Rubens Peale con un geranio

‘Rubens Peale with a Geranium’ (Detalle) | Rembrand Peale, 1801 | © National Gallery of Art, Estados Unidos


Hay pinturas que al descubrirlas te seducen y, poco después, te hipnotizan. O tal vez sea a la inversa. Lo cierto es hace tiempo conocí esta pintura de Rembrandt Peale, en la que retrata a su hermano, Rubens Peale, con un geranio (Pelargonium), el primer espécimen de esta planta exótica que se había cultivado en el Nuevo Mundo, al menos eso creían ellos.


Rubens Peale with a Geranium es un retrato realizado en 1801 y firmado por Rembrand Peale, hijo del pintor y naturalista estadounidense Charles Willson Peale, considerado el fundador del primer gran museo de Estados Unidos, el Peale Museum de Baltimore. Charles Willson Peale Bautizó a la mayoría de sus diecisiete hijos con nombres famosos artistas y científicos y, aunque fue el iniciador de toda una tradición pictórica familiar, entre todos los homónimos de los hijos e hijas y sus carreras adultas no siempre existieron coincidencias.

Mientras que Rembrandt Peale (1778-1860) se convirtió en pintor y retratista, su hermano Rubens Peale (1784-1865), que se presenta en esta pintura a la edad de diecisiete años, ya había demostrado sus habilidades como naturalista desde niño y estaba más interesado en la botánica que en el arte. Lo cierto es que no lo tuvo fácil, ya que creció con una delicada salud -era débil y pequeño para su edad, además de tener problemas con la vista- lo que le exigía mantenerse lo mas alejado posible de la luz del sol, por lo que no le estaba permitido jugar en la calle con otros niños. Eso era lo que le había recomendado el médico de familia, al parecer, con poco acierto.

Pero la vida restringida de Rubens cambió para mejor cuando, al regresar de la escuela, le informaron de que el médico de familia había fallecido. La noticia le hizo saltar de alegría por el salón. Después salió al jardín, cogió una regadera y comenzó a regar sus plantas, algo que tenía prohibido. Con el tiempo, su fuerza y salud fueron mejorando y acabó teniendo un éxito notable en el cultivo y cuidado de plantas y animales.


‘Rubens Peale with a Geranium’ | Rembrand Peale, 1801 | © National Gallery of Art, Estados Unidos


Rubens Peale con un geranio

Rubens Peale with a Geranium está considerado como ejemplo supremo del naturalismo no afectado que tipificó la madurez temprana de Rembrandt Peale. Tenía veintitrés años cuando pintó este cuadro, un retrato en el que supo combinar un dibujo firme y claro, con un color cuidadosamente modulado y una intensa atención a los detalles.

El cuadro está pintado en Filadelfia y el trabajo podría describirse como un doble retrato porque, además de su hermano, aparece ese geranio, que, con mayor o menor acierto, era conocido por ser el primer espécimen de esta planta exótica que se haya cultivado en el Nuevo Mundo. El geranio en cuestión se había convertido en el triunfo hortícola de su hermano Rubens Peale, y en esta pintura la planta está tratada con la misma de dedicación que su hermano puso en cultivarla.

A pesar de que existía el antiguo mito de que el geranio de Rubens fue el primero importado a Estados Unidos, lo cierto es que los historiadores recientes creen que las semillas de geranio (Pelargonium) fueron importadas y cultivadas antes de que Rubens Peale lograra que prosperase en 1801, una época en la que hacía furor el cultivo de plantas ornamentales en Europa, particularmente en Inglaterra.


‘Rubens Peale with a Geranium’ (Detalle)| Rembrand Peale, 1801 | © National Gallery of Art, Estados Unidos


Los geranios (Pelargonium) se importaron por primera vez de Sudáfrica a Europa a principios del siglo XVIII. Para distinguir este tipo de geranio de las otras plantas de la familia Geraniaceae que eran nativas de Europa o América del Norte, el botánico francés L’Héritier de Brutelle estableció el género Pelargonium en 1787. Las plantas se introdujeron en la horticultura norteamericana a mediados de la década de 1780 y se hicieron cada vez más populares a principios del siglo XIX.

En la pintura se observa una especie de Pelargonium (se cree que podría ser Pelargonium Waterloo) cuyas hojas se presentan algo mustias, una de ellas está caída, y la planta algo desgarbada, como insinuando la lucha de Rubens Peale para obtener floración de ese geranio de flores escarlata que había cultivado a partir de semillas. No es para menos, era todo un logro y había que darle su protagonismo, algo muy común en aquella época de furor hortícola.

Aunque me he detenido en algunas curiosidades acerca de ese geranio y su joven cultivador, lo cierto es que lo que me cautivó (e hipnotizó) fue el trabajo de Rembrant Peale, presentando en este cuadro una imagen de su hermano que sugieren timidez, modestia y orgullo. Una obra que se ha mantenido como una de las pinturas más originales en la historia del arte estadounidense, y que se conserva en la National Gallery of Art de Washington. 



PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA