Sedum sediforme: cuando las flores también importan



Es especialmente conocido por sus hojas carnosas y agudas, estrechas y alargadas, de color azul verdoso glauco y que terminan en punta. Igual que sucede con otras especies de su género, Sedum sediforme suele aparecer en lugares con suelos pobres o vegetando en zonas rocosas, incluso en ocasiones sobre cubiertas o paredes.  Son también sabidas sus cualidades medicinales y culinarias. Sin embargo, poco se habla de sus flores y el valor ornamental que esta planta puede tener en el jardín.


Sedum sediforme o uña de gato, entre otros nombres populares y conocida en valenciano como Räim de pastor (uva de pastor), es una planta pequeña y suculenta, de la familia Crassulaceae y nativa de la región mediterránea. Fue descrita por primera vez en 1772 con el nombre de Sempervivum sediforme (Jacq.). Las plantas de las Islas Pitiusas (Ibiza y Formentera, junto con islotes) han sido reconocidas como Sedum sediforme var. dianium, porque las hojas son marcadamente más grandes que las de las formas normales de la especie.

Se diferencia de las otras especies del género Sedum por su mayor tamaño. De Sedum album se diferencia por las hojas agudas en lugar de obtusas y de Sedum dasyphyllum por no tener pelos. Florece a finales de primavera y principios del verano.



Tallos florales de Sedum sediforme



Su distribución se localiza por las regiones templadas y frías de los dos hemisferios, pero su presencia es mayor en el área de las costas mediterráneas, caracterizada por su pluviometría estacional, y temperaturas suaves en invierno y altas en temporada estival. Sus bajas exigencias edáficas y resistencia a la sequía hacen que sea capaz de adaptarse a diversos nichos ecológicos (término que no se refiere solo al espacio físico, sino al papel funcional de un organismo en la comunidad y a su posición dentro de las variantes ambientales, como temperatura, humedad, pH, o suelo).





Publicidad


En su día hablé de Sedum sediforme y mencionaba el artículo escrito por Joan Pellicer i Bataller (1947-2007), médico de formación, pero conocido por su trabajo como etnólogo y biólogo, considerado el naturalista más relevante de la Comunidad Valenciana. En dicho artículo se refería a esta especie como “Uno de los vegetales más populares y que más simpatía despiertan, y, encontrado en medio del crudo roquedal o moteando los terrenos más resecos, parece, a menudo, más que cosa real, apariencia de fantasía mágica de escenario preciosista, capaz de suspender la empedernida incredulidad imperante y dejar aflorar la visión de lo maravilloso como una conciencia más sutil y penetrante”. Además, y haciendo uso de la sabiduría botánica de Joan Pellicer, comenté las virtudes medicinales y culinarias (normalmente como encurtido) del Räim de pastor.




Hoy vuelvo a fijar mi atención en esta planta que tanto admiro y tanto abunda en esta zona, pero en esta ocasión lo hago para hablar de las inflorescencias que se forman en la parte superior de los tallos y que se componen generalmente de varias ramas (4-6), dispuestas como los radios de una rueda, con flores hermafroditas de color blanco-amarillo, que al atardecer se vuelven casi fosforescentes. 


Sedum sediforme en masa y en flor

No cabe duda de que el atractivo de sus corimbos florales nos ayuda a imaginar los diferentes usos que tiene como planta ornamentalademás de los techos verdes y jardines verticales, donde se utilizan diversas especies del género Sedum.

Hace un año incluí algunos tallos florales de Sedum sediforme en un ramo casero, que preparé precisamente en estas mismas fechas (ver aquí). Claro que, es lo que hay en el campo estos días por esta zona, flores de sedum que aparecen acompañados de los tonos dorados que lucen las herbáceas y algún que otro verde lima de los cardos corredores (Eryngium campestre). Es el color del verano y de la sequía. Poco más encuentro en esta época de la año y con el tiempo aprendes a sacarle partido.






Desde hace días las alfombras de Sedum sediforme que cubren grandes extensiones de suelos pobres y rocosos están floreciendo de forma espectacular. Tallos erectos que terminan en inflorescencias entre amarillo y verde, creando manchas de color que se aprecian en la distancia, como lo hacen las que tengo en una jardinera con tierra y piedras.  Hice fotos a algunas de las muchas comunidades que abundan por aquí y me pareció realmente interesante adivinar las posibilidades ornamentales de la floración de este sedum plantado en masa. 

Además, no debemos olvidar que entre herbáceas o en rocallas es una buena candidata para jardines con bajos requerimientos de agua, del mismo modo que es recomendable su uso en jardinería pública y en jardines mediterráneos sin especies invasoras.








Por último, me gustaría destacar su valor para flor cortada, tal y como comentaba antes. Las gramíneas y otras herbáceas que suelen acompañarlas en el campo se convierten también en sus aliadas en los ramos y composiciones florales. Si hay suerte y tenemos a mano flores cultivadas en tonos marrón chocolate, como Dahlia “Mexican Black”, Dahlia ‘Twyning’s chocolate” o Cosmos atrosanguineus, el contraste puede ser maravilloso. Si no es posible, algo encontraremos que combine bien. 






EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA