Una de Instagram. Elisabeth Blumen: muchas flores y algo de frenesí

"El jardín secreto de Karen Blixen" El País. FOTO: Carlos Rojas


En la campaña del día de los enamorados del año 2016 escribió un artículo titulado “Más que ramos, frenesí”, haciendo un divertido guiño a la película española, estrenada en 1996, titulada “Más que amor, frenesí”. En ese artículo se presentaban una serie de ramos de flores inspirados en algunas de las parejas más románticas de la historia.


He tomado prestado algo de la magia de ese titular para hablar de su autora, Isabel Marías, que se esconde bajo el pseudónimo Elisabeth Blumen para presentarnos los trabajos florales que realiza y que suelen ofrecer un delicado aire silvestre.

Aparte del mencionado artículo, publicado en su día en el semanario dominical de El País, escribe en otras revistas y en ese mismo diario aparecía hace unos meses una entrevista que había realizado al paisajista Fernando Caruncho, y que mencioné al hablar del premio a toda una carrera que le concedió este año la Sociedad de Diseñadores de Jardines británica.


arreglo floral en blanco
"El jardín secreto de Karen Blixen" El País. FOTO: Carlos Rojas



Pero hay más. En su día disfruté de otro artículo en el que Isabel Marías hablaba sobre el jardín secreto de la escritora Karen Blixen (Memorias de África). El contenido se ilustraba con imágenes de una serie de arreglos florales que Isabel Marías, o mejor dicho, Elisabeth Blumen, diseñó inspirándose en el propio estilo de la escritora danesa. Realmente preciosos.

Ya comenté en su momento que Karen Blixen diseñaba creativas composiciones con las flores que cogía de su propio jardín. Del mismo modo que sucedía con Constance Spry (ver Constance Spry y su particular revolución del diseño floral), el estilo de Karen Blixen se caracterizó por su empeño en rechazar los arreglos florales formales propios de la época.


Arreglo floral en color rosa
"Mas que ramos, frenesí" El País Semanal FOTO: Carlos Rejas


Isabel Marías

Isabel Marías (Elisabeth Blumen) estudió diseño de moda y trabajó durante un tiempo en ese sector, hasta que comenzó a alternar ese trabajo con su aprendizaje en floristería. Su pasión y, por ende, su inspiración, se encontraba en los bodegones y naturalezas muertas. Al tiempo que su carrera en el mundo de las flores progresaba, fue abandonando el mundo de la moda para dedicarse a tiempo completo al arte floral. Abrió su primera floristería en 2010 y actualmente trabaja para marcas e instituciones como Loewe, Balenciaga, Museo Thyssen-Bornemisza y Museo Sorolla. Además, desde 2016 es la directora creativa de LOEWE Flores.

Como suele suceder hoy en día entre los floristas, el perfil de Instagram se convierte en uno de sus mejores escaparates. Allí pueden exhibir a diario novedades y su intervención en toda clase de eventos.

En este caso, las composiciones y arreglos florales de Elisabeth Blumen se presentan frescos y parecen cobrar vida propia. No en vano, forma parte de esa nueva generación de artistas florales que huyen de tópicos y se lanzan a un estilo espontáneo y campestre, al tiempo que buscan inspiración en el arte o la literatura. Y para muestra, su trabajo en imágenes que comparte en Instagram. Vamos a verlo, hoy invita @elisabethblumen


Arreglo floral campestre en tonos azules
"Mas que ramos, frenesí" El País Semanal FOTO: Carlos Rejas

Arreglo floral en tonos rojos
"Mas que ramos, frenesí" El País Semanal FOTO: Carlos Rejas

Ramo de flores con aire silvestre
"El jardín secreto de Karen Blixen" El País. FOTO: Carlos Rojas

Ramo flores tonos amarillos
Rincones inspirados en el círculo de Bloomsbury. FOTO: Carlos Rejas

Arreglo floral campestre
Amor Salvaje. Diseño Elisabeth Blumen. FOTO: A&Y