Plantas con poderes curativos en el nuevo mural de Mona Caron (Outgrowing)



Plantas que provienen de diferentes continentes, pero tienen una característica común: su poder curativo. El último mural de Mona Caron continua con su idea de mostrar esas hierbas (no tan malas) que “crecen” espontáneamente en el entorno urbano; y mariposas, en en esta ocasión una mariposa de origen asiático (Parantica sita) que se encargará de repartir el polen.



Mona Caron y el “artivismo”

No puedo disimular mi gran admiración por esta artista de origen suizo, con base en San Francisco, que utiliza el muralismo, la ilustración y la fotografía, como expresión artística y como “artivismo”. No hay nada más bucólico que expresar una denuncia con ese admirable arte.

En su día mostré algunas imágenes de "Brisbane Mural", donde la ciudad de Brisbane era la protagonista. El mural narra la historia de esa ciudad de California y su campaña de apoyo y protección de la mariposa azul (Mission Blue Butterfly), una especie en peligro de extinción local.

También compartí las populares “malas hierbas” que crecían descaradas entre el cemento. En los murales de la serieWeeds, Mona Caron no pretende defender a las plantas en sí, sino que se trata de representar una metáfora. Pequeños trozos de vida que se atreven con el cemento, hasta romperlo y atravesarlo.


Outgrowing

En esta ocasión Mona Caron se ha trasladado a la Ciudad de Kaohsiung, en el distrito de Lingya, en Taiwan. Allí ha creado “Outgrowing”, un mural donde las plantas parecen crecer desmesuradamente hasta hacerse demasiado grandes, y que forma parte de su serie de murales narrativos. La artista deja claro en esta ocasión que no hay “malas hierbas”, puesto que las propiedades medicinales de esas plantas son lo suficientemente apreciadas como para que sean ampliamente cultivadas. Sin embargo, las pintó queriendo expresar la idea de que crecen como malas hierbas en un terreno inhóspito, rodeado de un entorno perturbado. Obviamente, ese entorno perturbado hace referencia a nuestro entorno.

No hay fronteras, ni banderas en esa representación botánica. Al igual que las “malas hierbas”, los orígenes de las plantas representadas en este mural son diversos, cada una proviene de un continente diferente, su única característica común está definida por sus propiedades curativas.





Echinacea purpurea, una especie de plantas herbáceas, perennes y tolerantes a la sequía, que posee propiedades medicinales que fortalecen el sistema inmunológico y ayudan a para combatir numerosas infecciones y dolores.

Leonotis leonurus, un semiarbusto que crece principalmente en el Sur y Este de África. También conocido como Oreja de león o Cola de león, es una planta que ha sido muy utilizada en la medicina tradicional africana y una de las hierbas legales conocidas actualmente por sus efectos terapéuticos.  

Agastache mexicana, también conocida como toronjil morado, es una especie de planta medicinal perteneciente a la familia Lamiaceae y originaria del sur de Norteamérica.

Carthamus tinctorius (cártamo) una planta herbácea del género Carthamus de la familia Asteraceae, con propiedades medicinales. Originalmente era cultivada por sus flores usadas como colorante (plantas tintóreas), aunque hoy en día se cultiva principalmente por sus semillas, de las cuales se extrae un aceite comestible.
  


Al igual que hizo con su serie “Weeds”, en esta ocasión ha utilizado una pared de gran tamaño (42.3 x 14.2 metros; 600.66 m2) para enfatizar el poder de las cosas pequeñas, de las bases donde todo crece, del ser humano. Un sentimiento de abajo hacia arriba. Una denuncia muy poética, al fin y al cabo.









PUEDE INTERESARTE


EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA