Un año en Brandywine Cottage, el jardín de David Culp

Brandywine Cottage | Foto Rob Cardillo 



Un recorrido virtual a través de las plantas y flores en cada temporada en Brandywine Cottage, el jardín de David Culp en Pensilvania y el resultado de 30 años de trabajo transformando su propiedad de algo más de 8.000 metros cuadrados en un paraíso floreciente durante todas las estaciones.

Jardinero, autor y profesor, David Culp es el creador de los jardines de Brandywine Cottage en Downingtown,  en el condado de Chester, uno de 67 condados del estado estadounidense de Pensilvania. En ese jardín dominó la técnica de diseño de capas: intercalar muchas especies diferentes en la misma área de tal modo que cuando una planta pasa por su punto máximo, otra toma el control.


Los jardines en Brandywine Cottage


Todo comenzó en 1990, cuando compró un terreno –8.000 metros cuadrados en pendiente– entre las bifurcaciones del río Brandywine. Su pareja, Michael Alderfer, se unió a él hace 28 años y juntos han trabajado para darle forma y carácter al lugar. Han pasado 30 años transformando su propiedad para convertirlo en su paraíso hortícola.


Cornus controversa 'Variegata' | Foto Rob Cardillo 

Foto Rob Cardillo 

Tulipanes en el jardín de flor de corte| Foto Rob Cardillo 


La casa y su dependencia principal, el granero, se encuentran en el extremo sur de una propiedad. El primer proyecto de Culp fue la creación de un jardín en la azotea, luego un muro en ruinas y los huertos. Le siguieron una serie de jardines íntimos construidos alrededor de los edificios.

El jardín en ruinas (ruin garden) se llena con plantas suculentas y plantas de jardín de rocas alrededor de los viejos restos de un establo de piedra. No falta un granero convertido en una orangerie rústica para conservar las plantas tiernas en la temporada baja y convertirlo en un lugar en el que retirarse en el invierno.

A los jardines de ladera, de invierno y de sombra, se une un jardín arbolado que está en gran parte cubierto de trilliums (Trillium), plantas vivaces nativas de las regiones templadas de América del Norte y Asia. Un descenso a través de abetos lleva a un espacio de estilo zen.

Culp y Alderfer han colocado alrededor de la propiedad aproximadamente 400 contenedores de plantas que albergan una mezcla de platas tropicales, de interior y anuales.


Terraza en el lado sur de la casa | Foto Rob Cardillo 

Ruin garden | Foto Rob Cardillo 


Arreglo floral con eléboros (Helleborus) | Foto Rob Cardillo 

Arreglo floral con campanillas de invierno (Galanthus) | Foto Rob Cardillo


Un aspecto que da personalidad a Brandywine Cottage es que allí son habituales los arreglos de flores cortadas y otros regalos del jardín, de hecho, todo el jardín proporciona un suministro continuo de material para el jarrón.

Brandywine Cottage se construyó en torno a la idea de una jardinería con uso eficiente del agua y fue así por pura necesidad. El pozo de la propiedad, con agua a unos 360 pies de profundidad, no podía soportar más de una hora y media de riego con una manguera.

Comenta Culp, que a medida que los desarrollos de viviendas crecieron a su alrededor, esos pozos se extrajeron del mismo acuífero y sus niveles de agua bajaron aún más. Así que llegué a la jardinería basada en el uso eficiente del agua como un enfoque práctico: realmente no tenía otra opción.

Reconoce que tiene suerte porque prefiere una paleta mediterránea y, además, muchas plantas autóctonas también se desarrollan bien allí, habiéndose adaptado durante siglos a veranos secos e inviernos fríos.


Foto Rob Cardillo 


También se alegra de que la tierra de su jardín contenga arcilla, porque retiene el agua. Tan solo necesita agregarle mantillo de hojas constantemente para que sea suelto y fértil.

No utiliza muchos fertilizantes químicos y la mayor parte de su jardín tiene una dieta muy escasa, porque no abona en exceso y solo riega para que las plantas se establezcan, excepto las plantas que están en contenedores que, lógicamente, necesita riego siempre.

Culp ha registrado 250 variedades de campanillas de invierno (Galanthus), una de ellas autodenominada. También planta 2.000 bulbos de tulipanes al año y hay colecciones de rosas, hepáticas, ciclamen, euforbias, arums, peonías, iris y la especialidad de la casa, los eléboros (Helleborus).


Flores de eléboros (Helleborus) | Foto Rob Cardillo 



El libro


Esos treinta años de trabajo quedan reflejados en A Year at Brandywine Cottage, un libro que nos permite recorrer ese jardín y que muestra la belleza, generosidad y floración que, a lo largo del año, ofrecen las plantas que lo habitan. Pero el año en este caso lo forman seis estaciones, porque las estaciones de primavera y otoño tienen dos temporadas cada una.




El libro de David Culp está coescrito con Denise Cowie y las fotografías son de Rob Cardillo. El subtítulo, Six Seasons of Beauty, Bounty, and Blooms (Seis estaciones de belleza, generosidad y floración), nos da la pista sobre la intención de inspirarnos a vivir una vida enriquecida por la naturaleza todos los días del año, para disfrutarla en el jardín y, también, en el interior del hogar.

Son 296 páginas de recorrido por Brandywine Cottage, que se convierten en una inspiradora guía repleta de atractivas imágenes, que ayuda a elegir plantas para doce meses de interés, crear sencillos arreglos con las propias plantas o preparar recetas con ingredientes de cosecha propia


A David Culp le llevó dos años escribir este libro, pero ocupó algo más de tiempo en llenar de vida su propiedad. “Mi viaje de 30 años para hacer este jardín y vivir con plantas ha sido muy divertido. No hay destino, solo somos parte del proceso. De lo que estoy agradecido es de ser parte del continuo de jardineros, administradores de la Tierra. Estoy contento con eso". 






PUEDE INTERESARTE


EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA
LIBROS DE PLANTAS
LIBROS DE JARDINES
LIBROS DE JARDINERIA