinera, escritora, traductora, fotógrafa y maestra. Vive en Hengelo, Holanda, con su marido y dos hijos.




A la hora de elaborar sus recetas, quiere asegurarse de que los ingredientes son cien por cien orgánicos y el huerto se ha convertido en su más valiosa herramienta de trabajo. Las recetas que comparte son siempre de temporada y sobre todo inspiradas en lo que escoge del jardín o encuentra en los caminos.


Del huerto a la cocina solo hay un paso(o dos) 


No hay carne, pero sí un montón de verduras, frutas y hierbas. Además, como le gusta hornear, no faltan tampoco recetas de pasteles y galletas.

Es cierto que hoy en día se comparten, afortunadamente, miles de imágenes que muestran personas ilusionados cultivando sus propios alimentos. De hecho, en el blog ya hay muchos artículos que tienen que ver con los jardines comestibles, los huertos comunitarios, el huerto urbano, el huerto en macetas, etc. Pero no por eso vamos a cansarnos de observar el día a día de diferentes ejemplos de personas que comparten con entusiasmo sus aventuras y, además, lo hacen con gracia y mucho gusto.




El ejemplo de hoy es un perfil de Instagram que comparte fotos inspiradoras, imágenes que hasta hacen pensar que el trabajo del huerto resulta sencillo. Todos sabemos que no lo es, que a veces es duro y requiere muchas atenciones. Pero a cambio, es satisfactorio, porque ves brotar y crecer el fruto de ese esfuerzo y, además, lo degustas con sumo placer. 




Si os parece bien, hoy la compra la hacemos aquí. Poneros ropa cómoda, fresquita, pero de trabajo, porque probablemente nos vamos a manchar. Hoy invita @growntocook