Skimmia japonica, una planta rústica y de bajo mantenimiento para las cuatro estaciones

Skimmia japonica 'Miracle'



Si buscamos una planta rústica, de bajo mantenimiento, con una larga temporada de interés, que crezca bien a la sombra, tanto en el jardín como en la terraza; que luzca bien todo el año y tenga flores fragantes que atraen polinizadores, Skimmia japonica (esquimia) puede ser nuestra elección.



Genero Skimmia

El género Skimmia es nativo de Asia tropical y Asia templada. Pertenece a la familia Rutaceae y lo integran 7 especies aceptadas de arbustos compactos de hoja perenne de crecimiento lento, que pueden alcanzar hasta 1,2 metros de alto. Tienen hojas simples y aromáticas, e inflorescencias dispuestas en panículas compuestas terminales de pequeñas flores blancas o amarillentas, a veces teñidas de rosa, que resultan muy atractivas para las abejas. La mayoría tiene flores masculinas y femeninas en plantas separadas. En las formas femeninas, las flores están seguidas de bayas de color rojo brillante, que son tóxicas.


Skimmia japonica 'Exstase'

Flores de Skimmia japonica 'Rubella' | Flickr

Skimmia japonica


Pero antes de que abran las flores de las esquimias, podemos disfrutar también de los decorativos botones florales de color rojo, que contrastan perfectamente con el follaje y suponen una atractiva adición al jardín desde finales de otoño hasta la floración en abril, lo que hace de esta planta una excelente elección para los diseños de plantación de jardines de invierno.

La especie más utilizada para cultivo en jardines es Skimmia japonica, nativa de Japón y de la que se han obtenido numerosos cultivares, que se diferencia en el color del botón floral; el color de la hoja, que puede presentarse en verde o variegada; y la forma más o menos compacta de la planta.



Cultivares de Skimmia japonica



Skimmia japonica en el jardín

Podemos cultivar las esquimias en el jardín, terraza o patio, y también es una buena candidata para jardines de flor de corte, ya que sus vistosos botones florales son muy persistentes.

Las esquimias deben cultivarse en suelos neutros a ácidos, moderadamente fértiles, húmedos, pero bien drenados, teniendo especial cuidado de que el agua drene bien cuando se cultivan en macetas o cualquier tipo de contenedor.

Se suele situar en sombra o sombra parcial, aunque pueden tolerar también el pleno sol cuando se planta en suelo húmedo.


Cultivares de Skimmia japonica


No se requiere poda, ya que estas plantas generalmente forman arbustos compactos y densos. La propagación es bastante fácil y se hace a partir de esquejes de madera semi madura tomados a finales del verano. También se puede propagar por semillas, pero si tenemos varios cultivares diferentes de Skimmia en el jardín cabe la posibilidad de que las plántulas sean variables.

No solo es una planta de bajo mantenimiento, sino que además es valorada por su rusticidad, ya que puede resistir heladas y temperaturas de hasta -12ºC.


Algunos cultivares



La primera Skimmia japonica llegó a Europa desde Japón en 1838, cuando se introdujo en los invernaderos de Kew Gardens para su cultivo. Sin embargo, pasó desapercibida y no recibió ninguna atención especial de los horticultores, hasta que el cazador de plantas Robert Fortune la presentó al vivero Standish Nurseries en 1861.

La notoriedad inicial de la Skimmia japonica se desvaneció al descubrir que las plantas no daban los vistosos frutos esperados. Algunos jardineros avezados eran conscientes de que se trataba de una especie en la que se dan individuos machos e individuos hembras (dioica), pero no se dio a conocer hasta que el Dr. Maxwell Tylden Masters publicó un estudio sobre las esquimias en 1889.

Fue a partir de entonces cuando se comprendió que para obtener los frutos en la S. japonica era necesario plantar los dos sexos juntos. Algo que hoy en día todavía trae de cabeza a más de uno, porque no siempre es sencillo “sexar” las esquimias, aunque ayuda saber que la planta masculina suele tener una floración algo más profusa y sus flores tienen pistilos.

Desde entonces se han realizado cruces interesantes de los que se han ido obteniendo cultivares que presentan diferencias en forma y color, y mejorar el comportamiento de la Skimmia japonica en el jardín.



Skimmia japonica 'Rubella'


El cultivar más común es ‘Rubella’, un arbusto pequeño y tupido con hojas elípticas de color verde oscuro de hasta 10 cm de largo. En invierno surgen las panículas de vistosos capullos de flor rojos, que abren a flores fragantes de color blanco a principios de primavera. Otros cultivares que también ofrecen esos decorativos botones florales de color rojo son ‘Rubinetta’, ‘Rubesta’ y ‘Red Dwarf’.

Skimmia japonica ‘Exstase’ tiene grandes botones florales de color rojo púrpura y hojas verde oscuro, ligeramente onduladas. El crecimiento es vertical con ramas largas.

En Skimmia japonica ‘Illusion’ los botones florales son grandes y tienen un color verde claro a bronce y el cultivar ‘Miracle’ desarrolla capullos de flores cobrizas y pequeñas hojas de color verde oscuro.

Skimmia japonica ‘Obsession’ produce grandes capullos de flores de color rojo-marrón y una gran cantidad de bayas que permanecen en la planta durante mucho tiempo. 


Skimmia japonica Gold Series® Exstase®

Skimmia japonica Gold Series® Illusion®

Skimmia japonica Gold Series® Obsession®

Cultivares de Skimmia japonica

Skimmia japonica Gold Series® Exstase®

Cultivares de Skimmia japonica


fotoS Bloemenbureau Holland y plantipp



PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA