15 plantas especialmente atractivas por sus cabezas de semillas en otoño e invierno

Cabezas de semillas de Achillea filipendulina | Foto RHS


Los jardines en otoño no solo presentan su mejor cara gracias a plantas herbáceas perennes de floración tardía o los coloridos árboles y arbustos de hoja caduca. Las gramíneas ornamentales y las cabezas de semillas de algunas vivaces se unen a una fiesta en la que se quedan buena parte del invierno, agregando altura, estructura y belleza en el jardín en una época del año en la que todo lo demás se está desvaneciendo o ha terminado.

Ya comenté, al hablar del atractivo de las cabezas de semillas y la importancia de retrasar la poda de los tallos herbáceos secos, que algunas plantas vivaces presentan atractivas cabezas de semillas que se pueden dejar en la planta para agregar interés invernal al jardín o para usar en arreglos florales. Si se mantienen durante el invierno, muchas de esas semillas también pueden proporcionar alimento para aves y pequeños mamíferos.


También hablé hace ya seis años de la importancia de saber disfrutar de las cuatro estaciones en el jardín y apreciar, como diría Piet Oudolf, que el marrón también es un color, aludiendo al hecho de que suele trabajar con plantas cuya vegetación envejece y muere con belleza. En ese grupo de plantas se incluyen aquellas herbáceas cuyas cabezas de semillas aportan, desde el punto de vista ornamental, belleza y estructura, al tiempo que los tallos de algunas de ellas proporcionan acento vertical a la plantación. 

Miscanthus sinensis e Hylothelephium en el jardín de invierno de RHS Garden Hyde Hall | Foto © RHS / Lee Beel


Si queremos diseñar un esquema de plantación que nos asegure la presencia de atractivas cabezas de semillas en otoño e invierno, debemos tener en cuenta que, además de una adecuada selección de especies que cumplan esos requisitos, el contraste es importante y, por lo tanto, no hay que olvidar incluir plantas que aporten otros atributos, como el color y el movimiento, en esa combinación. Hay gramíneas ornamentales con especial interés en otoño e invierno que pueden ser grandes aliadas, entre las que destaca por su interés invernal Miscanthus sinensis. También podemos pensar en plantas vivaces de poca altura que ofrecen un colorido follaje en invierno, como Bergenia, las "hostas de jardín seco" según Beth Chatto, cuyas atractivas hojas carnosas con aspecto de cuero pulido brindan una excelente cobertura de suelo.



Hay que tener en cuenta que esa exhibición se puede ver algo truncada como consecuencia del viento y la humedad. En realidad, este estilo responde al conocido (y cada vez más popular) Perennial Movement que se origina en Alemania y los Países Bajos, donde el clima ayuda a mantener ese movimiento de plantación a base de plantas vivaces que pone el énfasis en el otoño e invierno. En regiones con inviernos ventosos o húmedos se puede optar por ir suprimiendo los tallos más largos, pero también es posible que a finales de enero haya que despejar ese escenario cortando a ras de suelo, para esperar a la próxima temporada. Si el invierno se presenta seco, se puede retrasar hasta marzo.

Plantas con atractivas cabezas de semillas en otoño e invierno
•  Phlomis Russeliana

Es una de las plantas vivaces de floración más vistosas si queremos mantener vivo un jardín de herbáceas durante el otoño e invierno. A las espirales de flores amarillas en tallos leñosos cuadrados, le siguen vistosas cabezas de semillas, cuyas cavidades brindan refugio a los insectos que hibernan. Más sobre el género Phlomis.

Phlomis russeliana | Foto Fernando Ruz

Cabeza de semillas de Phlomis russeliana | Foto Fernando Ruz


•  Eryngium

Las cabezas de flores de las plantas del género Eryngium, parecidas a las de los cardos, están rodeadas por un collar de brácteas puntiagudas. Las brácteas en azul o gris verdoso se vuelven gris plateado a medida que avanza la temporada, al tiempo que sus espigas puntiagudas agregan una silueta deslumbrante al jardín de invierno. Más sobre el género Eryngium.

Cabezas de semillas de Eringium sp.


•  Echinacea 

Una vez que las equináceas pierden sus flores externas (lígulas), las cabezas de semillas en forma de cono siguen ofreciendo atractivo y los tallos florales altura. Las vistosas inflorescencias estivales que tanto adoran las abejas, se convierten en invierno en una fuente de alimento para las aves. Más sobre el género Echinacea.

