Los 'tulipanes rotos' que causaron la Tulipomanía eran tulipanes enfermos

Tulipa 'Absalon', 1780 | Foto Mount Vernon

 

De todas las variedades de tulipanes, fueron las flores flameadas las que más cautivaron a los holandeses en el siglo XVII. Entre ellas, Semper Augustus era la flor más celebrada en ese momento por su belleza, pero sobre todo por su rareza. Lo que nadie sabía entonces es que ese raro tipo de tulipán que causó la primera crisis financiera, o eso se cree, en realidad era un tulipán enfermo.


La historia del tulipán siempre ha estado rodeada de curiosidades y alguna que otra leyenda. Originario de las cadenas montañosas entre Turquía y China, el tulipán llegó a los Países Bajos en 1593, cuando Carolus Clusius llevó algunos bulbos a la Universidad de Leiden, donde era profesor. 


Sheet from a Tulip Book, Jacob Marrel, c. 1640 | Rijksmuseum

Pronto se convirtió en la flor más deseada. La tierra arenosa en Holanda hizo que los tulipanes dieran unos colores fascinantes, variedades muy apreciadas al no poder obtenerse en grandes cantidades. 
Entre todas, la más codiciada era Tulipa 'Semper Augustus', cuyas flores presentaban destellos de color rojo sangre sobre un fondo blanco, que corren simétricamente a lo largo del centro, y manchas del mismo color en el borde de los pétalos.


En el siglo XVII, esos vistosos tulipanes flameados, raros y escasos, tenían un valor enorme, y los bulbos individuales se llegaron a vender por 3.000 florines o más (unos 1.400 euros en la actualidad). Ver: La crisis de los tulipanes ¿Qué es la tulipomanía?

Aunque los fanáticos de los tulipanes ya habían notado durante mucho tiempo que los tulipanes flameados a menudo parecían más pequeños y un poco más débiles, la respuesta no llegó hasta 1928, cuando la horticultora y micóloga británica Dorothy Cayley descubrió que la causa de esos atractivos patrones se encontraba en los efectos por la infección de un virus. 

Tulipa 'Semper Augustus' | Foto Wikipedia


Así, i
rónicamente, la belleza de esos raros tulipanes que tanto éxito tuvieron entonces, resultó ser la causa de que el ‘Semper Augustus’ y otras variedades legendarias de tulipanes flameados ya no existan hoy en día.

El virus que “rompe” los tulipanes
Ahora conocido como Tulip breaking virus (virus de rotura del tulipán), se trata de una especie de virus del género Potyvirus que infecta el bulbo y hace que el color único se rompa, lo que lleva a rayas, plumas o efectos de llama de diferentes colores en los pétalos . 

Ya comenté en su día al hablar de las vistosas hojas variegadas, que los virus que afectan a las plantas no siempre causan problemas y algunos, incluso, tienen una importancia hortícola, como el virus del mosaico de Abutilon, que se manifiesta en el follaje por manchas de color verde claro o amarillo.

Pero la infección por virus que “rompen” los tulipanes no es benigna. El virus infecta el bulbo rompiendo el bloqueo en un solo color, pero también lo debilita y retarda la propagación de la planta a través de crecimientos compensados y, a medida que avanza en cada generación, el bulbo se atrofia y se debilita. Con el tiempo, no tiene fuerza para florecer y se rompe o se marchita, poniendo fin a la línea genética. Esa es la razón de que la mayoría de los tulipanes históricos con flores flameadas, incluido el apreciado tulipán Semper Augustus, hayan desaparecido.

Los "tulipanes rotos” que no desaparecieron
Existen solo unas pocas variedades de tulipanes más antiguos y verdaderamente "rotos" que todavía existen en algunos jardines. Son tulipanes que, por razones desconocidas, nunca han exhibido los efectos perjudiciales que han demostrado ser letales para tantas cepas, como es el caso de T. Zomerschoon, registrado por primera vez en 1620 y muy popular durante la Tulipomanía, o T. Absalon (foto de portada), una rara y bellísima variedad de tulipán que data de 1780, que muestra llamas doradas sobre un fondo marrón chocolate oscuro.

Tulipa 'Zomerschoon', 1620 | Foto Hortus Bulborum

Esos virus de rotura del tulipán todavía circulan globalmente, transmitidos por pulgones. De hecho, el cultivo y venta de “tulipanes rotos” es ilegal hoy en día en los Países Bajos debido al temor de que el 'virus de rotura' que los causa se propague a otras flores.


Tulipanes Rembrandt modernos
Pero no está todo perdido, porque existe la posibilidad de buscar tulipanes flameados entre los llamados "Rembrandts modernos", variantes estables obtenidas de la reproducción, y no de una infección viral, que han sido criados para mostrar múltiples colores en patrones acampanados y rayados. Son tulipanes cuyas flores han enamorado a muchos, pero no han contentado a todos, porque algunos los consideran una pálida imitación de los "tulipanes rotos". Ya se sabe, para gustos, los colores... y los patrones. 

Tulipa 'Rubens' (Grupo Rembrandt) | Foto Hortus Bulborum

TEMAS RELACIONADOS

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado