Vista de la fachada sur del Museo del Prado, desde el interior del Jardín Botánico

Vista de la fachada sur del Museo del Prado, desde el interior del Jardín Botánico, hacia 1835 | Jose María Avrial y Flores | © Museo del Prado


En ocasiones veo flores (…) y en esta pintura que representa la arquitectura del Museo del Prado en Madrid, también. Al fin y al cabo, el artista nos presenta la fachada sur del museo (la de la Plaza de Murillo) vista desde el interior del Real Jardín Botánico, ambos creados por orden del rey Carlos III. Eran los tiempos de “el Mejor Alcalde de Madrid”.


El Prado Viejo, lo que hoy conocemos como Paseo del Prado, era un terreno sucio, fangoso y desigual que Carlos III, conocido como “el Mejor Alcalde de Madrid”, transformó en una de las zonas más bellas de la ciudad. Tras la apertura, Carlos III ennobleció el Paseo del Prado con edificios neoclásicos, convirtiéndolo en una zona científica, símbolo de la Ilustración y, más tarde, zona de paseo de los madrileños. Mandó construir el Museo de Ciencias Naturales (hoy Museo del Prado) y el Observatorio Astronómico, junto al Retiro. Fundó el Jardín Botánico y también mandó levantar la Fuente de la Alcachofa en Atocha y las cuatro fuentes delante del Jardín.


Vista de la fachada sur del Museo del Prado, desde el interior del Jardín Botánico (detalle) | © Museo del Prado

Vista de la fachada sur del Museo del Prado, desde el interior del Jardín Botánico (detalle) | © Museo del Prado


Carlos III dio orden de trasladar el Jardín Botánico se desde la Huerta de Migas Calientes al Paseo del Prado en 1774. Francisco Sabatini -arquitecto del Rey- y Juan de Villanueva fueron los encargados del proyecto y el jardín se inauguró en 1781.   

Respecto al Museo del Prado, en realidad no fue concebido por Juan de Villanueva en 1785 como un espacio expositivo de pinturas sino como un complejo de "tres edificios en uno", destinado a Museo de Historia Natural, Academia de Ciencias y Sala de Juntas Académicas. El edificio abrió sus puertas ya como museo de pinturas 34 años después.



“Vista de la fachada sur del Museo del Prado, desde el interior del Jardín Botánico”

Y en ese entorno que aún se puede disfrutar en la ciudad de Madrid, nos detenemos hoy para apreciar las plantas que florecían a principios del siglo XIX en el Real Jardín Botánico, al menos las plantas que crecían en la entrada de la Plaza de Murillo, y lo haremos gracias a “Vista de la fachada sur del Museo del Prado, desde el interior del Jardín Botánico” un óleo sobre lienzo pintado, hacia 1835, por José María Avrial y Flores (Madrid, 1807-1891), pintor paisajista y perspectivista que cultivó la escenografía y las decoraciones efímeras para fiestas y solemnidades civiles y religiosas.

En sus vistas urbanas, José María Avrial y Flores solía describir los monumentos con gran calidad y fidelidad, algo lógico teniendo en cuenta su formación neoclásica. Pero en esta pintura de Avrial, que se encuentra en la sala O75 del Museo del Prado, Javier Barón Thaidigsmann, Jefe de Conservación de Pintura del Siglo XIX del museo, destaca que el carácter anecdótico y pintoresco de las figuras, así como el fuerte contraste entre luces y sombras, le aproximan ya al Romanticismo, movimiento artístico y literario que apareció al final del siglo XVIII y principios del XIX, que dio fuerza, emoción, libertad e imaginación a la clásica corrección de las formas del arte que proponía el Neoclasicismo.


Vista de la fachada sur del Museo del Prado, desde el interior del Jardín Botánico (detalle) | © Museo del Prado


La escena me resulta familiar. Trabajé muchos años frente al parque del Retiro y a poco más de 100 metros de la Plaza de Murillo y he pasado por allí millones de veces. Pero eso fue hace mucho tiempo y, también, mucho después (…) de la época en que se sitúa esta pintura, por lo que no resulta muy sencillo reconocer todas las especies botánicas que se aprecian en el cuadro (y a los personajes tampoco, claro…).

Con alguna que otra ayuda, podría decir que se pueden ver malvas reales (Alcea rosea) con flores de color rosa y blanco; alguna especie de Ipomoea con flores azul y rosa; se aprecian las flores rosa oscuro de Rosa x centifolia; las flores rojas podrían ser de peonías (Paeonia sp.); también parece haber alelíes (Mathiola incana) con flores de color rosa pálido, azul pálido y azul oscuro. El verde lo ponen plantas como la hiedra (Hedera helix) que aparece trepando por el árbol; plátanos de sombra (Platanus sp.) y posiblemente yucas (Yucca sp.). Falta alguna especie más, pero si logro identificarlas, lo añadiré aquí.


Vista de la fachada sur del Museo del Prado, desde el interior del Jardín Botánico (detalle) | © Museo del Prado




PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado

INSTAGRAM