Jardín con gramíneas ornamentales y plantas vivaces dentro de una dehesa en Toledo



Un jardín que ofrece belleza en sí mismo, pero que tiene la ventaja de contar con un valor añadido, su entorno, porque el jardín está ubicado dentro de una formidable dehesa en la provincia de Toledo, a los pies de la Sierra de Gredos, en el sistema central de la península ibérica.

El jardín ha sido diseñado e implantado por el jardinero-paisajista Anxo Otero, del que ya he hablado en este blog hace un par de años para mostraros el jardín que creó en un restaurante de Galicia (ver aquí). 

En esta ocasión nuestro destino no está en el norte de España, sino en el centro. En la comunidad autónoma española de Castilla-La Mancha nos espera un jardín privado diseñado por Anxo y situado en la provincia de Toledo, a los pies de la Sierra de Gredos, una de las sierras más extensas del Sistema Central, en la península ibérica, situada entre las provincias españolas de Ávila, Salamanca, Toledo, Madrid y Cáceres, es decir, que abarca cuatro comunidades autónomas españolas.


El entorno

Me comenta Anxo que la idea era crear un jardín en una parcela de unos 7.000 m2 dentro de una formidable dehesa con encinas y alcornoques monumentales, pudiendo alguno de ellos ser milenarios. En este caso, a la hora de plantearse el diseño del jardín, se les presentaba la dificultad del clima, con temperaturas extremas que podían llegar hasta los 45ºC en verano y -10ºC en invierno. A ese hándicap se sumaba la dificultad de trabajar con un suelo bastante pobre.



Yo añadiría que otra de las dificultades que debió plantearse fue la competir con ese entorno, pero, como suele suceder en estos casos, lo único que tuvo que hacer es aprovecharse de él creando un jardín cuyo estilo armonizara y desde el que se pudiera seguir disfrutando de lo que la naturaleza ofrece.




De hecho, parece ser que cuando visitó la finca por primera vez en primavera se quedó impresionado por la belleza natural que ya tenía todo el entorno, lleno de margaritas, lavandas y otras flores silvestres, con arroyos y grandes charcas donde los animales se acercaban a beber.

La dehesa, donde se ha ubicado históricamente la producción del cerdo ibérico, es un ecosistema propio de los países del sur de Europa, con especial peso en la península ibérica. Se suele definir como un ecosistema derivado del bosque mediterráneo, constituido por especies arbóreas del género Quercus (encina, alcornoque) u otras especies como hayas o pinos, y con estrato inferior de pastizales o matorrales, donde la actividad del ser humano ha sido intensa en prácticamente la totalidad del bosque. Las dehesas generalmente están destinadas al mantenimiento del ganado, a la actividad cinegética y al aprovechamiento de otros productos forestales (leñas, corcho, setas, etc.).


Las plantas

Desde el principio se pretendió que el jardín presentara su mejor aspecto en primavera y otoño. Un jardín bello y moderno, con aspecto campestre, bien integrado en ese precioso entorno y con el mínimo mantenimiento. 





Para cumplir esos objetivos, su esquema de plantación se centró en una buena selección de gramíneas ornamentales y herbáceas vivaces, plantas que tienen un buen recorrido a lo largo de las cuatro estaciones, algunas de ellas con un largo período de floración, y todas con gran interés incluso cuando muestran sus cabezas de semillas durante el invierno. Además, en la mayoría de los casos, suelen ser plantas cuyos requerimientos son escasos.

Algunos árboles, arbolitos, arbustos y subarbustos completaron el esquema de plantación, al que también se unió una especie trepadora aromática muy apreciada, Trachelospermum jasminoides, también conocido como falso jazmín, que crece en celosías instaladas en una de las fachadas.





Árboles y arbolitos

Pyrus calleryanna “Chanticleer”, Liquidambar styraciflua “Lane Roberts”, “Globosum” y “Petit Ball” (esta última con patente gallega) y Púnica granatum.

Arbustivas

Variedades de salvias arbustivas como Salvia x jamensis ”James Compton” y “Hot Lips”; Salvia greggii “Royal Bumble” y “Blue Note”; Salvia microphylla “Pink Blush”.

Rosmarinus postratus, Nandina domestica “Firepower”; Gaura lindheimerii “Siskiyou pink”; Picea pungens ”Globosa” y Lavanda angustifolia.

Gramíneas ornamentales

Calamagrostis x acutifolia “Karl Foerster”; Carex testacea “Prairie Fire”, Carex buchananii “Red Rooster” y Carex morrowii ”Ice Dance”; Muhlenbergia capillaris; Eragrostis spectabilis; Panicum virgatum “Hanse Herms” y “Shenondoah”; Pennisetum x advena “Firepower” y “Rubrum”, Pennisetum alopecuroides “Hameln” y Stipa tenuissima.

Herbaceas vivaces

Salvia nemorosa ”Caradonna”; Geranium wallichianum “Rozanne”, Persicaria amplexicaulis “Blackfield” y Verbena bonariensis, entre otras especies.

Trepadoras

Trachelospermum jasminoides.




En definitiva, se trata de una plantación donde predominan especies vegetales que alcanzan rápidamente la madurez y que otorgan al jardín ese aspecto campestre perseguido, que en absoluto interfiere en la belleza del paisaje adehesado que toma prestado. Es un bello jardín dentro de la extraordinaria belleza de la dehesa ibérica.












PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA