El "realismo mágico" de los dibujos de Mutis vuelven a ilustrar el calendario del Real Jardín Botánico



Tenía ganas de que visitáramos la nueva cafetería y tienda-librería del Real Jardín Botánico en Madrid y ahora tenemos una disculpa perfecta para hacerlo, porque su calendario 2019 ya está disponible y podemos adquirirla allí. 

Las ilustraciones de ese calendario nos vuelven a trasladar hasta la Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada dirigida por Mutis. En esta ocasión, nos acercan al “realismo mágico” de esos dibujos botánicos que se conservan intactos, como si el tiempo se hubiera detenido, permitiendo apreciar su belleza en el presente como si nos hubiéramos trasladado al pasado.


Tienda-libreria en el Real Jardín Botánico, Madrid •• Foto RJB-CSIC


Volvemos a hablar de Mutis y de la colección que integra la Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada (1783-1816) que se conserva en el Archivo del RJB-CSIC. De esa colección, se han seleccionado 14 láminas que ilustran el nuevo calendario 2019. De nuevo, una joya, como lo fue el calendario 2015. Pero, ahora, vamos a conocer algunos detalles sobre esa colección.



Mutis y la expedición botánica


Todo comenzó a partir de la segunda mitad del siglo XVIII, cuando la Corona española promovió y financió varias expediciones científicas orientadas a la identificación de los recursos naturales de los Virreinatos españoles en América a través del estudio sistemático de su flora y fauna. Uno de los científicos más conocidos de los participantes en estas expediciones fue José Celestino Mutis (1732-1808), nacido en Cádiz, que vivió sus últimos 48 años en Bogotá, capital del Virreinato de Nueva Granada, actual Colombia y Ecuador.




Mutis propuso en dos ocasiones a la Corona de España, 1763 y 1764, una expedición botánica por el Nuevo Reino de Granada, donde había llegado para servir como médico al virrey Pedro Mesía de la Cerda. Ninguna de las dos propuestas tuvo respuesta. Tras varias ocupaciones y residir en distintas poblaciones, años más tarde, retirado a vivir en la ciudad colombiana de Mariquita y animado por el virrey-arzobispo Antonio Caballero y Góngora, realizó una tercera propuesta que, en esta ocasión sí, fue aceptada por el rey Carlos III.

La Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada se inició bajo su dirección en 1783 y se prolongó hasta 1816, ocho años más tarde de la muerte de José Celestino Mutis. Durante los cerca de treinta años en los que el científico gaditano dirigió la Expedición se creó una escuela de dibujo que produjo una colección de 7.617 láminas que al año siguiente de finalizar la Expedición fue enviada al Real Jardín Botánico de Madrid por el general Pablo Morillo.



El taller de dibujo y pintura

Para identificar las especies recolectadas, Mutis formó un taller de dibujo y pintura con dos sedes, Mariquita primero y Santa Fe, después, en el que un equipo de dibujantes y pintores fueron contratados para preparar miles de dibujos en gran formato, a tinta o coloreados, para ilustrar los logros botánicos de la expedición. Este taller lo dirigió Salvador Rizo, reconocido artista local que estableció un estilo uniforme a toda la colección, lo que dificulta la atribución de las obras anónimas a los distintos artistas que colaboraron en el taller. La Expedición continuó hasta 1816, y se sabe que al menos 40 artistas pintores y dibujantes colaboraron en ella.

Aunque Mutis no tenía formación artística, puso gran empeño en que los materiales empleados en este taller artístico fueran de primera calidad. Así, el papel utilizado se fabricaba en Holanda, y también de Europa se importaban otros materiales que no se encontraban en los mercados locales.





Los pigmentos y el ‘realismo mágico’

En el taller se experimentaba con pigmentos extraídos de plantas tintóreas, animales y minerales locales, que se mezclaban con aceites, gomas, resinas y otros disolventes y aglutinantes necesarios para producir los colores deseados. El resultado son obras de arte botánicas a la témpera de gran fuerza y colorido, realistas en forma y color, con colores estables en el tiempo, y que han llegado hasta nuestros días con toda su belleza intacta y en un magnífico estado de conservación. Todo un ejemplo de 'realismo mágico'.


El calendario 2019


Entre los dibujos botánicos seleccionados vamos a encontrar distintos ejemplares de Passiflora, Serjania sp., Clusia minor o Cayaponia pedata. El calendario se puede adquirir directamente en la tienda del Real Jardín Botánico o solicitar que lo envíen por correo (calendario@rjb.csic.es). Más información aquí.

Sin duda, la mejor opción, siempre que sea posible, es aprovechar la disculpa del nuevo calendario para visitar el Jardín Botánico, los tesoros allí se encuentran en papel y en movimiento. Un museo vivo, un pulmón en el centro de Madrid y, ahora también, un lugar de encuentro. Suena bien ¿no?.


Cafetería Real Jardín Botánico, Madrid •• Foto RJB-CSIC

Real Jardín Botánico, Madrid •• Foto Marisa Esteban © RJB-CSIC



EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA