Hallerbos, el bosque azul de Bélgica

Flickr

Son convocatorias propias de la primavera que tienen algo de perfume, mucho color y forma de campanilla. El “Bosque Azul” en Hallerbos, a 15 kilómetros al sur de Bruselas, tiene una cita a mediados de abril, como cada año, con las flores de jacinto del bosque o bluebells, como suelen llamarlos en Reino Unido.


En las 552 hectáreas de bosque, aparecerán las espectaculares alfombras de flores azules de los bluebells. Además, los árboles de Sequoia gigante (Sequoiadendron giganteum) también están muy presentes en este bosque, lo que hace aún más atractiva la presencia de esas campanillas azules bajo las copas de los árboles en Hallerbos


Aunque la floración se inicia a finales de marzo, la alfombra azul comienza a formarse a mediados de abril. En este caso, no hay confusión posible ni problema con los bluebells nativos, puesto que todos los bulbos que crecen en el bosque de Hallerbos pertenecen a la especie Hyacinthoides non-scripta. Digo esto, porque en Reino Unido tienen un serio problema con la invasión de la especie Hyacinthoides hispánica, originaria de la Península Ibérica, que ha llegado a colonizar algunos bosques británicos, llegando a cruzarse con la especie autóctona.

Esas densas alfombras de bluebells que florecen en Hallerbos son un indicador de que el bosque es antiguo, es decir, que esas 552 hectáreas han permanecido arboladas durante 300 o 400 años. El bosque original fue diezmado durante la Primera Guerra Mundial por las fuerzas de ocupación. Algunos árboles de robles y hayas antiguas sobrevivieron a la devastación y todavía se pueden ver hoy, pero la mayor parte del bosque es el resultado de una nueva siembra que tuvo lugar entre 1930 y 1950.

No sé qué posibilidades tenéis de viajar a Bélgica durante el próximo mes de abril. Yo ninguna, de modo que me he puesto manos a la obra y he buscado algunas fotos para ver si es verdad que esa alfombra de bluebells es realmente tan azul y espectacular como dicen. Y si lo es, ya lo creo que sí.