La Alhambra en tu casa

La Torre de la Cautiva, la Alhambra, Granada | © Patronato de la Alhambra y Generalife


Nos recuerdan que el agua es un elemento indispensable en la arquitectura palatina nazarí, y también nos invitan a cerrar los ojos por unos minutos para pasear por los frondosos bosques que enriquecen el patrimonio artístico y cultural del Conjunto Monumental de la Alhambra.

El pasado día 13 de marzo, la Alhambra cerró al público provisionalmente y nos pidió que nos quedáramos en casa. Pero, a cambio, invitaba a todos sus seguidores a disfrutar del monumento en sus casas, con el hashtag #laAlhambraEnTuCasa.


Lo cierto es que están compartiendo una serie de vídeos cortos que nos permiten entrar en la Alhambra como si tal cosa; ver, escuchar o caminar y, además, en muchos casos con guía incluido.





Granada, paraíso cerrado


Entre los vídeos que han compartido estos días, me ha conmovido especialmente el breve pero emotivo vídeo que compartieron el 21 de marzo, Día Mundial de la Poesía. El vídeo iba a acompañado de un fragmento extraído de Impresiones y Paisajes, un libro de viajes escrito por Federico García Lorca y publicado en 1918. Podéis descargarlo gratis aquí.




En el capítulo de donde se extrae ese fragmento, el autor refleja la vista que nos muestra Granada desde La Zubia y el paisaje de la Vega con la Sierra al fondo.

Y todas las suavidades y palideces de azules indecisos se cambian en luminosidades espléndidas, y las torres antiguas de la Alhambra son luceros de luz roja... las casas hieren con su blancura y las umbrías tórnanse verdes brillantísimos.
Federico García Lorca, 1918.
Impresiones y paisajes (Granada – I Amanecer de verano)



La Torre de la Cautiva


También quería mostraros el vídeo en el que nos invitan a visitar la Torre de la Cautiva, una torre residencial situada en el paseo que une el Partal y la salida moderna de la Alhambra hacia el Generalife, y construida en el siglo XIV, en tiempos de Yusuf I de Granada.


La Torre de la Cautiva ha recibido diferentes denominaciones a lo largo de su historia: de la Ladrona, de las Damas y de la Sultana. Sin embargo, desde mediados del siglo XIX, se la conoce como de la Cautiva, por la leyenda literaria romántica que cuenta que en ella estuvo prisionera Isabel de Solís en el siglo XV. El sultán Muley Hacen (padre de Boabdil) se enamoró perdidamente de Isabel y se casó con ella. A partir de ese momento, se llamó Soraya, que significa “Lucero del alba”. 

Está considerada como uno de los espacios más exquisitos del Monumento. Junto con el Salón de Comares, atesora en su interior el más complejo programa decorativo de la Alhambra y conforma uno de los espacios de habitación más destacados de la decoración nazarí


Sin embargo, la Torre de la Cautiva apenas se diferencia exteriormente del resto. Se trata de una torre-palacio, o Qalahurra, cuya estructura y distribución es la misma de las casas y palacios del recinto, con planta superior y terraza, a las que se accede junto al recodo de la entrada.

En este caso, la entrada en recodo conduce a un pequeño patio interior con arcos sobre pilares y revestido por algunas de las más bellas yeserías de la Alhambra. Un doble arco da acceso al salón principal, de planta cuadrada, con ventanas geminadas al exterior que son pequeñas alcobas.




Los estucos, atauriques (arabescos) y alicatados que cubren estas estancias figuran entre las mejores obras artísticas de la Alhambra.

El término arabesco o ataurique hace referencia al adorno de figuras geométricas vegetales y patrones extravagantes que imita formas de hojas, flores, frutos, cintas, animales, y aparecen casi siempre en las paredes de ciertas construcciones árabes.


Vidriado cerámico y color

En los palacios nazaríes de la Alhambra conviven distintos materiales y técnicas, pero si algo tiene en común la decoración arquitectónica de estos espacios es un elemento: el color. Azul, verde, amarillos rojizos (melados), negros y blancos aparecen en los zócalos de la Alhambra combinados o en composiciones bicromáticas.




El vidriado cerámico hace referencia al alicatado que cubría la parte baja de los muros a modo de zócalo (ver más aquí), un material duradero elegido para aquellas zonas de mayor deterioro por el roce y la humedad. Es un elemento esencial para poder conocer los colores usados en época nazarí, ya que es uno de los pocos ejemplos en los que el cromatismo se mantiene en todo su esplendor. De hecho, esos paños vidriados exhiben colores cuya obtención es hoy aún un misterio. Entre los colores vidriados, el púrpura está presente sobre todo en esa sala de la Torre de la Cautiva.

Vendrán más imágenes o vídeos. Habrá también patios y jardines en la Alhambra que se colarán en nuestras casas, a la espera de que todo esto acabe. Estaremos atentos para dejar que pasen.


Conjunto Monumental de la Alhambra, Granada | © Patronato de la Alhambra y Generalife





PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA