Noches de verano y farolillos en el jardín

terraza e iluminación led en noches de verano
Foto: White-Ibiza




La luz de la luna, las estrellas y cierto aroma a jazmín son ingredientes perfectos para lograr un ambiente cálido y romántico en las noches de verano al aire libre. Pero no siempre es posible hacerlos coincidir y se hace necesario recrear ese escenario con la ayuda de alguna que otra trampa inocente, como la de cualquier pieza de iluminación decorativa exterior.


Al hablar de “trampas”, me refiero a guirnaldas, globos, linternas y farillos solares con bombillas y velas LED. Elementos decorativos que, más que iluminar, lo que pretenden es crear un ambiente acogedor, una luz cálida que señale sutilmente una zona determinada del jardín, terraza o patio, sin que la luz moleste, para que las estrellas y la luna sigan teniendo el protagonismo que les corresponde.





Publicidad


El abanico de opciones es amplio. Farolillos colgados; sobre la mesa o en el suelo. De tamaño más grande o más pequeño, dependiendo del uso que queramos darle, la intensidad de luz que deseemos y el estilo que pretendemos crear. Sencillos y labrados, entre estos últimos, lo más deseados siempre son aquellos que nos ayudan a crear una ambientación de estilo marroquí.

Pero también podemos pensar en guirnaldas de farolillos pequeños o de bombillas, esas pequeñas luces que aparecen suspendidas del techo, de pared a pared o trepando por paredes, barandillas y árboles, logrando con ello cubrir zonas más amplias con luz muy tenue.  

Cada vez más utilizada, la iluminación exterior decorativa tiene desde hace años una gran aliada, la luz LED; y una gran compañera, la energía solar.

El término LED es un acrónimo de tres palabras inglesas: Light Emitting Diode, que traducido al español sería “Diodo Emisor de Luz”. Se podría definir como un dispositivo electrónico capaz de emitir luz cuando lo atraviesa una corriente eléctrica en el sentido adecuado.  El coste inicial de las bombillas LED es algo elevado, pero consumen un 85% menos de energía y duran hasta veinte veces más que las bombillas convencionales. 

También tenemos la opción de las velas LED, que solventan los inconvenientes (fuego y calor) de las velas tradicionales. Incluso, hay opciones de velas LED parpadeantes, como las llamadas de té, muy utilizadas en candiles y portavelas. De este modo, tendremos la apariencia de luz de llama, sin ningún tipo de peligro.

Una vez que tenemos elegido el complemento ideal, podemos llegar tan lejos como queramos, porque algunos se cargan con batería. Claro que, hay una opción más ecológica, sin duda, que es aprovechar la energía del sol, utilizando lámparas y farolillos de iluminación solar, que se cargan durante todo el día con la luz del sol y cuando éste se pone comienzan a desprender luz.

Si todavía no te has preparado para las noches de verano al raso, hoy muestro algunos ejemplos que he encontrado en Amazon y que sirven para imaginar hasta qué punto podemos hacer “trampa” y darle, así, una segunda oportunidad al día y al jardín.



Visto en La Hacienda


farolillo estilo marroquí con luz led



Visto en Smart Solar


farolillos bombillas y velas led para jardín

farolillo y vela led en jardín

farolillos colores luz led en jardín

farolillos luz led en jardin



Visto en Garden Mile







Visto en Festive Lights





Visto en Lights4fun






cadena de bombillas y farolillos luz led en jardín

farolillos luz led, tumbona y sábana jardin de noche


PUEDE INTERESARTE



EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA