Patios, espacios de luz y color en la pintura


El patio azul (III), 1915 | Santiago Rusiñol
 


No se han olvidado de ellos. Los pintores modernistas, los impresionistas, los costumbristas y los orientalistas no se han olvidado de los patios, a veces más terrazas que patios, pero siempre esos espacios abiertos y ajardinados que en su origen estaban estrechamente vinculados a factores climáticos y culturales.


El patio, como espacio de luz y color, ha sido motivo pictórico muy común entre los pintores, especialmente los pintores mediterráneos del siglo XIX. Un patio, cuya historia se remonta a la a la aparición de las primeras civilizaciones. Este tipo de arquitectura en torno a espacios abiertos se convertiría en un elemento distintivo de la vivienda mediterránea, con un amplio uso en la cultura griega. Pero fue Roma quien sentó las bases de aquellos espacios ajardinados en torno a un primer patio o atrio, con la construcción de la casa romana conocida como domus.

 

El periodo andalusí aportó su singularidad a los patios, en los que el agua adquirió su importancia como elemento central, lo que se manifiesta en el uso de las fuentes y surtidores, canalizaciones y acequias, y el desarrollo de la vegetación que llena de colorido los espacios. La vivienda se orienta hacia el interior, las fachadas se simplifican para preservar la intimidad y se adquieren los elementos arquitectónicos

 

Tras la conquista cristiana las viviendas típicas andalusíes fueron ocupadas y reestructuradas en grandes casas señoriales y solariegas de un marcado estilo mudéjar, con las estancias principales distribuidas en una segunda planta, mientras que la servidumbre permanecía en torno a estos patios.

 

Patios en la pintura



Al referirme a patios en la pintura, no puedo evitar pensar en el pintor modernista Santiago Rusiñol y su serie dedicada a un patio azul en Arenys de Munt (Barcelona) y otros muchos patios más (ver aquí). Fueron sus pinturas las que despertaron el interés por los patios y jardines en la pintura de su amigo Eliseu Meifrèn (ver aquí).


El patio azul (II), 1913 | Santiago Rusiñol | Museu Nacional d'Art de Catalunymana



Las pinturas impresionistas de Sorolla nos muestran los tres patios de su casa de Madrid, hoy Casa-Museo de Sorolla, pero también capturó con verdadera maestría los jardines de la Alhambra (ver aquí) y los de Sevilla.

 

El Patio de la Lindaraja dentro de los muros del palacio de la Alhambra ha capturado durante mucho tiempo la imaginación de escritores, poetas y pintores. El oleo ‘Patio de Lindajara, Alhambra’ de José Villegas (1848-1921) es un ejemplo. En realidad, la Alhambra ha sido objeto de deseo de otros muchos pintores; de igual modo que lo han sido los patios andaluces para muchos pintores costumbristas, como Manuel García Rodriguez (ver aquí).


Patio de Lindajara, Alhambra, ca. 1920 | José Villegas | Colección privada

 

Una pintura que siempre me ha enamorado es ‘El patio de San Miguel, en Sevilla’ de Raimundo de Madrazo y Garreta, donde muestra un patio florido y un descuidado tejado en el edificio del fondo, donde han ido arraigando plantas silvestres (ver aquí).

 

Obviamente, los patios también han estado representados en la pintura orientalista. La expansión colonial europea en el norte de África en el siglo XIX había alentado los viajes de numerosos artistas, sobre todo franceses y españoles, por Marruecos, Argelia o Túnez. La representación de sus paisajes, costumbres y paisanaje derivó en la pintura orientalista, un género que se recrea en la luz, el color y el preciosismo de los detalles y que cultivaron grandes maestros como Eugène Delacroix o Mariano Fortuny (ver "Jardín de la casa de Fortuny" en Granada).

 

Hoy he recopilado una serie de óleos que representan escenas en algún tipo de patio. Son obras que corresponden a diferentes corrientes artísticas, pero que tienen como denominador común que han sabido captar la esencia y el encanto de esos espacios ajardinados e íntimos, donde la luz y el color invaden el lienzo. 



Patio, sf  | Eliseu Meifrèn i Roig | Museo Carmen Thyssen Málaga

Entrada al patio andaluz de la Casa Sorolla, ca. 1918 | Joaquín Sorolla | Colección particular

Patio jardín | Eliseu Meifrèn y Roig | Colección privada

Patio de la Casa de Sorolla, 1917 | Joaquín Sorolla | Museo Carmen Thyssen Málaga

El patio de San Miguel, en Sevilla. Raimundo de Madrazo, 1868 | Museo Nacional del Prado

Claustro Mayor de la Merced 1905-1910 | Gonzalo Bilbao Martínez | Museo de Bellas Artes de Sevilla

Compás del Convento de Santa Paula, ca. 1920-1925 | Manuel García Rodríguez | Museo Carmen Thyssen Málaga

Un patio andaluz (Pereza andaluza), ca. 1900 | Julio Romero de Torres | Museo de Bellas Artes de Córdoba

Patio de Cordoba, 1912  | Javier de Winthuysen y Losada  |  Museo Reina Sofía

Patio triste, ca. 1917 | Joaquín González Ibaseta | Museo Nacional del Prado

Rincón de un patio toledano, 1904 |  Antonio Muñoz Degrain | Colección privada

Figuras en un patio de la Alhambra, Granada | Joaquín Martínez de La Vega  | Colección privada

En el patio, 1880 | Edwin Lord Weeks | Colección privada

 Patio in Capri, 1925 |  Konstantin Ivanovich Gorbatov | Colección privada






PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA