El encanto de las macetas de barro en la pintura de jardín

En loggia fra Procida | Martinus Rørbye, 1835


En la Italia del Renacimiento o en la era victoriana. En patios y jardines mediterráneos, o con plantas de interior. En el suelo, en la azotea, en el balcón o en el alfeizar de la ventana. En barro o terracota, sencillas o trabajadas, con más o menos pátina, las macetas siempre han tenido un hueco en el arte.


Siempre se me escapa la mirada hacia las macetas cuando observo una cuadro en el que aparecen. En algunas obras tienen gran protagonismo, en otras no tanto, pero no importa, allí donde esté, por pequeña que sea, siempre la encuentro. No sé, tal vez es que las busco.

Lo cierto es que las macetas de barro abundan en la pintura, en realidad, son casi siempre una obra de arte en sí, capaces de eclipsar el valor y belleza de las plantas que contienen.

Algunas de las pinturas que he seleccionado ya las he compartido en blog, como la obra de Martinus Rørbye, View from the Artist's Window, que publiqué hace unos meses y que es probablemente de las primeras pinturas que mostraban macetas con plantas de interior, como lo es el cuadro de Carl Larson, Flowers on the Windowsill. From A Home.

También de Martinus Rørbye he seleccionado un cuadro (en la portada) donde las macetas de barro sí son protagonistas casi absolutas, En loggia fra Procida, una pintura donde el artista representa una terraza en la Isla de Prócida, en el golfo de Nápoles.

También hablé en su día de Eliseu Meifrèn i Roig y, entre los numerosos cuadros de patios y jardines que pintó donde abundan las macetas de barro, he seleccionado Patio, un cuadro de la Colección Carmen Thyssen que se conserva en el Museo Thyssen de Málaga, al igual que el cuadro de Manuel García Rodríguez Compás del Convento de Santa Paula, Sevilla.

No podía faltar las macetas colgando de un Balcón de Córdoba, la pintura de Javier de Winthuysen, pintor, jardinero y paisajista sevillano.

Aunque en el título hablo de macetas de barro, no podía dejar escapar de esta selección el cuadro de John William Waterhouse datado en 1908,  Isabella and the Pot of Basil, donde destaca una maceta con albahaca que es de bronce, pero también hay una maceta de barro en el suelo, lo que me ha permitido incluir esta pintura sin faltar a la coherencia, digo yo. 

Isabella and the Pot of Basil | John William Waterhouse, 1908

Tremenda maceta, grandiosa Isabella y hermoso cuadro ¿no os parece? Esta pintura se inspira el poema de John Keats, Isabella, o la maceta de albahaca (1818), muy popular entre los pintores prerrafaelistas. Se trata de un poema adaptado de una de las 100 historias del Decamerón de Boccaccio, que cuenta la historia de una joven cuya familia tiene la intención de casarla con un noble, pero que se enamora de Lorenzo, uno de los empleados de sus hermanos. Cuando los hermanos se enteran, asesinan a Lorenzo y entierran su cuerpo. Su fantasma informa a Isabella en un sueño. Exhuma el cuerpo y entierra la cabeza en una olla de albahaca que tiende obsesivamente, mientras suspira. Tremendo, ya lo dije.

No tan tremenda, pero copiosa y exuberante, es la puesta en escena del cuadro Una floristería de Florencia del pintor danés Kristian Zahrtmann entre 1879 y 1880. Qué maravilla.

No he querido dejar escapar tampoco las macetas que aparecen en el cuadro Patio triste (Granada) pintado por Joaquín González Ibaseta y que se conserva en el Museo del Prado. Una pintura evocadora de un maravilloso patio que poco tiene de triste, la verdad.

Y en el Renacimiento italiano encontramos el retablo del artista italiano Carlo Crivelli,  la Anunciación con San Emigdio, donde aparecen cuatro macetas, alguna de ellas, por cierto, apuntando maneras de planta de interior.

En definitiva. Que he seleccionado cuadros que nos llevan a diferentes escenarios, en diferentes épocas y con diversas técnicas de pintura, pero en todos vais a encontrar con mayor o menor protagonismo macetas que os pueden enamorar, especialmente si se encuentran junto a un balcón con vistas a Roma.

View from a Balcony in Rome | Thorald Læssøe (1816-1878) 

Flowers on the Windowsill. From A Home | Carl Larsson, 1894

Compás del Convento de Santa Paula, Sevilla | Manuel García Rodriguez ca. 1920-1925

Patio | Eliseu Meifrèn i Roig, s/f

Coffe in the Garden | Daniel Ridgway Knight , ca. 1900

El Jardín Botánico de Viena | Hermione Lang-Laris, 1891

Una Floristería en Florencia | Kristian Zahrtmann, 1879-1880

Venice | William Merritt Chase, 1877

Eugène Manet en la isla de Wight | Berthe Morisot, 1875

Erato et le langage des fleurs | Anónimo. Fin. S XVIII

Patio triste. Granada | Joaquín González Ibaseta, 1917

A roof garden | August von Pettenkofen (1822-1889)

Anunciación con San Emigdio | Carlo Crivelli, ca. 1486

View from the Artist's Window | Martinus Rørbye, 1825


TEMAS RELACIONADOS

► Patios, espacios de luz y color en la pintura
► Jardineros y jardineras protagonistas en la pintura
► Claustro mayor de la Merced y patios del Museo de Bellas Artes de Sevilla
► Los pequeños naturalistas

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado