Marian Boswall y Reighton Wood Garden

Reighton Wood Garden •• Marian Boswall •• ©Jason Ingram


Su visita a un nuevo jardín o finca siempre comienza con el estudio del entorno “dónde sale el sol y se pone, los vientos predominantes, la geología y los suelos subyacentes, la flora natural y el relieve, y las vistas estratégicas”. Eso es lo que afirma Marian Boswall, arquitecta paisajista británica con gran reputación y especialmente reconocida por crear excelentes espacios ajardinados, a menudo en entornos históricos. Para el diseño y creación del jardín que le ha valido el Gran Premio en la última edición de los SGD Awards 2019, fue fiel a esos principios.


Hace unos días hablé de los premios que concede anualmente la Sociedad de Diseñadores de Jardines británica (Society of Garden Designers -SGD-). El Gran Premio fue concedido a Marian Boswall por su jardín Reighton Wood, un jardín contemporáneo, parcialmente formal y parcialmente boscoso, ubicado en el área de Kent conocida como Weald. Este jardín, además, obtuvo otro premio en la categoría de Jardín Residencial Grande (ver aquí)


jardín contemporáneo, parcialmente formal y parcialmente boscoso
©Jason Ingram


El jurado que otorgó el Gran Premio considera que el jardín de Marian Boswall es absolutamente impresionante, con plantación suntuosa, una gran sinergia de materiales y maravillosos vínculos entre las diferentes áreas que le dan al jardín un ritmo elegante y tranquilo “Un hermoso jardín que hace un cambio importante y duradero en el paisaje en el que se encuentra. "Demostrando una plantación exquisita con textura, atmósfera y una gran sinergia de materiales, se ajusta perfectamente a su entorno y se ve maravilloso todo el año".

Y ciertamente es así. No en vano, el jardín estaba inspirado en el Weald (área boscosa entre el norte y el sur de Downs en el sureste de Inglaterra) y creado con plantación que evoca los campos del paisaje circundante, incorporando mucho color y aroma en verano. Marian Boswall reconoce que está encantada de que los jueces fueran capaces de descubrir cómo en Reighton Wood ella había dejado su impronta, que consiste en diseñar conectando con la tierra y crear espacios con valor a largo plazo que encajen bien en su entorno.


Marian Boswall y el entorno de los jardines

Marian Boswall es particularmente conocida por crear hermosos espacios a menudo en lugares notables. Trabaja como asesora de jardines en varios jardines, fincas y fideicomisos importantes, y escribe una columna regular para Listed Heritage (la revista para "Listed Buildings"). También es directora de la Junta de BALI (la Asociación Británica de Industrias del Paisaje).

En 2004 estableció su estudio de diseño de jardines en Kent, donde un pequeño equipo de arquitectos paisajistas y horticultores trabaja en todo el Reino Unido en proyectos que van desde grandes fideicomisos y propiedades abiertas al público, hasta jardines privados más pequeños.


©Jason Ingram


En su currículo hay que destacar que sus diseños están orientados a crear biodiversidad y conservar hábitats. Además, sus esquemas de siembra se basan en las comunidades de plantas que se encuentran en la naturaleza del área local donde se ubica el jardín a diseñar.

Ese principio básico significa que Marian Boswoll suele “preparar la escena” para poder integrar el jardín en el paisaje. De hecho, en esta ocasión también quiso “capturar el espíritu del lugar” y pasó unos cinco días en la zona, paseando y dibujando bocetos para captar impresiones y la atmosfera que envuelve todo lo que rodea a esa casa contemporánea revestida de madera.

Buscando la conexión con la tierra

Reighton Wood Garden está ubicado en Kent y en esa propiedad viven Robyn Reeves, botánica, su esposo Mark y sus tres hijos. Robyn y Marck Reeves querían unir los elementos de la casa y el jardín, para vincular el jardín con el bosque y el campo. Un trabajo muy a la medida de Marian Boswall, que supo integrar la casa en el paisaje, una casa que, comenta ella misma, parecía que había caído del cielo sin ninguna conexión con la tierra.


©Jason Ingram


Ella y Robyn Reeves se conocieron cuando Robyn se inscribió en uno de los cursos de diseño de Marian, y parece ser que este jardín ahora cubierto de árboles, arbustos, plantas vivaces y bulbos es el resultado de esa amistad, del consenso en cuanto a la selección de especies se refiere.

El jardín, de alrededor de 8.000 m2, era un lienzo en blanco con suelo de pesada arenisca verde (Gault clay), pero Marian supo aprovechar al máximo las vistas desde la casa, mejoró el drenaje del suelo para poder crear un jardín en el que sembrar plantas atractivas para los polinizadores, y las hortalizas que querían cultivar los propietarios. Marian trabajó junto al arquitecto Derek Rankin (RX Architects), quien estaba remodelando la propiedad en integrando una extensión para orientar la casa hacia el valle.


Reighton Wood Garden

El campo se transformó en un jardín con praderas rectangulares de varios tamaños y camas plantadas abundantemente. Las camas están franqueadas por caminos de grava y alineaciones de árboles que permiten las vistas del campo en la lejanía.

En el caso de la piscina, puesto que se quería crear un espacio más cerrado sin ocultar la vista, construyeron una pérgola de roble sobre el camino de grava que transita entre el lado de la casa y el final de la piscina.


piscina, tarima madera y hamaca de madera
©Jason Ingram


Desde aquí se enlaza al camino que lleva hacia las camas rectangulares de hortalizas que se encuentran más allá de la piscina, hacia un prado de flores silvestres y una pasarela que cruza un gran estanque y conduce a un antiguo bosque de 81 hectáreas.

En invierno, la plantación formal con alineaciones de carpes (Carpinus betulus) entrelazados -que cambian de forma, pasando de cubos a rectángulos- dividen el jardín y dirigen la vista a los bosques circundantes y el paisaje del campo. Como contrapunto a esa formalidad, la plantación inferior incluye arcos de Filadelphus ‘Belle Étoile’ e Hydrangea quercifolia.


alineaciones de carpes (Carpinus betulus) en invierno
©Jason Ingram


Durante todo el año, los cubos de boj (Buxus sempervirens) y los rectángulos de tejo (Taxus baccata) sostienen la plantación herbácea. En verano, la plantación topiaria está casi engullida por un mar de flores y el follaje, mientras que en invierno los protagonistas son las formas de hoja perenne, cuya solidez se refuerza con los tallos y cabezas de semillas de gramíneas ornamentales (Pennisetum y Miscanthus) y herbáceas vivaces posicionadas para que puedan atrapar la luz del sol de invierno.

De hecho, amontonó parte de la plantación en camas en la parte frontal y lateral de la casa, en parte para ocultar detalles del jardín más amplio y, de este modo, descubrirlo gradualmente cuando el visitante llega y camina por el sitio, pero también para levantar esos tallos de invierno y cabezas de semillas permitiendo que con ello puedan atrapar la luz, una función vital de las gramíneas ornamentales y herbáceas durante la estación invernal.

A medida que el jardín madura, Marian visita regularmente al propietario para revisar el progreso. Incluso, ofrece un servicio de tutoría que permite la revisión continua de las áreas y corregir detalles como el recubrimiento del estanque. 

Comenta Marian con orgullo que el hecho de que las plantas hayan sabido salir con éxito de la sequía que sufrieron los jardines británicos el pasado verano; o el largo, frío y húmedo invierno que le precedió, deja testimonio de la calidad de la preparación del terreno, la selección de plantas y el adecuado mantenimiento. Y es que, ese éxito es, al fin y al cabo, el verdadero éxito de un buen jardín, ese, y que los propietarios lo disfruten, claro.


senderos jardin
©Jason Ingram

alineaciones de carpes
©Jason Ingram

  ©Jason Ingram

plantación en masa flores
©Jason Ingram

©Jason Ingram

©Jason Ingram

casa de madera y jardin
©Marian Boswall

pérgola de madera y allium
©Marian Boswall

©Marian Boswall

©Jason Ingram

©Marian Boswall

paisaje prestado
©Jason Ingram

Fotos e información: marian boswall y jason ingram