Flores japonesas de primavera y otoño, frutas y hierbas

Spring and Autumn Flowers, Fruits, and Grasses (Detalle otoño) Periodo Edo • Kimbell Art Museum



En Japón, las personas han atesorado durante mucho tiempo los encantos de las cuatro estaciones y han cultivado su amor por la belleza de la naturaleza. La primavera y el otoño, con su agradable clima, y sus hermosas flores y follaje, son particularmente queridos por los artistas, quienes han expresado su belleza en la pintura y la poesía.


Un buen ejemplo lo encontramos en los artistas de Rinpa, quienes consideraron la expresión de las estaciones como un tema importante, describiendo delicadamente las flores y otras características estacionales, para lo que utilizaban una gran variedad de técnicas.

En realidad, Rinpa no era una escuela formal, sino una tradición artística de gran influencia en Japón desde finales del siglo XVI, y representa la expresión más completa del enfoque altamente decorativo de la pintura de naturaleza de Japón.

Fue fundada en el periodo Momoyama (1573-1615) por el calígrafo Hon'ami Koetsu y el diseñador y pintor Tawaraya Sotatsu, y se perpetuó en el periodo Edo por Ogata Korin, su hermano Kenzan y varios seguidores. Los clientes habituales de Rinpa provenían de la corte y de las clases comerciantes ricas de Kioto y Edo (Tokio).


Flores de primavera y otoño, frutas y hierbas

Este par de pantallas de seis pliegues que muestro hoy representa plantas y flores de temporada (primavera y otoño) y lo hace al más puro estilo de pintura Rinpa, en el que se combinan elegantes patrones decorativos con colores llamativos y detalles naturalistas. Están datadas en el siglo XVIII -Período Edo (1615-1868)- y cada una de ellas tiene unas dimensiones de 155,9 x 362,3 cm. y forman parte de la colección del Kimbell Art Museum en Texas, Estados Unidos.

Ambas pantallas estaban completamente cubiertas de pan de oro y, luego, se usaron pigmentos minerales para pintar las flores, frutas y hierbas sobre esa lámina de pan de oro. Una maravilla ver el riguroso realismo de las flores individuales gracias a esa técnica.

A la derecha, la glicina (Wisteria), la hortensia (Hydrangea), las glorias de la mañana (Ipomoea) y las malvarrosas (Alcea) representan la primavera y la transición al verano, mientras que el mijo japonés (Echinochloa frumentacea), la berenjena (Solanum melongena), el trébol (Trifolium), los crisantemos (Chrysanthemum) y las uvas (Vitis) a la izquierda sugieren finales de verano y otoño. 


Spring and Autumn Flowers, Fruits, and Grasses (Primavera) • Kimbell Art Museum

Spring and Autumn Flowers, Fruits, and Grasses (Otoño) • Kimbell Art Museum


Además, los ricos y brillantes colores minerales y las sutilezas de una técnica llamada tarashikomi, que mezcla tinta con pigmentos para producir un efecto de charco, realzan la elegante decoración que otorga a estas pantallas su carácter distintivo.

Mañana estrenamos el mes de noviembre. Si tenemos en cuenta el calendario, no cabe duda de que ya estamos en otoño, aunque a veces parece que sea primavera, incluso verano por esta zona, pero eso nada tiene que ver con el arte, sino con el cambio climático.

Lo cierto es que, una vez que llega, el otoño ofrece una gran variedad de escenas para todos los artistas: paisajes inundados de follaje otoñal y la mágica luz de los atardeceres. Son posibilidades infinitas para los artistas de representar emociones, unas posibilidades que supieron aprovechar bien los artistas de Rinpa en Japón.


Spring and Autumn Flowers, Fruits, and Grasses (Detalle otoño) • Kimbell Art Museum





PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA