Plantas con procedencia (Plants with Provenance) de Emma Tennant


Está claro que el punto de vista del artista botánico nos descubre detalles al observar las plantas desde todos los ángulos, porque no todos nos molestamos en examinar las plantas que vemos en los jardines, incluso es muy probable que ni siquiera conozcamos cuál es su origen, donde crecen en estado silvestre. Ese punto de vista es el que le interesa especialmente a la artista botánica Emma Tennat.

Emma Tennant forma parte de la familia Mitford y pasó su infancia en Edensor, una casa familiar dentro de la finca de Chatsworth House en Derbyshire (Reino Unido), que sus padres heredaron cuando ella se fue a la universidad. Un gran privilegio en muchos aspectos, desde luego, pero especialmente en lo que se refiere al jardín, donde pudo encontrar inspiración por todos los rincones.






Publicidad

Cuando se casó con Toby Tennant, se trasladaron a vivir a Roxburghshire en Escocia, donde compraron una granja abandonada que restauraron. Allí convirtió una pequeña dependencia en un estudio donde comenzó su carrera como artista.

Su experiencia como jardinera hicieron que su trabajo como artista botánica fluyera, y su técnica dieron a sus obras en acuarela un sello especial. La técnica fluida utilizada en sus acuarelas dejan ver su influencia por las obras de los artistas chinos y japoneses. Además, pintaba en pergaminos, lo que le permitía trabajar con grandes líneas fluidas. Los pergaminos que utiliza son de papel texturizado nepalí y japonés, hechos de la corteza de Broussonetia papyrifera (mora de papel) que, al ser un papel muy absorbente, permite que sus pinceladas sangren en la superficie.





Plants with Provenance
o cómo crecen las plantas en su hábitat


En diciembre de 2015 presentó su obra en una exposición celebrada en la Sociedad de Bellas Artes de Edimburgo (The Fine Art Society). La exposición, titulada Plants with Provenance (Plantas con procedencia), estaba inspirada en las historias de los famosos cazadores de plantas de los siglos XIX y XX, y en los encuentros de Emma Tennant con estas plantas en el siglo XXI. 

El enfoque de esta exposición se puede interpretar como una forma de recuperar la verdadera identidad algunas de esas especies que parecen perder su origen, una vez que entran en el círculo de los jardines exclusivos, primero, y después en el comercio. A veces, incluso, se les asigna un nuevo nombre común, a modo de sello distintivo, que aleja a esas plantas aún más de su hábitat, que es, precisamente, la llave para comprender cómo y en qué condiciones crecen y, por ende, cómo cultivarla y cuidarla. 


La muestra recogía 60 acuarelas de flores, frutas y verduras, cuyos modelos tomó, no solo de aquellas plantas que cultiva en su jardín en la granja de Roxburghshire, sino que también las que encuentra en los jardines de su familia y amigos, así como muchos otros que ha visto en sus viajes, especialmente el que realizó a Chile.

El catálogo de la exposición es una pequeña joya que nos permite conocer los detalles, no solo de sus ilustraciones, sino del texto que acompaña a cada una de las plantas que representan sus acuarelas, porque, al fin y al cabo, ese era el propósito de esa muestra: presentar cada una de las especies vegetales asociadas al lugar de donde proceden y crecen en estado silvestre, así como, en el lugar donde ella las pintó.

Emma Tennant tiene claro que cuanto más sabemos del hábitat natural de las plantas y su procedencia, más interesantes se vuelven. Creo que todos estamos de acuerdo en eso, por eso, he pensado que sería una buena idea guardar en el blog ese catálogo (también podéis descargarlo aquí), para volver a él de vez en cuando.





PUEDE INTERESARTE


EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA