Clarkia amoena (sin. Godetia amoena), plantas para praderas floridas que atraen polinizadores

Pradera de flores de Clarkia amoena (sin. Godetia amoena o G.grandiflora)

 

Una planta anual erguida que produce flores atractivas para abejas y mariposas desde finales de la primavera hasta mediados del verano. Es tolerante a la sequía y apenas requiere mantenimiento una vez establecida. Su nombre científico es Clarkia amoena y existen cultivares hortícolas que han mejorado muchas de sus cualidades.


Clarkia es un género que incluye 42 especies aceptadas de platas herbáceas anuales de la familia Onagraceae. Entre ellas se encuentra Clarkia amoena, anteriormente conocida como Godetia amoena o G. grandiflora.

El área de distribución nativa de Clarkia amoena es el noroeste de California, desde la bahía de Monterey hasta la Columbia Británica, donde puede encontrarse en laderas abiertas relativamente secas, pero también en prados, praderas, acantilados junto al mar, matorrales costeros, bordes de bosques y bordes de carreteras.

Clarkia amoena (Farewell-to-spring)

Se trata de una planta herbácea anual erguida que alcanza unos 75 cm de altura. Las hojas largas (de 2,5 a 7,5 cm), estrechas y en forma de lanza son de color verde oscuro a gris verdoso y crecen en un patrón alterno. Las plantas tienden a ser más frondosas hacia la parte superior, ya que el follaje inferior cae cuando comienza la producción de flores.

Las flores en forma de copa brotan de los nudos de los tallos verticales de la planta, que a menudo son peludos. Tienen cuatro pétalos satinados de color rosa pálido a rojo, que generalmente miden menos de 4 cm de largo, a menudo con una marca carmesí a escarlata o violácea en el centro. Son ricas en néctar, por lo que suelen recibir con frecuencia la visita de polinizadores como abejas y mariposas.

Clarkia amoena 
 
Como indica uno de sus nombres comunes (farewell-to-spring o, lo que es lo mismo, adiós a la primavera), el período de floración se inicia a finales de la primavera y suele durar hasta mediados del verano.

Clarkia amoena en el jardín
Existen varios cultivares hortícolas mejorados en el mercado, con flores que suelen ser más grandes (5-7 cm) y abundantes que las de la especie botánica. Las flores varían en color, desde el blanco al melocotón hasta el magenta profundo, e incluyen variedades enanas (20-35 cm) y algunos cultivares seleccionados con flores de apariencia semidoble.

Crecen mejor en climas cálidos a pleno sol, o en sombra parcial cuando se cultivan en áreas extremadamente cálidas o húmedas. El suelo debe ser ligeramente ácido, húmedo, pero bien drenado a seco, y pobre a moderadamente fértil, porque si se fertiliza el suelo en exceso las plantas producirán un follaje abundante y espigado, y pocas flores. Tolera suelos arenosos y arcillosos.

Flores de Clarkia amoena

Clarkia amoena 

Se propagan fácilmente a partir de semillas, mediante siembra directa en el sito a principios de la primavera u otoño. Hay que tener en cuenta que se auto siembran con facilidad.


Es una planta tolerante a la sequía y requiere poco mantenimiento una vez establecida. Es generalmente resistente y rara vez sufre daños graves por plagas o enfermedades, pero no es del todo inmune a enfermedades como mildiú polvoroso, marchitez por Verticillium, pudrición del tallo y mancha foliar; y a plagas como pulgones y ácaros.

En jardinería se suele utilizar en mezclas de semillas de flores para praderas ornamentales y jardines de vida silvestre. Es adecuada también para borduras de herbáceas, jardines estilo cottage, xerojardinería y en maceta, especialmente las variedades enanas. Se pueden hacer ramos duraderos con sus flores recién cortadas, por lo que es una buena opción para incluir en jardines de flor de corte.

Flores de Clarkia amoena

 Clarkia amoena 

Pradera de flores de Clarkia amoena (sin. Godetia amoena o G.grandiflora)

Pradera de flores de Clarkia amoena (sin. Godetia amoena o G.grandiflora)



TEMAS RELACIONADOS

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado