Fritillaria

Fritillaria persica ‘Ivory Bells’

Su amplia gama de colores y formas hace estos bulbos de flor muy versátiles a la hora de integrarlos en el jardín. Desde colores brillantes a tonos más suaves, las flores inclinadas y en forma de campanilla de Fritillaria, aparecen entre abril y mayo, creando prados salpicados de vistosas flores.


El género Fritillaria pertenece a la familia Liliaceae y está integrado por unas 100 especies de pequeñas plantas herbáceas perennes y bulbosas que se distribuyen por las regiones templadas del hemisferio norte. Se extiende desde el oeste de Norteamérica por la Región Mediterránea; el norte de Europa y el centro de Asia, hasta China y Japón. El centro de diversificación del género podría situarse en Irán, donde se encuentran representados los principales grupos de especies propios de la Región Mediterránea, el centro de Asia o el Cáucaso.





Publicidad

En la Península Ibérica el cultivo de estas y otras especies de Fritillaria está poco extendido y solo ocasionalmente se ven en los jardines, principalmente en el norte peninsular. Las especies silvestres que pueden encontrase son Fritillaria pirenaica, F. caballeroi, F. legionensis, F. lusitanica y F. stenophylla. En español se suele utilizar el nombre común de fritilaria o ajedrezada, por la pigmentación de sus pétalos y, además, porque es el significado de su nombre latino.



Especies y cultivares

Es frecuente pensar en crocos (Crocus), narcisos (Narcissus) y tulipanes (Tulipa) a la hora de hablar de jardines con flores de bulbos en primavera. Pero la elección es mucho más amplia y, entre otras, existe una serie de especies e híbridos de Fritillaria que se cultivan por el valor ornamental de sus flores. Los más comunes son:


Fritillaria imperialis

Fritillaria imperialis 'Maxima Lutea' • Foto iBulb

Conocida como Corona Imperial, es posiblemente la especie más utilizada. Fue una de las primeras plantas en cultivarse puesto que, ya en el siglo XVI, el botánico Carolus Clusius plantó sus bulbos en Leiden

Es originaria de Asia central, donde se extiende desde Turquía hasta la región del Himalaya. Sus extravagantes flores pueden ser amarillas, naranja-rojas o rojas. Alcanzan alturas de 40 a 48 pulgadas. Es de las pocas especies de la que puede decirse que sus flores tienen un olor fuerte y desagradable. El cultivar Fritillaria Imperialis 'Maxima Lutea' produce flores grandes de color amarillo limón, seguidas por vainas de semillas muy llamativas.


Fritillaria meleagris

Fritillaria meleagris •  Foto iBulb

Ampliamente distribuida por el norte de Europa. Crece en forma silvestre en los pastizales húmedos y en los arroyos de los Países Bajos, pero está en la lista de especies de plantas en peligro de extinción.

Es otra de las especies que más se cultivan para su uso en jardines. Produce delicadas flores de color púrpura (el cultivar 'Alba' produce flores blancas) que muestran un patrón de tablero de ajedrez. Alcanza una altura de 35-40 cm y florece a mediados y finales de la primavera.


Fritillaria persica

Fritillaria persica 'Ivory Bells' • Foto iBulb


También conocida como Lirio persa, es nativa de Turquía, Iran y Jordania. Sus llamativas flores de más de 30 campanas de color berenjena adornan un tallo que alcanza casi 100 cm de altura. Las flores del cultivar 'Ivory Bells' son de color blanco-verdoso con un brillo semejante al del marfil.


Fritillaria raddeana

Fritillaria raddeana•  Foto iBulb

Sus flores de color crema con llamativos estambres amarillos a menudo aparecen a finales de marzo.


Fritillaria uva-vulpis

Fritillaria uva-vulpis •  Foto iBulb

Originaria del Himalaya occidental y Asia Menor. Sus flores son de color púrpura oscuro y adornadas con puntas e interiores en color amarillo. Crece entre 20-30 centímetros y florece a mediados o finales de la primavera.


Fritillaria michailovskyi

Fritillaria michailovskyi • Foto iBulb

Es nativa del noroeste de Turquía. Su flores son de color marrón violáceo adornadas con puntas de color amarillo brillante. Crece entre 20-25 cm de altura y florece a finales de la primavera.


Fritillaria acmopetala

Fritillaria acmopetala 'Pretty Princess' • Foto iBulb

Es nativa de Chipre. Sus flores de color verde pálido, con amplias vetas en granate. Crece hasta 20-30 cm de altura y florece a mediados o finales de la primavera.



Fritillaria en el jardín

Puesto que florece en primavera, las fritilarias deben plantarse en el jardín en octubre o noviembre. Al no tener una piel protectora, el bulbo se seca más rápidamente, por lo que es aconsejable plantarlos tan pronto como sea posible después de la compra.  

Los bulbos pequeños se deben enterrar a una profundidad de 4 a 10 cm y los más grandes a 20 cm. En el caso de Fritillaria imperialis, hay que tener en cuenta que el bulbo tiene un hueco situado en la parte superior, en el lugar donde emergió el tallo floral el año anterior, por lo que debe plantarse inclinado para evitar que el agua quede retenida en esa muesca.


Bulbo de Fritillaria imperialis 'Rubra Maxima'  • Foto iBulb


Los bulbos de Fritillaria se deben situar en un suelo rico en materia orgánica, húmedo y bien drenado y que proporcione sol o sombra parcial. Conviene proporcionarle un poco de agua extra durante y después de la floración.

Es preferible plantarlos en grupos, ya sea de la misma especie o de más de una especie de su género, en camas y borduras, o en áreas naturalizadas. También podemos combinarlos con otras plantas bulbosas o con vivaces. Las especies más pequeñas son perfectas para integrar en rocallas. Además, la mayoría de las especies de Fritillaria se pueden cultivar en maceta, donde prosperan bien, siempre y cuando tengamos cuidado de que el sustrato no se seque demasiado en verano ni se encharque durante el invierno.


Fritillaria imperialis 'Rubra Maxima' • Foto iBulb


Crecen entre 15-120 cm, dependiendo de la especie, por lo que es posible que las especies más altas necesiten un punto de apoyo.

Las plantas mueren en otoño, pero el bulbo sobrevive debajo de la superficie del suelo. En algunos casos es conveniente tomar algunas precauciones antes de la llegada del invierno. Especies como Fritillaria imperialis sobreviven mejor al invierno si se cubre el suelo con un mantillo de hojas o compost. En el caso de Fritillaria persica, el bulbo debe levantarse y replantarse en otoño. Fritillaria meleagris se naturaliza fácilmente y lo único que tenemos que hacer es dejar los bulbos en el suelo y ver aparecer las flores espontáneamente en todo tipo de lugares al año siguiente. Un buen ejemplo para comprobarlo puede ser el prado con flores de Fritillaria en Morton Hall (ver aquí).


Pradera con Fritillaria en Morton Hall Gardens • Foto © Clive Nichols

Fritillaria meleagris • Foto iBulb

Fritillaria meleagris 'Alba' • Foto iBulb

Fritillaria elwesii • Foto iBulb

Fritillaria raddeana • Foto iBulb

Fritillaria imperialis 'Aurora' • Foto iBulb

Fritillaria imperialis 'Aurora' • Foto iBulb

Fritillaria imperialis 'Maxima Lutea' • Foto iBulb

Fritillaria 'Rubra Maxima' • Foto iBulb

Fritillaria 'Rubra Maxima' • Foto iBulb

Fritillaria persica 'Ivory Bells' con Tulipa 'Spring Green', T. Exotic Emperor y T. Temple's Favourite,  • Foto iBulb


PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA