Una Casería rodeada de olivares convertida en refugio para artistas

Casería de San José, Iznájar, Córdoba •• Foto Haarkon


“Bajo el sol de Iznájar, todo parece más luminoso, la belleza del lugar viene del contraste de sus paisajes de tierra rojizo donde se ubica la Casería blanca”. Hace calor estos días en Iznájar, Córdoba, ya lo creo que sí, pero una visita relámpago a uno de sus antiguos cortijos no va a suponer un gran esfuerzo, al menos si no os movéis de aquí.


Nuestro destino hoy nos traslada a Andalucía, pero no a la costa, sino al campo y a la Andalucía rural. El final del trayecto está en un antiguo cortijo reformado y convertido en casa rural. Lleva el nombre original del edificio, Casería de San José, donde vivieron varias generaciones de la familia Rodríguez y que se ubica en la localidad de Iznájar, un municipio en el límite de la Subbética Cordobesa y la Serranía de Ronda, y junto a un gran embalse construido en el tramo medio del río Genil. 


El mundo rural, el campo y la naturaleza

Al contrario de lo que ha sucedido en otras muchas zonas rurales de España, la emigración masiva del campo a la ciudad de los años 60 no afectó demasiado a esta población, porque la llegada de extranjeros nórdicos ha permitido que más de la mitad de los habitantes todavía disfruten del mundo rural, la vida tranquila en contacto con el campo y la naturaleza. 

Eso mismo fue lo que atrajo a Carolina y Jean, quienes adquirieron este antiguo cortijo para reformarlo y convertirlo en una casa rural. En realidad, se podría considerar algo más que eso, porque al comenzar esta aventura tuvieron claro que su intención era que esta casería se convirtiera en un refugio para artistas y artesanos, un espacio donde pudieran encontrar inspiración y sosiego; donde poder crear e, incluso, un lugar para organizar pequeños eventos relacionados con su actividad.


Patio antiguo cortijo en Iznájar Córdoba
Foto Casería de San José


El antiguo cortijo fue reformado integralmente por los actuales propietarios.  Cuando proyectaron la reforma, se plantearon aunar de forma armoniosa bienestar, ecología y estética. Los materiales fueron elegidos siguiendo las normas de arquitectura tradicional de la región, para construcciones de estas características, es decir, un tipo de caserío denominado casería de olivar. Las caserías de olivar abundan en las campiñas de Jaén, Córdoba, Sevilla y Badajoz, en las planicies del río Guadalhorce y en otros lugares dedicados al cultivo del olivo, como las serranías de Jaén. Son núcleos de construcciones adosadas, con cubiertas a dos aguas, rematadas a veces en la facha del portón. La construcción suele ser de tapial o ladrillo.

Los interiores también han sido cuidados al máximo y es un placer ver detalles llenos de encanto, entre los que no faltan frondosas plantas de interior que transmiten sensación de frescor al ambiente. En la terraza porche y en la zona de grava junto a la casa se han utilizado plantas mediterráneas y suculentas. Pero el mejor jardín, sin duda alguna, es el que presta el paisaje circundante.


Olivares y Paisaje del agua de Iznájar

La casa está situada sobre algunas hectáreas de campo y junto a las riberas del embalse de Iznájar. Por lo que muestran las imágenes, tiene unas vistas espectaculares, un regalo para los sentidos. Claro que, la presencia de del embalse y las alineaciones de olivares de secano plantadas en las laderas de los cerros dibujan un paisaje que cualquier propietario quisiera tomar prestado para su jardín.  No en vano, hablamos de una zona denominada Paisaje del agua de Iznájar, inscrita en el Registro de Paisajes de Interés Cultural de Andalucía que elabora el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.


Iznájar
Paisaje del agua del Iznájar, Córdoba •• Foto Haarkon


“La gran lámina de agua ha transformado el paisaje considerablemente circundando parte del borde la población y contrastando entre los cerros ocupados por el monocultivo al olivar de secano, una colonización que ha relegado la vegetación natural a algunas laderas en las que se conserva el monte bajo mediterráneo de encinas y quejigos. La ubicación elevada de Iznájar permite observar la amplitud de su entorno, un espacio en el que la fuerte actividad agrícola ha tenido como consecuencia la conformación de un paisaje muy particular surcado de cordeles, veredas y coladas”.

Visto así, supongo que ahora pensaréis que no ha sido mala idea en absoluto visitar este lugar que, por cierto, conocí gracias a las siempre maravillosas fotos de Magnus e India (Harkoon), cuya cuenta de Instagram recomendé hace tiempo (ver aquí) y que, además, acaban de publicar un libro con las fotos de sus aventuras, especialmente a invernaderos de jardines botánicos de todo el mundo, que saldrá a la venta en octubre, pero que se puede reservar ya en Amazon.  


Casería de San José rodeada de olivares de secano en Iznájar, Córdoba •• Foto Haarkon

mesa con desayuno en patio de antiguo cortijo en Córdoba
Foto Casería de San José

Foto Casería de San José

romero en flor
Foto Haarkon

Patio trasero •• Foto Haarkon

jardín grava y Agave
Foto Casería San José

Casería y Paisaje del agua del Iznájar, Córdoba •• Foto Casería de San José

Foto Haarkon

Fotos Haarkon 


patio caserío andaluz con palmeras por la noche
Foto Casería de San José

Paisaje del agua del Iznájar, Córdoba •• Foto Haarkon 



PUEDE INTERESARTE

► Tierra Generosa. Fotos premiadas en IGPOTY N. 10 Bountiful Earth


EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA