Un universo de coloridos arces para las cuatro estaciones

Acer palmatum 'Skeeter's Broom' | © Fernando Ruz


El otoño es el punto culminante de la temporada de los arces, especialmente con los colores brillantes de los arces japoneses, pero lo cierto es que hay arces para todas las estaciones.

Los arces (nombre científico Acer) son principalmente árboles y arbustos caducifolios, con hojas pareadas, a menudo lobuladas, y pequeños frutos alados (sámaras). Son valorados por su atractivo y distintivo follaje que se presenta en una gran variedad de matices. Muchos producen vibrantes colores otoñales, otros también lo hacen en primavera e incluso en verano, y también destacan en invierno aquellas especies con vistosos tallos y cortezas ornamentales.


Género Acer

El género Acer pertenece a la familia Sapindaceae. Existen 150 especies y 60 subespecies aceptadas que crecen silvestres en Europa, el norte de África, Asia y América del Norte.


Acer palmatum 'Takinogawa' | © Fernando Ruz


Aunque el género es fácilmente reconocible, en realidad es muy polimorfo. En primer lugar, las hojas varían de simples a pinnadas y palmeadas. Incluso en el mismo individuo, las hojas de los arces suelen presentar una gran variabilidad de forma y tamaño. Sin embargo, más importante que las hojas para la clasificación de los taxones, es la gran variabilidad de las inflorescencias, flores, frutos.

Lógicamente, esta enorme versatilidad de los arces ha atraído la atención de los botánicos, lo que ha llevado a un gran número de monografías y artículos científicos que han contribuido al conocimiento actual del género. No obstante, los expertos consideran que, a pesar de este amplio conocimiento, especialmente en comparación con el de muchos otros géneros de plantas leñosas de la zona templada, todavía hay muchas lagunas y preguntas sin respuesta.


Acer palmatum 'Takinogawa' | © Fernando Ruz



Arces en la jardinería pública y privada

Pero nosotros hoy nos vamos a quedar con aquellos datos conocidos sobre los arces desde el punto de vista de la horticultura ornamental.

Del género Acer se cultivan para jardín numerosas especies, además de sus cultivariedades e híbridos, que son estimadas principalmente por su valor ornamental, sobre todo por las tonalidades rojas de sus hojas en otoño; también como árboles de sombra o bonsáis y, ocasionalmente, como especies forestales.


Acer platanoides (abril) | © Fernando Ruz


Son esos arces que vemos en muchos parques y jardines públicos; los que se cultivan en pequeños, medianos o grandes jardines privados; y también los que se plantan en contendedores para poder disfrutarlos en balcones y terrazas.

Efectivamente, hay arces para todos los gustos y para diferentes situaciones. Los arces más grandes se convierten en excelentes ejemplares para jardines medianos y grandes, mientras que los populares arces japoneses, al ser árboles más compactos, a menudo de porte arbustivo, son adecuados para los jardines más pequeños y para el cultivo en contenedores. Hoy quería echar un vistazo al universo de los arces agrupándoles en función de esas dos características.



ARCES MÁS GRANDES


Son ideales para crear sombra en un jardín arbolado y una buena opción para jardines más grandes, ya que necesitan espacio adecuado para crecer de manera uniforme.

En este grupo se encuentran arces cultivados de especies como Acer Nigrum, A. davidii, A. griseum y A. negundo. También se incluyen en este grupo especies ibéricas como Acer platanoides, A. pseudoplatanus, A. campestre, A. opalus, A. monspessulanum, muchos de ellos habituales en nuestros parques y jardines públicos.


Acer platanoides, un amanecer de otoño con niebla en RHS Garden Rosemoor | ©RHS / Clive Nichols

Corteza de Acer griseum | © Fernando Ruz


Se trata de árboles que alcanzan desde 12 a 20 metros de altura, a menudo con corteza marcada o pelada de forma atractiva, que les da un interés especial durante el invierno.

El follaje puede ser especialmente atractivo al emerger la primavera y, nuevamente, a menudo tienen un color espectacular antes de caer el otoño.


Acer rubrum • © Fernando Ruz

Acer rubrum | © Fernando Ruz


Funcionan mejor en un suelo ligeramente ácido, aunque crecen bien en la mayoría de los suelos siempre, que no estén demasiado húmedos o secos. Una posición al sol o sombra ligera es adecuada. Una vez establecidos requieren poca atención y apenas necesitan poda. Se propagan comercialmente por injerto.

Precisamente en este grupo se incluiría el famoso arce azucarero (Acer saccharum), el emblema de Canadá, que, como algunos otros arces, produce una savia dulce que se hierve para producir jarabe de arce.



ARCES JAPONESES



Hay mucho que aprender sobre los arces japoneses, ya que este grupo diverso de árboles ornamentales ofrece una amplia selección de tamaño, color, forma, follaje y posibles usos. Dependiendo del tipo, algunos son claramente erguidos, mientras que otros se extienden más e incluso en el caso de los pequeños árboles, de no más de 2 metros de altura, caen en cascada.

Son los más adecuados para jardines pequeños y para cultivar en terrazas o patios. En este grupo se incluyen los arces cultivados de especies como Acer palmatum y sus numerosas cultivariedades; y A. japonicum.

En todos los casos, agregan una belleza siempre cambiante a cualquier jardín, creando un paisaje cubierto de hojas, a veces finamente divididas, de color carmesí, rojo, naranja, amarillo, verde o morado. Pero el colorido follaje no solo se da en otoño, ya que existen muchos cultivares con vistosas hojas de color rojo brillante, amarillo melocotón o rosado en primavera (Acer palmatum 'Chitose-yama' y Acer palmatum 'Katsura' son un buen ejemplo), incluso algunas ofrecen interesante follaje en verano. Las flores, que surgen en primavera, son rojas y le siguen frutos de color verde en otoño.


Acer palmatum 'Chitose-yama' en RHS Garden Rosemoor | ©RHS/Clive Nichols

Acer palmatum 'Katsura' | © Fernando Ruz

El sistema de raíces no invasivo de los arces japoneses tiene claras ventajas sobre otros árboles. Se pueden plantar donde el espacio es limitado, o como un acento para el césped o paisaje. Pueden servir como punto focal, y son especialmente adecuados para plantarse en un contenedor o usarse para acentuar una entrada.

Una vez que hemos elegido la variedad que más se ajusta a la ubicación que queremos darle, los arces japoneses son muy fáciles de cuidar.  La fecha ideal para plantarlos está de octubre a marzo, situándolos mejor en una posición fresca. Dependiendo de la variedad, los arces japoneses se pueden cultivar a la sombra, o el sol de la mañana y la sombra de la tarde. Funcionan bien en suelos arenosos y en los arcillosos. Necesitan un riego regular, pero siempre que tengan buen drenaje, porque no soportan crecer en suelos encharcados. Si utilizamos fertilizante, tiene que ser bajo en Nitrógeno.

Los vientos fríos y cargados de escarcha a finales del invierno y principios de la primavera pueden quemar las hojas jóvenes, por lo hay que evitar una posición donde el sol de la mañana los golpee después de una noche con helada.


Acer palmatum 'Chitose-yama' y Gunnera manicata en RHS Garden Rosemoor | © RHS / Clive Nichols


Generalmente necesita poca poda, ya que forman naturalmente un marco bien ramificado y, de hecho, se pueden estropear con una poda más severa. No obstante, una poda ligera ayudará a que crezcan más rápido. A finales del invierno o principios de la primavera se deben eliminar los brotes enfermos, dañados, congestionados o cruzados. Los brotes que crecen en direcciones no deseadas también se pueden eliminar. En cualquier caso, el truco principal es nunca cortar más del 45% del árbol.

Se puede cultivar a partir de semillas, pero generalmente se compran como árboles injertados.


Acer palmatum 'Elegans' en RHS Garden Wisley | © RHS / Jason Ingram


Todo un universo de plantas, arboles y arbustos altas y bajos, con follaje más o menos colorido, capaces de ofrecer una buena sombra o llenar de belleza cualquier espacio. Son muchas las posibilidades de elección y seguro que tenemos alguna que se ajuste a nuestras necesidades. Habrá que verlo con más detalle en otra ocasión.


Acer palmatum 'Takinogawa' | © Fernando Ruz

Acer palmatum 'Soho-Nomura' | © Fernando Ruz

Acer palmatum 'Skeeter's Broom' (octubre) | © Fernando Ruz

Arces en Wakehurst Place Garden | © Clive Nichols




PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA