The Mid-Century Modern Garden: jardines para vivir



Las vanguardias surgidas en el período de entreguerras (1918-1938) trajeron consigo una renovación de las formas estéticas que daría forma al siglo XX. A mediados del siglo XX, cuando el concepto de “vida al aire libre” tuvo su renacimiento, las casas borraron las divisiones entre el interior y el exterior, creando jardines para vivir, un estilo que inspiró los jardines contemporáneos de todo el mundo.




Publicidad

La autora de The Mid-Century Modern Garden, Ethne Clarke, recorre con audacia en este libro la evolución de esa tendencia, situándola en el contexto más amplio de la historia del jardín, para vincularla después al diseño contemporáneo.




De este modo, el libro se convierte en una guía para quienes buscan enfoques arriesgados para redefinir su espacio al aire libre, o quienes desean conocer mejor la historia del movimiento moderno en el diseño que surge en ese periodo (1940-1970) y bautizado como el Mid-Century Modern (MCM), en el que algunos propietarios y diseñadores de paisajes usaban los espacios al aire libre para reproducir la estética arquitectónica e interior de las casas.

En los jardines de las casas de mediados de siglo, era habitual ver cómo los árboles y arbustos se convertían en elementos arquitectónicos, al tiempo que las camas de plantación repetían líneas geométricas. En ocasiones eran verdaderas habitaciones al aire libre.




Hay quien define el libro de Ethne Clarke como un híbrido de sus dos pasiones: la historia del jardín y la jardinería. Y creo que es una apreciación bastante acertada. 

Periodista, editora, conferenciante y autora de una serie de libros sobre jardinería práctica, diseño e historia del paisaje, Clarke, nacida en Illinois, Estados Unidos, ha trabajado en Inglaterra durante casi treinta años y en cuatro zonas climáticas de Estados Unidos. En la actualidad vive en Colorado Springs, donde imparte conferencias sobre etnografía de paisajes y jardines en el departamento de Artes Visuales y Escénicas de la Universidad de Colorado.





El libro está escrito en inglés, pero simplemente a través de las imágenes deja ver hasta qué punto es difícil evitar la estética de ese movimiento moderno de mediados de siglo XX en el diseño contemporáneo. 

En la primera parte se muestra el contexto y evolución de ese estilo, desde las "casas usonianasde Frank Lloyd Wright -viviendas unifamiliares construidas en madera y asequibles para el estadounidense medio en la década de 1930-, hasta el arquitecto Cliff May y la "casa de ensueño" de la posguerra, la casa estilo rancho (California Ranch House) de la que fue constructor, promotor y pionero.

La segunda parte se centra en interpretaciones clásicas y contemporáneas de los jardines excepcionales de todo el mundo, mostrando cómo se pueden aplicar los mismos principios a los espacios exteriores de ahora, teniendo en cuenta conceptos como la sostenibilidad y el diseño. A los numerosos consejos de Clark se unen unas fotografías realmente inspiradoras.




Para Clarke, el inconveniente del diseño de jardines del mediados del siglo XX está en el hecho de que su enfoque en el paisajismo y mantenimiento mínimo trajo consigo una paleta de siembra muy limitada, que no permitía a los propietarios de los jardines conectar con la belleza que ofrece el mundo vegetal y el placer de practicar la jardinería. 

Consigue suavizar esa tendencia, identificando una estética moderna amante de las plantas en movimientos como el New Perennial surgido en Holanda, y en la filosofía de plantación (planta adecuada en el lugar adecuado) de Beth Chatto y su icónico jardín de grava.




Ethne Clark consigue encontrar el nexo de unión entre las diferentes interpretaciones del jardín moderno, argumentando que en ambos casos el diseño persigue y fomenta "alegría por vivir, entusiasmo por el futuro y conciencia social de la vida comunitaria y familiar". 

La selección de jardines y casas (o viceversa) y las extraordinarias fotografías e ilustraciones son la guinda de este libro, que comienza en el periodo del New Deal del presidente Roosvelt; camina por la época en la que la publicidad vivía su edad de oro en Estados Unidos y el "American way of life" se vendía sin dificultad; se acerca a Inglaterra y a otros países del norte de Europa para buscar la forma moderna de interpretar el paisajismo y el diseño de plantación de jardines durante ese periodo; y termina en unos jardines cada vez más conectados con la naturaleza. Una locura de recorrido. Para mi, un maravilloso libro.









PUEDE INTERESARTE


      


EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA