Kenroku-en, el jardín paisajístico más bello de Japón




Un pino con 40 raíces levantadas a unos 2 metros del suelo, una linterna japonesa de dos patas, estanques, colinas, casas de té y los seis atributos de un buen jardín. Un excelente jardín paisajístico de estilo japonés creado con el fin de poder disfrutar de las cuatro estaciones siempre cambiantes en un lugar por el que se puede pasear. Kenroku-en está considerado como uno de los tres grandes jardines de Japón y razones para ello no le faltan.

Kenroku-en está ubicado en el centro de la ciudad de Kanazawa, en la prefectura de Ishikawa. Fue construido en el período Edo (1603-1868) para el clan Maeda daimio (el soberano feudal más poderoso desde el siglo X al siglo XIX dentro de la historia de Japón) y solía ser el jardín del castillo de Kanazawa, la residencia de la familia Maeda. El jardín, que cubre más de 11 hectáreas, se desarrolló como un jardín típico daimio (pensado para el recreo de señores feudales) a lo largo de sucesivas generaciones (1620-1840) y se completó después de más de 200 años de trabajo.




El jardín reúne elementos de agua, puentes, casas de té, árboles, arbustos, flores, piedras, miradores y rincones ocultos por descubrir. Junto con el Jardín Kairakuen en la ciudad de Mito y el Jardín Korakuen en la ciudad de Okayama, Kenrokuen está considerado uno de los tres grandes jardines de Japón.


Seis atributos de un jardín perfecto

Según el antiguo libro chino sobre la teoría del paisaje, debe haber seis cualidades sublimes diferentes a las que un jardín puede aspirar para considerarse un jardín perfecto. Agrupados en sus pares complementarios tradicionales son: amplitud y aislamiento; artificio y antigüedad; cursos de agua y amplias vistas.




No es fácil encontrar un jardín que reúna esos seis atributos deseables, pero el nombre "Kenroku-en" significa literalmente "jardín que combina seis características" y es obvio que dieron ese nombre al jardín porque habían puesto todo el empeño en que alcanzara la excelencia.

Amplitud y aislamiento

El jardín combina estas dos características que no podrían darse de forma natural. Muchas áreas abiertas a gran escala que ofrecen vistas tranquilas e ininterrumpidas de luz brillante que niegan toda privacidad. Sin embargo, existen numerosos pequeños rincones y grietas repartidos por el jardín.

Artificio y antigüedad

Kenroku-en es un jardín formalmente esculpido, sin embargo, los defectos del artificio, las rocas desgastadas cuidadosamente colocadas y los árboles envejecidos ingeniosamente entrenados han crecido juntos de forma natural.

Cursos de agua y vistas

Los cursos de agua incluyen estanques y fuentes. Aunque el agua hay que buscarla en las tierras bajas, los huecos y surcos de la tierra; y las amplias vistas las encontramos en tierra altas, el jardín resolvió este conflicto uniéndolos en un solo lugar, desde donde es posible avistar dunas, montes y colinas.


Los árboles y otras plantas

El jardín alberga aproximadamente 8.750 árboles y 183 especies de plantas en total. Camelias, azaleas, iris, nenúfares, cerezos, callicarpas y acebos son algunas de ellas.

En invierno llama la atención el Pino Karasaki, un pino negro japonés (Pinus thunbergii) con extensas ramas que en invierno están sostenidas por cuerdas en forma de paraguas para proteger las ramas de la rotura por nieve. Ver más aquí: Yukitsuri y otras técnicas japonesas para proteger los árboles en invierno.





Pero si hablamos de árboles, la estrella del jardín es, sin lugar a duda, Neagari-no-Matsu, el pino de raíces alzadas. Un pino inusual plantado hace más de 100 años que muestra más de 40 raíces grandes y pequeñas elevadas a unos 2 metros del suelo. La técnica utilizada consistió en plantar el árbol en un montículo de tierra elevado, y una vez que las raíces se volvieron lo suficientemente fuertes se eliminó la tierra dejando las raíces expuestas. Espectacular.


Otros elementos del paisaje

Existen diversos estanques, entre los que destaca el Estanque Kasumiga-ike, el más grande del jardín, con una superficie de 5.800 metros cuadrados y 1,5 metros de profundidad en el punto más profundo. Para cumplir bien los atributos de un buen jardín paisajístico, a su alrededor la vista de los visitantes alcanza a hermosos paisajes como la colina Sazae-yama, la casa de té Uchihashi-tei, la linterna de piedra de dos patas Kotoji, el puente Niji-bashi, el pino Karasaki y la isla Horai.  En el centro del estanque Hisago-ike se encuentra una pagoda de 4,1 metros de altura.




No podían faltar los puentes. Gankou-Bashi es un puente hecho con 11 piedras rojas tomuro, piedras tipo andesita que proceden de las canteras de piedra del Monte Tomuro, ubicadas cerca de Kanazawa, y que fueron una valiosa fuente de piedras de construcción desde el final de la era Sengoku. Desde el puente Hanami-Bashi se disfruta de la excelente vista de las flores de cerezo, iris y azalea, según la temporada, a lo largo de los arroyos.





Hay otras tres casas de té y un monumento Meijí que consiste en una estatua de 5 metros de altura de Yamatotakeru-no-Mikoto (el héroe legendario). No faltan tampoco fuentes, canales de agua, cascadas y otros elementos característicos de los jardines japoneses.

Las fotos nos invitan a dar ese largo paseo para el que fue ideado este jardín, al tiempo que nos permiten encontrar algunas de esas 6 sublimidades que le dieron nombre a este majestuoso jardín. 
























fotoS flickr



PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado

INSTAGRAM