Identificando orquídeas cultivadas

The Orchid House. Longwood Gardens


¿Qué hace que una orquídea sea una orquídea? Una pregunta que, lógicamente, tiene su mejor respuesta en un experto en la materia.


Hace unos días encontré una información concisa, pero muy valiosa, que ayuda a identificar algunas de las orquídeas más conocidas. Se trata de un artículo firmado por Greg Griffis, cultivador de orquídeas en Longwood Gardens y responsable del festival de orquídeas Orchid Extravaganza, del que hablé hace un par de días.

En dicho artículo, lo primero que Greg Griffis señala es que este grupo de plantas, increíblemente único y fascinante, tiene algunos rasgos morfológicos (físicos) que hacen destacar a las orquídeas de otras familias de plantas.


Gregory Griffis, cultivador de orquídeas en Longwood Gardens. Foto Jennifer Fazekas



Rasgos morfológicos de las orquídeas


Morfología floral

En las orquídeas, muchas de sus partes florales vienen en grupos de tres.  Hay tres sépalos, que son pétalos externos, que pueden apreciarse cuando miras un capullo sin abrir. También hay tres pétalos, uno de los cuales se ha especializado en un labelo o labio, que ayuda a atraer al polinizador al órgano reproductor.
Morfología física

Las hojas de muchas orquídeas cultivadas son únicas, ya que se han diseñado específicamente para retener el agua. Tienen un revestimiento pesado de hojas cerosas y estomas especializados (aberturas a través de las cuales respira la hoja).

Los tallos de las orquídeas también están especializados. Son pseudobulbos que permiten a la planta almacenar el exceso de agua y nutrientes.

Las oquídeas terrestres a veces presentan raíces tuberosas. Sin embargo, las raíces verdes y gruesas de las orquídeas epífitas (viven en el árbol) siempre son aéreas y muy desarrolladas. Tienen una capa externa de células muertas llamada velamen que ayuda a capturar el agua y los nutrientes.





Principales géneros y tipos de orquídeas

La familia de las orquídeas (Orchidaceae) es una familia de plantas increíblemente grande y diversa, con más de 25,000 especies diferentes y más de 150,000 híbridos registrados. La variación dentro de una sola especie puede ser significativa, más aún en toda esta familia de plantas. Poco a poco, observando, practicando y con paciencia, se puede ir aprendiendo a reconocer los diferentes tipos de orquídeas cultivadas más comunes y, con ello, será más sencillo cuidarlas adecuadamente, teniendo en cuenta el tipo de orquídeas y sus requerimientos específicos.

Los géneros de orquídeas más comunes son Phalaenopsis, Cattleya, Oncidium, Dendrobium, Vanda y Cymbidium. Aunque todos estos géneros de plantas pertenecen a la familia de las orquídeas, varían mucho en su morfología física y floral.


Phalaenopsis

Por lo general, las orquídeas del género Phalaenopsis tienen hojas anchas, planas y oscuras, que están dispuestas una frente a la otra. Llevan largos tallos altos de flores anchas y planas que pueden durar hasta tres o más meses. Su labio es más pequeño que los pétalos y se mantiene horizontal debajo de la columna.

Phalaenopsis. Foto Candie Ward



Cattleya

Las orquídeas del género Cattleya generalmente son grandes (hasta 8 pulgadas de ancho), tienen bordes rizados y son fragantes. Tienen pseudobulbos finos, y hojas duras y cerosas. Usualmente tienen labios grandes de un color que contrasta en el centro.

Cattleya Ethel H. du Pont × Cattleya Celia | Foto Duane Erdmann



Oncidium

Se trata de un grupo de plantas originarias de América del Sur, que abarcan una amplia gama de hábitats. Está formado por una serie de géneros que se hibridizan libremente para crear lo que se conoce como híbridos de oncidium intergenéricos. Estos pueden tener todo tipo de formas y tamaños, pero en general se caracterizan por grandes cantidades de flores, pequeñas a medianas, que se encuentran en un tallo ramificado que generalmente forma una forma de árbol de Navidad.

Oncidium Sweet Sugar ‘Lemon Drop’ | Foto Bryan Kottke



Dendrobium

Un género masivo que contiene más de 900 especies. Las diferentes especies de Dendrobium van desde miniaturas hasta enormes plantas que crecen en condiciones de calor durante todo el año. Las orquídeas más comunes del género Dendrobium son las del tipo phalaepnopsis y las del tipo nobile.

Las orquídeas Dendrobium del tipo phalaenopsis (conocidos comúnmente como den-phals), con flores similares en apariencia a las del género Phalaenopsis. Se pueden distinguir por el hábito de la planta y la forma de la flor. Las orquídeas del tipo den-phals tienen un espolón en la parte posterior del labio, algunos más pronunciados que otros.

Dendrobium Burana Glow (Tipo den-phal) | Foto Duane Erdmann


Dendrobium parishii (Tipo nobile) | Foto Duane Erdmann


Las del tipo nobile (conocidas así porque la especie más utilizada en su reproducción es Dendrobium nobile) se distinguen por tener flores pilosas, planas, redondas y coloridas, cerca del tallo. Cuando la planta está bien florecida las flores cubren la mayor parte del tallo.


Vanda

Un género de orquídeas originaría, principalmente, del sudeste asiático, con hojas gruesas y correosas. Generalmente se cultivan en cestas colgantes. Las flores son grandes y circulares, que se presentan en una variedad de colores vibrantes y llamativos, del rojo al azul.

Vanda hybrid | Foto Candie Ward



Cymbidium


Sus tallos son altos, son varas con muchas flores que tienen la forma de orquídea más típica. Se identifican fácilmente por sus hojas tipo hierba, y forman con facilidad grandes grupos. Una planta en una maceta de 15 cm de diámetro puede llevar tres tallos con 15 o más flores cada uno, dependiendo del tipo.

Cymbidium Enzan Forest ‘Majolica’ |  Duane Erdmann


Greg Griffis, cultivador de orquídeas en Longwood Gardens

FOTOS: longwood gardens



EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA