Grounds For Sculpture, museo y jardín de esculturas contemporáneas

Grounds For Sculpture / Itzik Benshalom, 'First Love', 2006 / Foto © David W Steele


Una amplia gama de esculturas contemporáneas y paisajes cuidados se dan cita en este museo, jardín de esculturas y arboreto público ubicado en Hamilton, en el estado estadounidense de Nueva Jersey. Un espacio de arte al aire libre de 17 hectáreas ajardinadas que pretende promover una mejor comprensión de la escultura contemporánea.

A medio camino entre Filadelfia y Nueva York, las obras de artistas como Beverly Pepper, Kiki Smith, Anthony Caro, Magdalena Abakanowicz, Philip Grausman y Autin Wright pueblan los terrenos de Grounds For Sculpture, un jardín de esculturas donde se funden el arte y la naturaleza.

Un museo de esculturas al aire libre



Grounds For Sculpture fue fundado en 1992 por J. Seward Johnson, artista y filántropo estadounidense que falleció el pasado mes de marzo, y cuya obra más representativa son sus estatuas de bronce pintadas en trampantojo. Su aspiración no era otra que la de hacer accesible la escultura contemporánea y ofrecer a personas de todos los orígenes la oportunidad de sentirse cómodas con el arte contemporáneo. A juzgar por la actividad que ha mantenido desde entonces ese museo y jardín de esculturas, parece que su objetivo se ha cumplido y se mantiene. 

Grounds For Sculpture. Philip Grausman, Leucantha, 1993 / Foto © David Howarth

La idea de crear este espacio de arte al aire libre surgió en 1984, cuando Johnson adquirió el terreno de la antigua propiedad histórica del recinto ferial estatal de Nueva York, adyacente al Seward Johnson Atelier, el taller donde cientos de artistas estudiaron y produjeron obras de arte. Johnson vio el potencial de ese espacio como un lugar donde las obras de arte podían ubicarse dentro del paisaje. 

Grounds For Sculpture

Finalmente, concibió Grounds for Sculpture como un lugar donde el público podía experimentar la escultura en un entorno familiar, accesible e informal. Un parque que se convertiría en un oasis y un respiro para todos los visitantes.

La construcción del parque de esculturas comenzó en 1989 y abrió al público en 1992. El parque comenzó con una superficie de 6 hectáreas y 15 obras de arte en exhibición, y se ha expandido a 17 hectáreas que contienen casi 300 esculturas contemporáneas de 150 escultores de renombre nacional e internacional. Las piezas se sitúan en un contexto de diseño de plantación único y un paisaje que cambia según las estaciones. 

Isaac Witkin, 'Eolith', 1994 / Foto © Estate of Isaac Witkin / David W. Steele

John Ruppert, 'Pumpkins', 1999 / Foto © Matt Yao Photography

Una pradera de flores silvestres de casi 3 hectáreas, plantación con especies nativas y exóticas, una excelente variedad de coníferas de hoja caduca y perenne, elementos acuáticos y césped ondulado son algunos de los espacios ajardinados que acompañan a las esculturas, que en muchos casos son piezas a gran escala.

Desde 2000, Grounds for Sculpture es una organización pública sin ánimo de lucro, cuyo funcionamiento está supervisado por una junta de fideicomisarios. El mantenimiento, así como los programas y actividades que ofrecen cada año, se financian a través del apoyo de visitantes, patrocinadores de arte, donaciones y subvenciones.

El jardín



El arquitecto del proyecto fue Brian Carey del estudio de arquitectura AC / BC Associates en la ciudad de Nueva York. El diseño del jardín incluyó aspectos formales e informales. Terrazas pavimentadas, pérgolas y patios yuxtapuestos, bosques naturales, estanques y arboledas de bambú. Las extensiones de césped estaban delimitadas por bermas esculpidas cubiertas de rosas. 

Desde que se inició su construcción, se han plantado más de 2.000 árboles, que representan más de 100 especies y cultivares. (ver guía aquí). Hay un aspecto interesante en lo que se refiere al diseño de plantación, y es que muchas plantas se recolectaron de fincas y viveros abandonados, o se recuperaron de sitios en construcción. 

Alineacion de arces japones (The Maple Allee) / Foto Grounds For Sculpture

El largo camino sinuoso que serpentea entre dos hileras de arces japoneses (Acer palmatum) es una de las zonas del jardín más carismática en cualquier época del año, y particularmente vistosa en el otoño, cuando las hojas se vuelven de un rojo brillante. Estos árboles fueron encontrados en un vivero abandonado en Kingston, Nueva Jersey. En el vivero, los arces japoneses se habían plantado juntos y se habían dejado crecer solos, lo que limitó el crecimiento, obligando a los árboles a crecer altos y espigados, en lugar de ramificarse hacia afuera. Sus raíces estaban tan estrechamente entrelazadas que era necesario desenterrarlas y moverlas en grupos de cinco si querían salvarse. En la primavera de 2002, se replantaron juntos en dos hileras paralelas, formando lo que hoy se conoce como Red Maple Allée.

En la primavera de 1993, algunos de los arces japoneses recuperados también fueron trasplantados a un patio, Acer Courtyard, donde crean el dosel perfecto, proporcionando sombra en los meses cálidos y volviéndose de un rojo brillante en el otoño antes de cubrir el suelo en carmesí cuando las hojas caen de los árboles.

El patio de bambú, Bambú Courtyard, fue concebido por Brian Carey con el fin de crear espacios exteriores íntimos y naturales. Se han plantado varios tipos diferentes de bambú junto con arces japoneses y otras plantas, creando un efecto de capas.

En la galería este del edificio se diseñaron espacios de exhibición que se crearon en 2003 a base de hileras de setos de hoja perenne de tejo (Taxus baccata) y Osmanthus.

No falta un estanque y un puente, el puente de Monet que recrea la escena de una de las famosas pinturas de Monet, que da al patio del restaurante de inspiración francesa del museo. El estanque, construido en 1999, es el hogar de una variedad de coloridos peces Koi (Cyprinus carpio koi) y el entorno ideal para nenúfares, iris y otras plantas acuáticas

Rat's Pond / Foto © Grounds For Sculpture 

Foto © Grounds For Sculpture

También se creó el estanque de lotos (Lotus pond), un espacio distintivo en el corazón del jardín de esculturas, que incluye una glorieta junto al estanque con su terraza al nivel del agua. 

El agua sigue presente en el jardín acuático (Water Garden), diseñado de tal forma que, al abrirse paso a través de varios cursos de agua y debajo o alrededor de varias obras de arte, el agua serpentea de regreso a su fuente, en un flujo continuo reciclado. Allí también se puede ver un ejemplar de Olmo de Camperdown (Ulmus glabra 'Camperdownii'). 

Cascada en el Jardín acuático / Foto David Howarth para dmhphotographer

La colección de coníferas que se distribuyen en varias áreas del parque incluye especies como Metasequoia glyptostroboides, alerces (Larix), y varios tipos de cipreses de los pantanos (Taxodium distichum) que incluyen variedades lloronas y fastigiadas. 

Doble alineación de cipreses de los pantanos (Taxodium distichum) / Foto © Howarth for dmhphotographer

Existe también una pérgola de glicinias (Wisteria Pergola) construida en 1995 sobre la pared de gaviones vista desde el Anfiteatro y concebida para agregar más verticalidad a la pared mientras creaba un pasaje único entre distintas áreas del terreno.

El huerto de manzanos silvestres se puede encontrar a ambos lados del estacionamiento del Edificio del Museo y alinea tres lados del Museo. Destacan variedades como el manzano vertical Malus hupehensis 'Strawberry Parfait', con flores en un rosa magenta profundo, que se desvanece a un rosa suave y luego a blanco antes de que caigan los pétalos; y Malus 'White Cascade', de porte llorón y flores blancas.

Procedente de la fundición de arena que el Johnson Atelier tenía en sus inicios, la torre fue imaginada en 2008 como un “jardín en el cielo”. Conocida como Bamboo Observation Tower, esa torre se puede encontrar a la izquierda del Jardín Oriental y ofrece una vista de tres pisos del jardín de esculturas, que, obviamente, se ve mejor cuando hay una cobertura mínima de hojas. 

Foto © Grounds For Sculpture

Junto a los espacios al aire libre, existen seis galerías interiores cuyas exposiciones cambian dos veces al año. A la colección permanente al aire libre y las exposiciones temporales se unen una serie de programas educativos para adultos y niños, que incluyen talleres prácticos, conferencias y recorridos guiados.

Arte y naturaleza en armonía



Las esculturas en el jardín no deberían considerarse meros elementos decorativos. Son un elemento estructural que dialoga con el jardín y tienen que decirnos algo. En realidad, no siempre resulta sencillo integrarlos con acierto, pero si se logra, las piezas se funden en el paisaje de tal modo que nos hacen pensar que siempre han estado allí, que tiene una razón de ser su presencia y descubrirlo es nuestro reto. Disfrutar del arte al aire libre es, ciertamente, todo un privilegio.

  Philip Grausman, 'Leucantha', 1993 / Foto © Matt Yao Photography

Rudbeckias enmarcando la escultura de Philip Grausman 'Leucantha', 1993

Girasoles enmarcando la escultura de Kang Muxiang ‘Ignore Me’, 2017 / Foto © Kang Muxiang

Foto © Grounds For Sculpture

  Beverly Pepper, 'Split Ritual II', 1993 / Foto © Matt Yao Photography

Dina Wind, 'Harp of David #1', 2018 / Foto © David Howarth for dmhphotographer

Emilie Benes Brzezinski, 'Lintel', 1993 / Foto © Mat Yao photography

Itzik Benshalom, 'Facing Couple' / Foto © Grounds For Sculpture

Robert Ressler, 'Baruch Ashem', 1989 / Foto © Grounds For Sculpture

Foto © Grounds For Sculpture


fotoS e información: Grounds for sculpture



PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado

INSTAGRAM