Cabezas de semilla de Echinacea purpurea


•  Rudbeckia 

Las flores de Rudbeckia iluminan el jardín a finales del verano y el otoño, y se desvanecen para dejar después unas distintivas semillas negras que destacan en invierno, especialmente si tienen un telón de fondo de hierbas ornamentales doradas. Más sobre el género Rudbeckia.

Rudbeckia fulgida | Foto Gardeners' World


•  Hylothelephium

Cumplen un excelente papel en la parte frontal de las borduras de herbáceas junto a otras planta vivaces que florecen al final del verano o en otoño. Una vez que todas se van desvaneciendo, las formas planas de sus cabezas de semillas no pasan desapercibidas. Más sobre Hylothelephium.

Hylothelephium y Achillea en el fondo | Foto RHS


•  Allium

Las cabezas de semillas aireadas de un buen número de especies del género Allium se elevan, flotando sobre otras plantas, resultando muy interesantes si queremos agregar un fuerte acento vertical. Ver más sobre el género Allium.

Cabeza de semillas de Allium sp.


•  Achillea 

Si se plantan en masa en las borduras de herbáceas, sus cabezas florales planas introducen un interesante efecto horizontal que se mantiene y destaca también en otoño, cuando surgen las semillas. Más sobre el género Achillea.

Achillea filipendulina | Foto RHS


•  Onopordum

Todos los cardos son plantas arquitectónicas que aportan belleza en verano, y muchas de las plantas del género Onopordum sirven para proporcionar acento vertical en el jardín, un interés que continua cuando las cabezas de semilla adquieren tonos dorados que gradualmente se tornan grisáceos al llegar el invierno.

Onopordum illyricum


•  Dispsacus

Está claro que los cardos son los reyes en esta fiesta de otoño e invierno y a ella no podían faltar las plantas del género Dipsacus, ofreciendo interés cuando sus cabezas de semillas se elevan sobre rosetas de hojas espinosas. No solo son apreciados en el jardín, sino también en floristería, ya que adquiere tonos dorados al secarse que resultan muy efectivos en los arreglos florales.

Dipsacus sp.


•  Echinops ritro

Una vivaz mediterránea muy popular por sus pompones de flores de color azul metálico en elegantes tallos plateados ramificados. Ofrece interés arquitectónico desde el verano hasta el otoño y sus distintivas semillas atraen mariposas, abejas y pájaros. Más sobre Echinops ritro.

Echinops ritro | Foto Fernando Ruz


•  Astilbe

Los penachos de flores de colores vivos que esta planta vivaz ofrece en verano, se tornan marrones en otoño y mantienen una interesante estructura durante el invierno. Ver más sobre el género Astilbe.

Astilbe chinensis | Foto Timothy Schenck / High Line


•  Foeniculum vulgare

A finales del verano, las grandes umbelas planas de flores de color amarillo azufre del hinojo (Foeniculum vulgare) son seguidas de cabezas de semillas aromáticas que suelen ser devoradas por los pájaros, pero su esqueleto mantiene una presencia atractiva e imponente en otoño e invierno en tallos de hasta 2 m de altura.

Cabeza de semillas de hinojo (Foeniculum vulgare)


•  Clematis

Un bellísimo espectáculo el ofrecen las cabezas de semillas con borlas sedosas de algunas variedades de clemátide, que además duran desde el otoño hasta el invierno para agregar interés visual al jardín. Ver más sobre el género Clematis.

Clematis serratifolia | Foto Fernando Ruz


•  Veronicastrum virginicum

Es una de las plantas vivaces de floración estival más utilizadas para proporcionar acento vertical en la plantación. Sus espigas de flores maduran formando cabezas de semillas de color marrón, aportando interés estructural al jardín.


Veronicastrum virginicum | Foto Lurie Garden


•  Agapanthus

Si sus cabezas florales son espectaculares durante el verano, los agapantos tampoco decepcionan en otoño e invierno, cuando sus tallos carnosos se secan y se endurecen, sosteniendo cabezas con semillas oscuras que asoman y caen con gracia de esa umbela globosa con aspecto de papel. Más sobre el género Agapanthus.

Umbelas secas de Agapanthus en invierno | Foto Helen Yemm /Fine Gardening

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado