Patios de Córdoba, 100 años de fiesta y flores

Patios de Córdoba. 100 años de Fiesta 

Este año, el Concurso Municipal de los Patios de Córdoba celebra su primer centenario. Son 100 años de fiesta y de flores en los que se ha querido poner en valor esos espacios que servían como iluminación, ventilación del resto de las dependencias de la vivienda y un lugar de convivencia. Patios que pasaron a ser el centro de la vida familiar y que se han convertido en una tradición única en el mundo.


Foto: Paco García Pro

El clima seco y caluroso de Córdoba hizo que los habitantes de la ciudad, primero los romanos y más tarde los musulmanes, se vieran obligados a adaptar la tipología de la casa popular, centrando la vivienda en torno a un patio, que normalmente tenía una fuente en el centro y, en ocasiones, un pozo que recogía el agua de lluvia. Ese esquema fue readaptado por los musulmanes, que dieron acceso a la vivienda desde la calle a través de un zaguán e introdujeron abundante vegetación para aumentar la sensación de frescor.

Dos modalidades de patios
Los Patios de Córdoba tienen diferentes perfiles, por lo que se suelen agrupar en dos modalidades en función de su origen y características.

Los patios monumentales y señoriales son aquellos relativos a antiguos palacios de la aristocracia local o a señalados edificios religiosos, como el Patio de los Naranjos, el de la sinagoga o el santuario de la Fuensanta. Entre ellos, destaca el Palacio de Viana, que integra doce patios en su interior de diferente estilo arquitectónico.

Los patios populares son los patios de casas particulares, la mayor parte de ellas habitadas por varias familias, que los cuidan a lo largo de todo el año.

100 años de fiesta y patios de concurso
Desde el año 1921, el Ayuntamiento de Córdoba organiza durante la primera quincena de mayo, cuando la primavera alcanza su máxima expresión, un Concurso de Patios, en el que los propietarios abren, de modo gratuito, sus casas patios para que puedan ser visitados en el horario establecido por el concurso. Son patios engalanados con gran cantidad de plantas de flor en arriates y macetas que se cuelgan en las paredes o se colocan sobre el típico pavimento de chino cordobés, con el propósito de lograr el galardón que ofrece cada año el Ayuntamiento.

Foto: Paco García Pro

Foto: Paco García Pro

Foto: Paco García Pro

Surgía, así, la modalidad de patios de concurso, que incluye los patios populares que han participado en el concurso municipal desde su inicio en 1921 hasta la actualidad.


Dentro de los patios de concurso se distinguen dos clases que se corresponden con las modalidades del certamen: Los patios de arquitectura antigua son aquellos que han sido construidos hasta la década de los sesenta y que conservan sus principales características estructurales. En cambio, los patios de arquitectura moderna o renovada son aquellos que pertenecen a una nueva vivienda edificada tras la demolición de una anterior o que han sufrido tal nivel de intervención que han perdido sus elementos más significativos.

Han pasado 100 años desde aquella primera edición de 1921 que buscaba premiar una costumbre ya arraigada, la de abrir los patios al visitante, y en la que se inscribieron solo tres patios que se repartieron los premios: el de la calle Empedrada 8 (Santa Marina), con 100 pesetas; el de Buen Pastor 7 (actual 17), que ganó 75 pesetas, y el de Almanzor 11 (en la Judería, como el anterior), gratificado con 50 pesetas.

Foto Diario de Córdoba

Esos 100 años han dado para mucho. La fiesta y el concurso fueron evolucionando y modificando los requisitos. Hubo crisis y un parón a causa de la Guerra Civil. En los últimos años del siglo XX los cuidadores se lamentaban del gran esfuerzo que suponía para ellos mantener esos patios engalanados y solicitaron crear dos modalidades de participación, según se tratase de Arquitectura Moderna o Antigua, con el fin de que se pusiese en valor su esfuerzo.

Se fueron salvando dificultades, pero, sin duda, el gran empujón se produce el 6 de diciembre de 2012, cuando la Unesco declara la Fiesta de los Patios Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, una declaración universal que supuso una inyección de autoestima para la ciudad.

Había que preservar el espíritu de la Fiesta y, precisamente ese mismo año, se cambiaron las normas del certamen: solo podrían concursar los patios de casas habitadas durante todo el año y cuidadas por sus residentes. La norma eliminaba así los patios de asociaciones y negocios que preparaban el recinto exprofeso. No fue sencillo y hubo casos que llegaron a los tribunales.

Foto: Paco García Pro

Foto: Paco García Pro

Foto: Paco García Pro

En mayo de 2013, con el reclamo de los Patios ya convertidos en Patrimonio de la Humanidad, llegó el problema de la masificación, especialmente en el Alcázar Viejo, para lo que se buscaron diferentes fórmulas que evitaran la congestión en calles y patios. Pero no tuvieron demasiado éxito e, incluso, se llegó a considerar que algunas de ellas ponían en peligro el espíritu de la Fiesta.


El año del centenario
En mayo de 2020 no hubo problema de masificación, porque, como es lógico, la pandemia obligó a suspender la Fiesta de los Patios, pero nos dejaron un fantástico Tour virtual por 17 Patios de Córdoba y su historia en 360 grados.

Parece que en 2021 se compensa esa ausencia con una doble celebración, la del centenario y la de la fiesta de los patios, que este año se celebra del 3 al 16 de mayo.

En el año del centenario participan 59 patios de casas populares y particulares, 50 de ellos a concurso, de los que 26 permiten la accesibilidad de personas con movilidad reducida. Los patios se distribuyen en seis rutas por todo el casco antiguo de Córdoba, desde la Judería al Alcázar Viejo y la Axerquía Norte.

Foto: Paco García Pro


Como medidas de seguridad, se utilizarán medidores de temperatura corporal, drones para vigilar aglomeraciones, una fuerte presencia policial y más controladores en las puertas. Lo cierto es que en esta ocasión será difícil que se produzca esa temida masificación porque, además de todas esas medidas de seguridad, las visitas a los patios quedan reducidas a los residentes en Andalucía debido al cierre perimetral de la comunidad autónoma. 

No obstante, en el primer día de celebración ya se ha comprobado que, como cada año, la fiesta tiene dos ambientes diferentes: el que se respira en el Alcázar Viejo, marcado por las colas que se forman en sus cinco calles, donde se reúnen más de una decena de recintos; mientras que en el resto de las rutas el flujo de visitantes es mucho más tranquilo.


Fotos e información| Paco García ProDiario de Córdoba

TEMAS RELACIONADOS
► Patio Vesubio en Córdoba, el patio azul

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado