Muros de piedra seca, jardines de vida silvestre

muro de piedra seca con plantas suculentas y hotel para insectos
The New Wild Garden •• Chelsea Flower Show 2011 •• Nigel Dunnett


Ya es sabido que los muros de piedra seca se suelen convertir en jardines de vida silvestre. Agujeros, rincones y grietas que ofrecen generosos refugios para una gran variedad de invertebrados que acuden allí atraídos por la flora que crece entre las piedras.


Hace ya cinco años compartí información sobre los hoteles para insectos, algo novedoso por aquel entonces y demasiado explotado en la actualidad, al menos desde mi punto de vista. Claro que, lo importante es que comprendamos cuál es el sentido de esa “moda” de los hoteles para insectos, que no es otro que el de llamar la atención sobre la creciente pérdida de biodiversidad y la necesidad de actuar individualmente para recuperarla a nivel global.

muro de piedra volcanica y helechos

muro de piedra seca y suculentas



Lo cierto es que en la mayoría de las ocasiones ni siquiera es necesario construir refugios para insectos, o comprarlos ya construidos, puesto que la naturaleza nos enseña que dar cobijo a la fauna silvestre a veces no es cuestión de hacer, sino de dejar de hacer. Entre la leña, en barrotes huecos de las ventanas, en cañas huecas de bambú. Hay infinidad de medios, todos igual de válidos. Si el jardín no está excesivamente recogido, existirá un gran número de “objetos perdidos” por algún rincón que pueden acabar convirtiéndose en refugio sin que nos enteremos.

En ocasiones, es tan sencillo como dejar que las construcciones de nuestros sabios antepasados se mantengan intactas, restaurarlas si es preciso o construirlas de nuevo a su imagen y semejanza.


Muros de piedra

Entre esos ejemplos, existe una construcción rústica donde la flora y la pequeña fauna silvestre pueden llegar a campar a sus anchas: son los muros de piedra seca, es decir, muros de piedra sin utilizar cemento, muy habituales junto a los campos de cultivo; ampliamente utilizados para los jardines en terrazas que nivelan el suelo; y un excelente “hotel” o, mejor dicho, resort para la flora y fauna en jardines públicos y privados.

Debemos tener en cuenta una serie de consideraciones antes de construir un muro de piedra para atraer vida silvestre al jardín.  Una de esas consideraciones tiene que ver con las piedras que utilicemos.  Además de seleccionar piedras con distintos tamaños para que sea posible crear esos huecos que se convertirán en hábitat de nuestros nuevos inquilinos, debemos tener en cuenta el origen de las piedras que vayamos a utilizar.


construcción de muro de piedra seca



En lugar de comprar piedras, lo ideal es encontrar piedras que se hayan desechado. Además de ahorrarnos dinero, resulta mucho más ecológico.  Cuando se vive en zonas con terrero pedregoso la tarea es bastante sencilla, porque los agricultores estarán más que encantados de regalar aquellas piedras que invaden sus campos de cultivo. Claro que, no debemos olvidar pedir permiso antes. Lo mismo sucede con los restos de obras.

En el caso de que tomemos la decisión de comprar las piedras, es aconsejable asegurarnos de que éstas sean de origen local. No es una cuestión de nacionalismo, obviamente, se trata de una forma de evitar la sobreexplotación de canteras que, además, se suele realizar en condiciones de trabajo infrahumanas.


Plantas dentro o sobre un muro de piedra

Si la pared de piedra ya estaba construida antes, lo más probable es que la flora silvestre haya colonizado más de hueco disponible. Musgo, hepáticas, geranios (Geranium), helechos o hiedra forman parte de esa vegetación que habitualmente crece entre las piedras de los muros. En el caso de que no sea así, se puede alentar el crecimiento de vegetación colocando algunas semillas junto a un puñado de sustrato.

Si vamos a construir un nuevo muro, se puede adelantar el trabajo incorporando pequeñas plantas a medida que se construye, agregando una pizca de sustrato y colocando las plantas de lado para evitar que el follaje se pudra si se moja demasiado. Como sucede con todas las plantas nuevas, hay que vigilarlas hasta que arraiguen adecuadamente y estén bien establecidas.


columna de piedra seca y plantas
The Poetry Lover's Garden •• Fiona Cadwallader •• Chelsea Flower Show 2018 •• Foto Flickr

Jardin con muro de piedra seca y plantas de flor
The Poetry Lover's Garden •• Fiona Cadwallader •• Chelsea Flower Show 2018 •• Foto RHS

jardin mediterráneo con muro de piedra seca y plantas
Villefranche-sur-Mer •• James Basson (Scape Design)

jardin terrazas de muro de piedra seca y plantas
The Poetry Lover's Garden •• Fiona Cadwallader •• Chelsea Flower Show 2018 •• Foto RHS

jardin con muro de piedra seca y plantas
The M&G Garden •• Chelsea Flower Show 2016 •• Foto RHS

Jardín diseñado por Adam Davis y Richard Davis. Show Garden. RHS Flower Show Cardiff 2018. Foto Jason Ingran © RHS


Cuando el muro está a pleno sol, es conveniente seleccionar aquellas especies que puedan tolerar condiciones cálidas y secas. Un buen ejemplo serían hierbas como el tomillo (Thymus) y el orégano (Origanum vulgare); plantas de flor como la colorida Aubrieta que vimos hace unos días aquí; plantas todo terreno como la valeriana roja (Centranthus ruber) o la vistosa Lewisia cotiledón, y plantas suculentas como las siemprevivas (Sempervivum) y Sedum.





Publicidad


Conviene evitar especies invasoras, como es el caso de la hiedra, ya que apartarán a las demás plantas, afectando a la diversidad.

Si el muro no está a pleno sol, existen especies de plantas alpinas a las que les gusta la sombra y pueden regalar coloridas flores más que atractivas para los insectos. Campanula, Alchemilla mollis o Asplenium son algunos ejemplos. 


Muros de piedra con casas para insectos

Claro que, podemos hacer el “más difícil todavía” y convertir ese muro en un elemento más sofisticado y vistoso, asegurándonos, al tiempo, de que una parte de la fauna silvestre tenga asegurado su espacio por derecho propio.  Eso sucede, por ejemplo, si a esa pared de piedra le incorporamos una casa u hotel para insectos con todo lujo de detalles. Un buen ejemplo lo vimos en el jardín de Nigel Dunnet (The New Wild Garden) que presentó en RHS Chelsea Flower Show en el año 2011 (ver aquí). 


Todo un mundo el de la piedra seca, imposible resumirlo en un post.  Pero nunca está de más aproximarnos y ver algunas de las posibilidades que existen para lograr que el jardín sea lo más amigable para la vida silvestre, sin renunciar por ello a un diseño atractivo. No obstante, lo esencial es que comprendamos que no se trata tanto de seguir una moda, como de guiarnos por el sentido común. Casi siempre, en las cosas simples es donde se esconde la verdad y la sabiduría.



muro de piedra seca con plantas suculentas y hotel para insectos
The New Wild Garden •• Chelsea Flower Show 2011 •• Nigel Dunnett


Contrucción muro de piedra seca con plantas suculentas y hotel para insectos

muro de piedra seca con plantas suculentas y hotel para insectos
The New Wild Garden •• Chelsea Flower Show 2011 •• Nigel Dunnett


Hotel para insectos
Greening Grey Britain Garden •• Nigel Dunnett  •• Chelsea Flower Show 2017 Foto © RHS Credit: Sarah Cuttle